DHL: de la logística a fabricar [sus propios] coches eléctricos

Nabil Malouli, vicepresidente: “Seguimos las tendencias y de cada una de sus tecnologías vemos las aplicaciones prácticas en el sector”

27 NOV. 2018
8 minutos
Estación de recarga de furgonetas eléctricas de DHL. / INNOVADORES

Es algo inesperado de una conversación sobre una multinacional de logística: encontrarse con que ahora se ha convertido, también, en fabricante de coches eléctricos. La charla con Nabil Malouli, vicepresidente de soluciones de cliente e innovación de DHL, tenía como punto de partida la peculiar mezcla de actividades que parece sugerir su cargo, pero para él está bastante claro: "Son dos tareas íntimamente ligadas. Todos nuestros proyectos de innovación están siempre enfocados al cliente. Nuestro objetivo es desarrollar lo que vemos en las nuevas tecnologías en beneficio de nuestros clientes".

"Hay algunas tecnologías que se pueden desarrollar para todos y otras que son más específicas para ciertos clientes", explica Malouli a INNOVADORES, citando las posibilidades de la robótica. "Con los clientes corporativos más grandes trabajamos en los proyectos más ambiciosos. Las nuevas tecnologías se aplican caso a caso".

El método de trabajo empieza "mirando las grandes tendencias. Por ejemplo la robótica o la sostenibilidad. Tomamos esa tendencia y de cada una de sus tecnologías vemos cuáles son las aplicaciones prácticas en nuestro mundo, en la logística. Siempre tratamos de hacer un piloto con un cliente, para que haya una perspectiva real del impacto en el negocio. Y cuando se comprueba que tiene valor lo llevamos a producción y comercialización a mayor escala".

DHL se interesa por la robótica, que Malouli diferencia entre "cobots (colaborative robots) y maquinaria pesada, los robots de producción. El área de los colaborativos nos interesa mucho porque es más flexible, las inversiones no son tan grandes, los puedes cambiar de operaciones y de usos y los puedes diseñar de manera bastante fácil para entrenar a los empleados a usarlos".

Lo siguiente es "identificar las compañías que los desarrollan más innovadoras, de primer nivel, para trabajar con ellas en adaptar la tecnología al uso que nosotros queremos darle".  Y, en esa dinámica, "se define, por ejemplo, el uso para empaquetados y etiquetados, dentro de la cadena logística de un almacén. Vemos el caso de uso y lo desarrollamos junto a un cliente. No pretendemos ser dueños de las tecnologías de ninguna manera y trabajamos con muchos partners". 

"También trabajamos con aceleradoras y startups", aclara Malouli. Y como consecuencia de una de esas relaciones "hemos empezado a producir vehículos eléctricos para la distribución local en ciudades. Empezó por un proceso de innovación colaborativa, con un grupo de emprendedores de la Universidad de Aachen [Aquisgrán] que hizo los desarrollos iniciales. Hoy la compañía y la entidad legal pertenecen a DHL. Para nosotros el medioambiente es muy importante, nuestro CEO ha puesto la meta de ser ‘carbon neutral’ en 2050. El año pasado fabricamos 5.000 vehículos. Y la idea es aumentar el ritmo hasta 20.000 por año, no sólo para la flota de DHL [que cubre el servicio oficial de Correos alemán]. También lo comercializamos para otras compañías. Es un proyecto bastante disruptivo".

Los coches de DHL, en realidad furgonetas, circulan "en múltiples ciudades alemanas". "Están diseñados con características específicas: el conductor sube y baja mucho durante el día, es muy importante la facilidad de sacar los paquetes... se trata de un vehículo para entregas. Pequeño, ágil, no tiene que llegar a una velocidad muy alta. Lo importante es poder hacer los trayectos de un día entero y después se recarga para el día siguiente".

Drones y armarios automáticos

La tecnología de drones parece muy prometedora para una compañía de logística: "Nosotros hemos hecho múltiples pilotos en áreas remotas", dice Malouli. "Tenemos un dron que se llama ParcelCopter y lo hemos desarrollado conjuntamente con lo que llamamos Packstations, que es un armario automatizado. El dron deja su carga, vienes con tu código y el paquete está dentro. Solucionas los robos, la seguridad… Estamos en ello desde hace ya tres o cuatro años". 

El sistema que explica el vicepresidente de DHL es muy sofisticado. El armario puede servir como base de carga y descarga. El techo se abre y el artefacto volador deja sus paquetes, que son escaneados y distribuidos automáticamente en los compartimentos.  

"Los drones son muy buenos para todo lo que hoy se hace con helicóptero. Por ejemplo, la entrega de materiales médicos en una ciudad, o entre ciudades. Con un dron puedes hacerlo de manera mucho más efectiva, con menos ruido y un coste menor, para cosas extremadamente sensibles, que requieren un tiempo de entrega muy rápido y son muy valiosas, para beneficio de la sociedad... como los envíos médicos. Creo que en eso llegarán los primeros usos de distribución, antes que para el consumo, como el concepto de la entrega a domicilio de piza o de compras". 

"¿Cuántos quieren ver drones volando por encima de sus casas, frente a su balcón? Muy pocos. Quizás la próxima generación…"