Opinión    REDES

El 'internet táctil' que viene con el 5G

La quinta generación de redes móviles abre la puerta a una nueva forma de conectividad

16 minutos
La primera videoconferencia holográfica del mundo, en Global 5G Event, en Valencia. / Innovadores

Está claro que una tecnología clave del próximo futuro, una vez ha madurado la enorme industria mundial de los smartphones, es la tecnología 5G que, al contrario de lo que se dice, no es una tecnología de teléfonos inteligentes, sino la quinta generación de redes móviles.

En comparación con las tecnologías de redes 'inalámbricas' actuales de telefonía (que utilizan básicamente tecnologías 3G y 4G), la 'promesa' del 5G es que va a ser mucho más rápida y fiable, con mayor capacidad y menores tiempos de respuesta o latencia. Aunque conviene no sucumbir sin resistencia a los discursos de expectativas sobre las tecnologías 5G.

Esas grandes expectativas sobre el 5G, tienen que ver con nuevas formas de uso de tecnologías que, muy probablemente, permitan cosas que hasta ahora no eran posibles, y que aún están por probar. Usos de banda ancha móvil superrápida sin necesidad de líneas fijas; fábricas 'inteligentes' (Industria 4.0); comunicación de vehículo a vehículo, y de estos con la infraestructura vial por la que circulen; coches autoconducidos (la verdadera  revolución de la movilidad); tecnologías holográficas aplicadas a la comunicación a distancia; nuevos televisores 5G; y claro, nuevos smartphones '5G'.

Pero también posibles aplicaciones para operaciones quirúrgicas, monitorización eficiente de salud a distancia o para operativos de rescate. No se trata sólo de tecnologías más rápidas y fiables sino que también van a crear nuevos conceptos tecnológicos o novedosas formas de concebir la conexión en red. Probablemente, sus innovaciones dejarán obsoletos ciertos usos tecnológicos y harán emerger otros en los que no habíamos pensado, pero que seguro van a tener que ver con cambios en la productividad de las empresas y, por tanto, en la economía a gran escala. Por ello hay expectativas económicas disparadas que han generado, incluso nuevas formas de Guerra Fría digital, entre EEUU y China, a propósito de lo que parece un adelanto estratégico en el despliegue a nivel mundial de las tecnologías 5G por parte del gigante chino Huawei.

La inflexión tecnológica global '5G'

En este contexto, esta semana hemos asistido a dos eventos internacionales paralelos, los dos en Valencia, el Global 5G Event y el congreso European Conference on Networks and Communications (EuCNC201). Ha sido el iTeam, el Instituto de Telecomunicaciones y Aplicaciones Multimedia, de la Universidad Politécnica de Valencia, una referencia internacional en tecnologías de telecomunicación, quien ha tenido la capacidad de reunir en un mismo momento y lugar a protagonistas de la vanguardia mundial de la innovación en 5G, junto a agentes decisivos en políticas reglamentarias, gubernamentales y empresariales en relación con las regulaciones 5G de la UE y del resto del mundo.

En el foco de ello está la 'armonización del espectro de telecomunicaciones' que va a ser decisiva para guiar la innovación en la explosiva transformación digital en la Industria 4.0, la nueva automoción y la movilidad automatizada. Nos debemos congratular de que, en este momento de inflexión tecnológica sobre el futuro de la comunicación móvil a nivel mundial, se reúnan en un mismo lugar y en España, los principales implicados en la necesaria y urgente reglamentación y las políticas, junto con las empresas más en vanguardia en esta combinación de tecnologías, que llamamos 5G.

El escaparte de apertura de estos eventos ha sido la 'primera videoconferencia holográfica mundial 5G', según los organizadores, mediante tecnologías desarrolladas por las multinacionales ZTE y Orange. En ella, el directivo de Orange Tomás Alonso ha conversado físicamente desde el escenario del Global 5G Event, en el Palacio de Congresos,  con el 'teletransportado' Fulvio Fugazza, de la empresa ZTE, que estaba ubicado físicamente a las afueras de Valencia.

Y esta no fue la única experiencia en vivo del 5G en Valencia esta semana. También se ha hecho una demostración práctica de despliegue rápido para emergencias con 5G. Un helicóptero, drones y ambulancias conectados a la misma red 5G han mostrado su rapidez de respuesta en una situación de emergencia simulada. Estos dispositivos coordinados entre sí, envíaban imágenes totales de 360º, que el público podía ver con gafas de realidad virtual y en un video wall en la atalaya del edificio Veles y Vents del Puerto de Valencia, desde donde se pudo seguir la demostración en vivo, liderada por Nokia Bell Labs en España con la colaboración de la Policía Nacional, Hispasat, Cellnex, uTEK y ValenciaPort.

