Industria    INDUSTRIA

El laboratorio de Cádiz en el que confían Airbus y Boeing

Titania prueba y mejora los materiales y los procesos con los que se construyen los vehículos de los gigantes de la aviación

25 ENE. 2019
6 minutos
Uno de los laboratorios de pruebas de Titania. / INNOVADORES

El sistema de prueba y error es su especialidad. O mejor: el de prueba y acierto. Porque en Titania han sabido hacerse un nombre (y bien grande) en el sector aeronáutico nacional e internacional a base de convertirse en el centro de referencia para los ensayos de materiales y procesos industriales que componen los aviones de los fabricantes más importantes del mundo. Y no es una manera de hablar: Airbus, Boeing, Embraer y Bombardier o grandes proveedores españoles como Aernnova o Altesis confían ya en su sistema de caracterización de productos.

Fernando Serrano, responsable de desarrollo de negocio de Titania, presenta el trabajo de esta spin off de la Universidad de Cádiz como el resultado de la suma de dos áreas muy concretas de trabajo: la ciencia de materiales y el conocimiento de la normativa industrial. Llevan ya casi dos décadas (desde el 2000) trabajando con esta fórmula. A los investigadores de la universidad andaluza se les empezaron a acumular las propuestas de Construcciones Aeronáuticas (la antigua CASA) y después de Airbus gracias a la importancia del eje aeronáutico de Sevilla y Cádiz. Y cuando el volumen fue tan grande que superaba a la universidad, en 2006, un grupo de químicos decidió convertir sus sistemas de ensayo en un negocio real creando Titania.

Hoy, en sus más de 2.000 metros cuadrados de laboratorios, se dedican a hacer estudios y ensayos sobre los materiales y procesos con los que trabajan las empresas de la construcción aeronáutica. "Desde materiales estructurales como el metal hasta los más novedosos composites", cuenta Serrano, aplicados a áreas tan diversas como los materiales que se utilizan en las operaciones de ensamblaje, adhesivos, sellantes o productos de acabado final. 

Además de realizar estas pruebas de calidad, análisis y mejora; fabrican materiales compuestos y desarrollan tecnologías automatizables para los procesos de fabricación de encolados del  mismo material compuesto. También producen sus propios paneles de ensayo para controles de calidad e I+D.  "Tanto nuestros clientes como sus fabricantes de materiales, en ocasiones, tienen dificultades para abordar producciones pequeñas para sus propios estudios a pesar de disponer de capacidad para hacerlo", cuenta Serrano. Y ellos se encargan de hacer esa labor de externacionalización de la I+D+i también a pequeña escala. 

¿Pero qué les hace especiales para que empresas tan potentes confíen a esta empresa sus pruebas? "Somos líderes por la variedad de técnicas de ensayo y materiales que aplicamos. Y nuestras capacidades van desde hacer un control de calidad simplemente hasta mejorar los procesos constructivos o desarrollar proyectos de I+D y consultoría", explica el responsable de Titania. 

Muchos materiales, muchas capaciades de ensayo y distintos servicios. "Esta concentración de capacidades tecnológicas en un único sitio -la Bahía de Cádiz- es una excepcionalidad", asegura. Como también lo es la amplitud de su trabajo en el sector aeronáutico. En el caso de Airbus, por ejemplo, trabajan en sus tres divisiones de negocio: la comercial,  la de defensa y espacio y la de helicópteros. "Pocos países tienen como España la capacidad de diseñar, construir y hacer volar un avión", reclama el portavoz de Titania. 

Como resultado de todo ello, la empresa emite más de 10.000 informes de ensayo con propiedades de materiales al año y sus 50 investigadores trabajan con más de 70.000 muestras. "Esto es el resultado también de la transformación digital de la gestión de nuestra empresa que decidimos aplicar hace unos años", cuenta Serrano.  Titania han hecho "de la industria 4.0 nuestra bandera", dice. Y han desarrollado internamente un sistema de gestión que permite la integración de todas las actividades de la empresa en único software. "Eso es lo que nos permite gestionar un volumen tan grande para algo más de 150 clientes a nivel mundial". Innovación por dentro y por fuera para mejorar los aviones del futuro.

Más limpios "La industria funciona con procesos que técnicamente funcionan, pero son contaminantes", explica Serrano. Por eso buena parte de su trabajo se basa en modificar los procesos para reducir la contaminación que provocan los materiales.