I + D    Energía

Desarrollan baterías térmicas capaces de producir energía por la noche

Investigadores australianos de Curtin crean este prototipo almacena y libera energía sin depender de la luz solar

26 JUL. 2019
3 minutos
Un nuevo sistema para aprovechar al máximo la energía solar. / Biel Morro /Unsplash

Puede ser una nueva revolución en las energías renovables. Investigadores de la Universidad Curtin han desarrollado un nuevo tipo de batería térmica capaz de producir electricidad durante la noche. Se acabaría así definitivamente con la dependencia de los combustibles fósiles. El objetivo de la investigación es desarrollar un sistema de energia solar que produzca, y no sólo almacene, electricidad las 24 horas del día para que pueda ser empleada en las grandes industrias.

Craig Buckley, profesor de la Escuela de Ingeniería Eléctrica, Computación y Ciencias Matemáticas de Curtin, explica que la batería térmica es parte del sistema de energía solar concentrada (CSP) desarrollado por la empresa con la que colabora en el proyecto, United Sun Systems, que requiere una batería para almacenar y liberar energía para permitir la generación de energía solar sin interrupciones.

"El almacenamiento ha sido durante mucho tiempo un obstáculo para la energía renovable, pero nuestro prototipo de batería térmica es capaz de almacenar y, según se requiera, liberar energía solar sin depender de la luz solar en todo momento", dijo el profesor Buckley.

Mientras que una bateria de litio almacena energía eléctrica que se puede utilizar para generar electricidad cuando no brilla el sol, esta batería térmica almacena el calor de la energía solar que se emplea para hacer funcionar una turbina que produce electricidad.

Funcionamiento de la batería térmica

La batería utiliza un hidruro metálico o carbonato metálico de alta temperatura como medio de almacenamiento de calor y un recipiente de almacenamiento de gas a baja temperatura para almacenar el hidrógeno o el dióxido de carbono.

Por la noche, o en momentos de nubosidad, se libera hidrógeno o dióxido de carbono desde el depósito de almacenamiento de gas y es absorbido por el metal a mayor temperatura para formar un hidruro metálico o carbonato de metal, que produce el calor utilizado para generar electricidad.

Aseguran que con este sistema se puede proporcionar hasta 46 kW de potencia, suficiente energía para que se pueda emplear en la industria con la ventaja de que proporciona potencia a demanda y según sea necesario.