Actualidad    FINTECH

El pago mediante reconocimiento facial llega España con los restaurantes Viena y Rodilla

El centro de innovación Payment Innovation Hub pone en marcha un piloto de pagos biométricos en dos establecimientos de Barcelona

23 ENE. 2019
8 minutos
La tecnología biométrica ya es una realidad en los comercios de estas marcas en Barcelona. / INNOVADORES

La utilización de la tecnología biométrica para los pagos da sus primeros pasos en España con la solución Face to Pay. La prueba piloto está a punto de ponerse en marcha en el Pier01 de Barcelona Tech City, sede de Payment Innovation Hub, un ecosistema emprendedor que aloja más de un millar de personas de más de 100 organizaciones. Todos ellos, profesionales de perfil tecnológico alto, podrán realizar sus compras en el establecimiento de restauración Rodilla, ubicado en los bajos del mismo edificio, a través de reconocimiento biométrico.

Los usuarios del nuevo producto solo tendrán que añadir una aplicación móvil a su teléfono, hacer cinco fotografías de su rostro, grabar tres respuestas de voz y realizar el pedido en el restaurante. En lugar de la caja, se encontraran con una tableta que registrará su rostro y, después de una comprobación de segundos, se efectuará el cobro de los productos escogidos. Ni dinero físico ni teléfono con aplicativo de pagos ni tarjetas contactless. Solo el rostro. Si el sistema tuviera alguna duda, requeriría al cliente una comprobación de voz. Y a comer!

Los pagos invisibles, sin dinero y hasta sin teléfono móvil, están dando sus primeros pasos en España. Payment Innovation Hub, una alianza entre CaixaBank, Global Payments, Samsung, Visa y Arval (BNP Paribas Group) que impulsa la innovación en medios de pago y soluciones para comercios, presentó en Barcelona dos nuevas iniciativas que revolucionaran el sistema de pagos en nuestras compras.

La utilización de la nueva tecnología biométrica se sumará en breve la firma Viena, también de restauración, que lo utilizará en varios de sus restaurantes. Las fotografías de los clientes de esta nueva tecnología no se almacenarán. Serán los datos numéricos que proporcionaran esas imágenes las que pasarán a formar parte del banco de datos conectado a la tarjeta bancaria de cada usuario. Comprar será cada vez más fácil y rápido.

En paralelo, se presentaron otras dos soluciones de pagos invisibles: Grab & Go y Scan & Go, que permiten identificar al usuario y garantizar la trazabilidad de la compra. Ese cuándo, como y porqué que tanto gusta al sector del marketing. Tanto Grab & Go como Scan & Go son aplicables a todo tipo de comercios excepto a supermercados, donde la complejidad y el rango amplio de valor económico de los productos requieren otro tipo de soluciones tecnológicas. “Las etiquetas que han de llevar los productos para utilizar estas soluciones de pago tienen un coste de unos 10 céntimos de euro cada una. No tiene sentido situarlas en determinados productos alimenticios, con precios bajos”, aclara un portavoz de Payment Innovation Hub.

Grab & Go es una solución inteligente de check-out automático para comercios que permite rapidez en la experiencia de compra y libra al cliente de las colas para realizar el pago. El sistema identifica de manera automática al consumidor con los productos que desea comprar a través de la tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia). El funcionamiento es sencillo. Previo registro en una aplicación móvil, se trata de entrar en la tienda, coger los productos que se desean y salir del establecimiento sin más. Unos sistemas de barreras, similares a los que se encuentran en las puertas de entrada de los comercios para evitar robos, se encargaran de detectar los productos y de identificar la persona que los lleva. De manera automática el valor será cargado en cuenta. Así de sencillo.

El proyecto Scan & Go es otra solución de self check out que permite automatizar el pago y ahorrar tiempo al cliente. Los productos del negocio incorporan códigos QR escaneables. También previa descarga de una aplicación, el precio del producto se cargará automáticamente en cuenta al ser escaneada la etiqueta. Esta modalidad de pago invisible también permite al comercio conocer las necesidades del cliente y obtener información relevante para el negocio, un valor añadido a la experiencia de compra del consumidor que también redunda en el comerciante.

“La tecnología ya está aquí, a nuestra disposición. Ahora solo queda que el consumidor la acepte”, aseguró Joan Morlà, consejero delegado de CaixaBank Payments. Refiriéndose a los pagos invisibles, Morlà no dudó en pronosticar que, después de tener muy asentada la tecnología contactless y el pago a través del móvil, “en unos dos años, veremos como los sistemas de pago en España cambiarán substancialmente”.

Payment Innovation Hub, “un referente en su ámbito”, según Eduardo Prieto, director Comercial de Visa en España, celebró su primer aniversario con el lanzamiento de estas nuevas soluciones y una veintena de proyectos más en marcha. Para este año, el hub ahondará en las innovaciones en el sector fintech y se adentrará en el ámbito del turismo y de las tecnologías machine learning, realidad virtual y el blockchain.