TIC    GAMING

El próximo Pokémon Go espera impaciente la llegada del 5G

El creador del juego analiza cómo la nueva generación de redes cambiará el gaming: respuestas en tiempo real y más concentraciones de gamers

19 MAR. 2019 - Barcelona
8 minutos

"Desde pequeño estaba obsesionado con los mapas de National Geographic. Así que empecé a querer mapear el mundo". Así resume , John Hanke, CEO y fundador de Niantic, el origen que le condujo hasta le creación del exitoso juego Pokémon Go. Sí, ese que hace un par de un años llenó las calles de jóvenes y  no tan jóvenes que andaban cazando las míticas figuras de la serie japonesa con sus móviles para incomprensión total de los que les observaban desde fuera.

Pokémon Go fue el desenlace de un trabajo que empezó en el año 2000 cuando fundó Keyhole, empresa pionera en el desarrollo de software especializado en aplicaciones de visualización de datos geoespaciales que es la responsable de que hoy no vayamos a ningún sitio desconocido sin buscar antes en Google Maps cómo llegar. Tal fue el éxito de los mapas de Keyhole, que tanto Google Maps como Google Earth dependían del mapeo y desarrollo de su firma hasta que en 2004 Google la compró. 

Y así fue como empezó a trabajar con el gigante de internet, centrado en las divisiones geoespaciales. Hasta que en 2011 se convirtió en vicepreidente de Niantic Labs, el área de Google encargada de la intersección entre el mundo real y virtual y que en 2015 cerró el círculo saliéndose de Google como spin off. Hoy Hanke es el CEO de Niantic, creadora de Pokémon Go y también del reciente lanzamiento Wizards Unite, el Pokémon Go para los fans de Harry Potter.  

"La gésis de Niantic es la conexión entre el mundo digital y el físico", explicaHanke durante una ponencia en el reciente Mobile World Congress. Y su objetivo es que ese punto de unión reúna tres factores clave: la exploración, el ejercicio físico y el componente social. "Queremos crear aventuras, generar historias que están en cada barrio esperando a ser descubiertas", dice el desarrollador sobre el primer componente. Hanke es además un ferviente defensor de la necesidad de más interacción huamana. "Las interacciones en persona nos hacen mejores", dice. Y en eso basa sus juegos.

Cifras de vértigo
En los años de vida de Pokémon Go, dice su creador, sus jugadores han recorrido 23.000 millones de kilómetros, se han establecido 190 millones de conexiones entre amigos y se han registrado tres millones de asistentes a eventos organizados a partir del famoso juego. Todo ello con más de 1.000 millones de descargas en 150 países y 2.000 millones de dólares en beneficios generados.

Con más de mil millones de descargas, casi tres años después de su lanzamiento, es tiempo de mirar hacia delante. Y para lograr superar el éxito de Pokémon Go con nuevos juegos que sean también una suma de componente social, mapeo y realidad aumentada, Hanke tiene claro que falta una pieza en la ecucación: el 5G. "La interseccion entre la realidad aumentada y el 5G es muy potente", dice el creador. Para potenciarla, han llegado a acuerdos "tal vez inusuales para empresas de gaming" con empresas como Samsung, Sk Telecom o Deutsche Telekom.

"Estamos empujando los límites de lo que podemos hacer. Necesitamos el 5G para crear las experiencias que queremos", dice. Y es que no es lo mismo jugar de forma aislada a cazar Pokémons que jugar con amigos: compartir un espacio y ver en tiempo real cómo se desasrrollan los hechos. Ese es el verdadero reto de los juegos inmersivos que Hanke quiere trasladar a nuestros teléfonos moviles.

Para ello juga un papel fundamental su plataforma AR Cloud, que permite realizar una nueva generación de mapeo. El primer paso es fotografiar el mundo y mapearlo para que todos los ordenadores que quieran conectarse vean los mismos hologramas y el mismo posicionamiento. "Y esto es difícil", insiste.  Para hacer la recreación de una sala de un museo, por ejemplo, se requieren 114 fotos distintas de las que se extraen los puntos en común para crear ese mapa concreto. Y después con la realidad aumentada se  introducen los hologramas que cualqueira puede ver. 

Sin embargo, todo esto no sirve del todo si las bajas latencias que promete el 5G no se extiende. "Ahora, aunque varios jugadores compartan espacio, si uno se mueve demasiado rápido el servidor se desinccroniza y eso se puede ver claramente", lamenta Hanke, que espera que con la nueva generación se alcance una "perfecta visualización en tiempo real de todos los usuarios".

Los macroeventos de caza de Pokémon también se beneficiarán del nuevo estándar de internet. "Hemos llevado las redes 4G a su límite", dice. Y es que son expertos en organizar eventos multitudinarios para jugar a sus juegos, pero "las redes actuales no están preparadas para tanta concentración en un espacio físico reducido". "Mientras el 4G permite mil conexiones por kilómetro cuadrado, el 5G alcanza el millón", dice el desarrollador para argumentar cómo revolucionará para siempre la llegada del 5G al mundo del gaming.