Entrevistas    PERSONAJES ÚNICOS

El diseñador detrás de la primera bici eléctrica con batería integrada de BH

Javier Cuñado es el responsable, entre otros, de la primera silla de fibra de carbono española o de los asientos que pueblan nuestros aeropuertos. Habla del nuevo papel del diseñador: ahora tiene la iniciativa en la innovación

16 ENE. 2019
7 minutos
Los bancos Passports que encontramos en los aeropuertos están diseñados por Javier Cuñado.

Si estas navidades usted ha tenido la oportunidad de coger un avión, lo más probable es que no haya reparado en ellos. Esos lugares para sentarse mientras uno espera (y desespera) son simples bancos para el común de los mortales. Pero para Javier Cuñado son el resultado de una compleja ecuación de creatividad, tecnología y experiencia. Este ingeniero y diseñador bilbaíno, con tres décadas de experiencia en el sector a sus espaldas, se presenta como un inventor. Con su consultora de diseño industrial y desarrollo de producto, ITEMdesignworks, se dedica a crear nuevos productos, smart products los llama, que faciliten la vida del usuario con el diseño como principal arma

Diseño y tecnología se unen así para mejorar los productos del usuario final

Los bancos en cuestión tienen nombre: Passport. Y son un diseño que Cuñado realizó hace 10 años para la prestigiosa firma de diseño Actiu. Ya están en 10 aeropuertos españoles y a lo largo de este año llegarán a 27 más. Esto es: en 37 de los 38 aeropuertos españoles su creación cuidará a los agotados viajeros. ¿Su principal valor? Su ergonomía, su apuesta por olvidar las vigas que unen los asientos para dejar un amplio y limpio espacio debajo y entre ellos. ¿Por qué? Para que el viajero pueda guardar sus maletas bajo el asiento y para que el personal de limpieza pueda hacer su trabajo con mucha más facilidad. Parece evidente, pero en aquel momento fue toda una nnovación y obligó a un nuevo proceso de fabricación y a aligerar los materiales. 

Para Cuñado, diseñador entre otros de la primera bicicleta eléctrica con los cuadros de la batería totalmente integrados para HB Bikes, "la tecnología no es un mérito, ni un objetivo, sino una oportunidad de hacer las cosas de una forma diferente". Y tan diferente, porque gracias a este diseño que, como él dice, "esconde la trampa de la bicicleta eléctrica" para que parezca una tradicional, BH ha podido registrar cinco patentes que protegen este sistema. 

Una de sus últimas innovaciones ha sido convertir esa batería integrada en un compartimento totalmente estanco que, además, se abre pasando una pulsera magnética por encima. A parte de la comodidad y de la estética, la principal virtud de este sistema es que, al emplearse en bicicletas de montaña, la protege de barro, agua o cualquier elemento que pueda perjudicarla.

Diseño y tecnología se unen así para mejorar los productos del usuario final. "El cliente de un diseñador antes era el fabricante y ahora es un compañero de viaje circunstancial. Si tenemos la suerte de poder visualizar algo que es el futuro inmediato y que va a mejorar la vida, buscamos un fabricante. Y si no, nos buscan ellos", dice, pero cada uno tiene objetivos y aproximaciones tecnológicas distintas.

La tecnología "es solo una herramienta" y no un objetivo

¿Cuánto influyen los nuevos procesos como, por ejemplo, la fabricación aditiva, en la creación de nuevos productos? En su caso, insiste, poco. "Los procesos productivos están sufriendo una revolución en propuestas y opciones de fabricación", explica. Pero para los diseñadores la tecnología "es solo una herramienta" y no un objetivo.  Para el fabricante, en cambio, sí es un factor determinante, porque «el reto es obtener un producto por un proceso revolucionario que resuelve un problema importante». 

Entre sus desarrollos con nuevos materiales figura, por ejemplo, la primera silla de fibra de carbono española, que pesa solo tres kilos, pero aguanta a 600 gracias a este ligero pero resistente material. "Lo que hicimos fue extrapolar un material propio de otros sectores". Lo mismo que con su sillón Badminton, que es fonoabsorbente y cuyo respaldo es enorme para potenciar esa capacidad. En ese caso apostaron por el poliuretano rígido inyectado, que ya estaban gastando en el mundo de las bicicletas por su ligereza

Para este diseñador, transferir materiales que han probado su efectividad en otras áreas a nuevos espacios es una de las apuestas de éxito. Sobre el que tantas veces se ha presentado como material del futuro, el grafeno, Cuñado se muestra escéptico. "Inicialmente pensamos en hacer algo con grafeno, pero fue imposible encontrar alguien que manejara la tecnología para hacer una silla". Al menos en el caso del diseño, el grafeno está todavía "a años luz" de extenderse.