Industria    MATERIALES

Desarrollan nuevos materiales de construcción fabricados con tejido 3D

Investigadores del ETH de Zúrich simplifican así el proceso y reducen material, mano de obra y residuos. Ya lo han probado al revestir una escultura de cinco toneladas

08 NOV. 2018
4 minutos

Una de las últimas novedades entre las implementaciones de la tecnología de impresión 3D en el sector de la construcción es aplicar el tejido 3D para fabricar nuevos materiales. “Tejer ofrece una ventaja clave: ya no necesitamos para crear formas 3D para ensamblar diferentes partes de una estructura, porque con el ‘patrón’ de punto correcto, podemos producir un encofrado flexible para cualquier tipo de estructura de cáscara y canales con solo presionar un botón”, explica Mariana Popescu, una investigadora del equipo del ETH de Zúrich que está trabajando en estos nuevos sistemas.

De hecho, la investigación partió de los resultados de emplear tejidos de punto en aplicaciones arquitectónicas, con lo que se consigue reducir material, mano de obra y residuos, así como simplificar el proceso de construcción de estructuras complejas.

Philippe Block, profesor de Arquitectura y Estructura del ETH, señala que la novedad de este proceso es la forma de impresión, ya que “no requiere un tipo de máquina nueva, sino de una máquina de tejer convencional funcionará bien”. Los investigadores Mariana Popescu y Lex Reiter desarrollaron así el prototipo KnitCandela, como parte del proyecto de investigación de fabricación digital del Centro Nacional de Competencia en Investigación (NCCR) de Suiza.

Pruebas reales en una escultura monumental

El corazón del armazón de una escultura de más de cuatro metros de altura está ‘tejido’ con este material. Se trata de un prototipo de este material: KnitCandela es la primera aplicación en la que se utiliza esta tecnología a escala arquitectónica. El encofrado de la estructura está elaborado con este tejido 3D, soportado por una red de cable de acero.

Esta estructura en forma de cáscara llevó 36 horas de trabajo, en las que una máquina de tejer industrial tejió el textil 3D de doble capa. La capa inferior forma el techo visible, mientras que la superior contiene fundas para los cables del sistema de encofrado. Si se hubiera fabricado un encofrado para una estructura tan geométricamente compleja con métodos convencionales “costaría sustancialmente más en tiempo y material”.

La estructura, ubicada en Ciudad de México, es un homenaje al arquitecto hispano-mexicano Félix Candela (1910–1997) y una colaboración con el grupo de Computación y Diseño de Arquitectos Zaha Hadid y Arquitectura Extrapolada (R-Ex).

Matthias Rippmann, gerente de proyectos de KnitCandela e investigador del equipo suizo, señala que solo tardaron cinco semanas desde el inicio del trabajo hasta su finalización, “mucho menos tiempo que si estuviéramos usando tecnología convencional”.