Las empresas de telecomunicaciones, por su parte, ya están inmersas en la ebullición de la incipiente competición comercial 5G. Otro gigante de la telefonía móvil, Vodafone ha anunciado que, esta misma semana, ha 'encendido' la primera red comercial 5G de España. Eso da una idea de la urgencia por competir e innovar en 5G, ya en el mercado real.

El ''internet táctil' y los estímulos sensoriales digitalizados

Una de las conferencias principales de la EuCNC2019 que más me interesó fue la de Gerhard P. Fettweis, investigador en transmisión inalámbrica y diseño de chips para plataformas inalámbricas e internet de las cosas (IoT) en la Universidad Técnica de Dresde y CEO del Barkhausen Institut, Alemania. El experto reflexionó sobre un aspecto concreto de la innovación que puede traer el 5G y que puede hacer realidad el 'internet táctil' (tactile internet).

Aunque esta denominación parece nueva no lo es. El término 'internet táctil' fue acuñado a principios de 2014 por el propio profesor Fettweis. La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) ya lo definió en un informe en Agosto de 2014. Básicamente, según su definición, va a combinar múltiples tecnologías, tanto a nivel de redes como de aplicaciones. El internet táctil va a permitir la interacción háptica con la retroalimentación visual.

El término háptico se refiere al sentido del tacto, en particular a la percepción y manipulación de objetos mediante el tacto. La retroalimentación visual del 'internet táctil' abarcará no sólo la interacción audiovisual, sino también los sistemas robóticos que podrán ser controlados por software en tiempo real, así como los robots de accionamiento, o sea, aquellos que pueden activar movimiento físico.

El contenido y los datos se transmitirán a través de redes 5G, mientras que la 'inteligencia' se habilitará en el lado de la experiencia del usuario, a través de la informática de dispositivos móviles de útima generación. Las áreas de aplicación temprana que se anticipan son automatización, robótica, o telepresencia, etc., y áreas en las que las tecnologías de realidad aumentada, realidad virtual e inteligencia artificial desempeñarán el papel más relevante. Hasta ahora, habíamos pensado casi siempre en un internet como medio de conexión e interacción entre personas, pero el internet táctil va a ser más bien híbrido y el número de conexiones entre máquinas y software superará en mucho al de las de intervención humana.

Por supuesto, ya hay laboratorios e instituciones en vanguardia articulando esta nueva 'especie' de internet. Relacionada con ello está, por supuesto, la Iniciativa de Sentidos Digitales (DSI), que el prestigioso IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers), lanzó en junio de 2015 para avanzar las tecnologías que capturan y reproducen (o sintetizan) los estímulos sensoriales (vista, oído, tacto, olfato y gusto) digitalizados.

El IEEE ya está desarrollando ocho normas de realidad virtual y aumentada para armonizar las normas digitales existentes, pero se calcula que faltan por lo menos tres años, hacia 2022, para que todas ellas estén terminadas y aceptadas. Su revista IEEE Spectrum publicó ya en diciembre de 2016 un monográfico titulado Sumergirse en los sentidos.

Por su parte, el King's College de Londres lanzó en febrero de 2016 su laboratorio de Internet Táctil 5G en asociación con Ericsson. Está dirigido por la profesora Mischa Dohler.

Y los más conocidos gigantes tecnológicos también están ensayando el 'internet táctil', aunque de forma más discreta, ya que aún es un escabroso terreno de 'ensayo y error'. Por ejemplo, Apple presentó discretamente su motor Haptic Engine en marzo de 2015 y, desde entonces, lo ha instalado actualizándolo de forma constante en su MacBook, iPhone, iPad y Apple Watch.

Por su parte, Huawei mostró su artista robot TAC-2020 en el Mobile World Congress de Shanghái en 2015, que reprodujo cada trazo dibujado por un humano en una tableta sobre un lienzo, de forma precisa y sincrónica, pero del que apenas se vuelto a hablar después.

Google también está ensayando dispositivos Android con cualidades táctiles (hápticas), pero son menos sofisticados que los de Apple.

El IEEE tiene la intención de publicar su procedimiento sobre ello en 2019 para reunir la investigación de frontera sobre el 'internet táctil', así como sobre las redes 5G, que aventurará las innovaciones que podrá materializar y que están en sus comienzos. Según los expertos, parece que hay cierta espera porque, aunque muchas de las tecnologías básicas subyacentes existen desde hace años, su aplicación generalizada se está viendo dificultada por los límites de las redes actuales.

Hay más cosas que trae el 5G, como la fibra oscura, sus redes privadas o las 'rodajas de red', pero de eso hablaremos otro día. Una vez más se cumple la sentencia de William Gibson: "El futuro ya está aquí, pero aún mal repartido". Esto también ocurre con el 'internet táctil'. Sabemos que la verdadera innovación es difícil y lleva su tiempo, que es distinto al del discurso del marketing. En cualquier caso, estaremos expectantes.