Profesionales    Educación

El pensamiento computacional, la asignatura que podría reducir los estereotipos de género

Si los niños son competentes en áreas de conocimiento como algoritmos, redes, datos, programación y hardware "conseguiríamos eliminar el género de la tecnología", asegura la experta en IA Nuria Oliver, doctora del MIT e ingeniera en Telecomunicaciones

05 MAR. 2019
6 minutos

La incorporación en educación primaria de una asignatura troncal de pensamiento computacional permitirá a los niños y niñas del siglo XXI ser competentes en estas disciplinas y acabar así con los estereotipos que relacionan ingeniería y tecnología con el sexo masculino. Así lo ha asegurado Nuria Oliver, experta en inteligencia artificial (IA) y miembro de la Real Academia de Ingeniería, tras intervenir en el primer congreso nacional La mujer en la ingeniería, la tecnología y la industria.

Oliver, doctora por el MIT e ingeniera de telecomunicaciones, ha recordado que lleva años proponiendo que se incorpore en educación primaria una asignatura troncal de pensamiento computancial que incorpore áreas de conocimiento como algoritmos, redes, datos, programación y hardware. "Los niños y niñas del siglo XXI deberían ser competentes en estas disciplinas y no lo son. Si lo fueran, conseguiríamos eliminar el género de la tecnología", ha afirmado.

Así, ha asegurado a los periodistas que se da la paradoja de que posiblemente "no vamos a poder sobrevivir como especie sin la ayuda de la tecnología" y desde los años 80 ha habido un "declive sistemático con respecto a la presencia de chicas en carreras altamente tecnológicas como la informática". De hecho, ha indicado, en la actualidad los porcentajes de mujeres que estudian esas carreras son de un 10 o un 20%, cuando en los años 80 podrían llegar al 40 %.

A su juicio, hay pocas mujeres porque se suele relacionar tecnología con un "chico con gafas, en un sótano, comiendo comida basura, pocas habilidades sociales y haciendo cosas en un ordenador, cuando la realidad es diferente". "Vivimos en una sociedad estereotipada, con expectativas muy diferentes entre los niños y las niñas y es a los 6 o 7 años cuando comienza a producirse una diferencia de género y las niñas empiezan a autopercibirse como menos competentes en disciplinas tecnológicas que los niños, algo que no sucedía en el pasado". 

Según Oliver, "tanto hombres como mujeres infravaloramos sistemáticamente a las mujeres y muy pocas chicas eligen carreras tecnológicas al creer que son difíciles y no considerarse hábiles para hacerlas, cuando en realidad no es así".

Nuria Oliver ha advertido de que en las empresas tecnológicas también existe una brecha salarial de entre un 14 y un 16%, y ha señalado que si no se crean referentes femeninos para las niñas "cómo van a querer estudiar estas carreras".

No prescindir del talento

Por su parte, Elías Fereres, presidente de la Real Academia de Ingeniería, ha destacado a los periodistas que "ninguna sociedad, y desde luego la española, puede permitirse el uso de prescindir de la mitad de su talento". Según Fereres, en ramas de la ingeniería como la informática la mujer "tiene una presencia muy minoritaria" y uno de los objetivos de la Real Academia es impulsar esta presencia. 

Fereres ha explicado que se ha descubierto que los jóvenes toman sus decisiones "a muy corta edad, a partir de los 6 y 7 años", por lo que hay que potenciar desde la escuela primaria que las niñas tengan esa vocación inicial sobre temas tecnológicos.

Por su parte, Regina Monsalves, presidenta del Foro de Ingeniería y Sociedad, también ha recordado que aunque hubo un momento en el que las mujeres tuvieron interés en las carreras de ingeniería, en la actualidad "tenemos menos vocaciones".  Ha destacado que la Comunitat Valenciana es la autonomía con más decanas de ingeniería, un total de cinco, cuando hay otra regiones que no tienen ninguna.