Especial    Fintech

El pago móvil de CaixaBank se dispara y expande otros negocios

Multiplica por ocho las operaciones vía 'smartphone' gracias a la alianza con Apple y Samsung para mejorar la experiencia de usuario y lo convierte en una nueva vía de venta de servicios, según su director general

25 FEB. 2019
5 minutos
La entidad ha registrado 885 millones de euros en pagos móviles en 2018. / INNOVADORES

España es siempre un país destacado cuando se habla de la penetración de los dispositivos móviles y apego por los smartphones y eso tiene su traslación en uno de los sectores fintech más candentes: el de los pagos móviles, que están al fin alzando el vuelo con fuerza. Así se deduce de cifras como las de CaixaBank, que se presenta como entidad líder en medios de pagos al registrar 30 millones de compras con el móvil realizadas por sus clientes en comercio durante el año 2018. La cifra supone multiplicar por ocho los datos de pago móvil del ejercicio anterior, cuando se efectuaron 3,7 millones de operaciones con este sistema. En todo 2018, el volumen de facturación en compras con el pago móvil de CaixaBank ha sumado 885 millones de euros.

Respecto al número de usuarios, cerca de 750.000 clientes tienen vinculadas sus tarjetas a un teléfono móvil para realizar compras, mientras el parque total de tarjetas de CaixaBank enroladas supera ya el millón (un 110% más que en el año anterior).  Así, el porcentaje de pagos móviles alcanza por primera vez el 4% respecto al total de operaciones realizadas con tarjetas de la entidad en comercios físicos, que en todo 2018 ascendieron a 1.387 millones (un 14,2% por encima de 2017). Desde el banco defienden que estas cifras le sitúan como líder del sector del pago móvil en España, con una estimación de cuota de mercado del 40,8%, de acuerdo con las operaciones realizadas en diciembre de 2018.

Para Juan Antonio Alcaraz, director general de CaixaBank, el fuerte crecimiento de la entidad en pago móvil se relaciona con la mejora de la experiencia del usuario, sea cual sea el dispositivo del cliente: "La alianza con grandes empresas tecnológicas, como Samsung y Apple, y el trabajo conjunto con ellas nos permite integrar en el móvil tanto la solución de pagos como una completa oferta de opciones para la gestión de tarjetas. De ahí que, además de crecer en operaciones de pago móvil, también aumentamos notablemente la interacción de nuestros clientes a través de la aplicación CaixaBank Pay y el acceso a los diferentes servicios, desde la activación o el bloqueo de la tarjeta al aumento del límite, el fraccionamiento de pago o el envío de dinero, entre otros».

Fuentes de la entidad señalan, además del móvil, los wearables como uno de los instrumentos de pago con mayor proyección de futuro por su posibilidad de "mejorar la experiencia de pago" y porque contribuyen "a que los clientes acaben recurriendo al pago electrónico por encima del efectivo". La biometría también se corona como uno de los grandes habilitadores de pagos para la entidad. "El proceso de pago se agiliza y eso produce menos colas y mejor atención  al cliente", lo que facilita las transacciones. 

Para seguir creciendo en el universo fintech CaixaBank apuesta tanto por los acuerdos con multinacionales (como con la creación del Payment Innovation Hub, el primer hub de innovación especializado en medios de pago creado con Samsung, Visa, Arval y Global Payments) como por el apoyo a startups que desarrollan nuevas tecnologías. En este sentido,  acaban de llegar a un acuerdo con Socialpay, a través de su joint venture con Global Payments, pionera en el desarrollo de soluciones escrow, para mejorar las compras online.

Pagar por la cara CaixaBank está ya mirando más allá de los pagos móviles para empezar a explorar las posibilidades del pago mediante reconocimiento facial. Este mes ha anunciado que será el primer banco en usar esta tecnología para retirar dinero de sus cajeros.