Profesionales    Elecciones

El sistema de votación en nuestras democracias es “vulnerable”

El responsable de Interior del Estado de California pide una acción urgente del Gobierno y el Congreso tras participar en un hackeo del colectivo Def Con a los sistemas de votación

10 OCT. 2018
4 minutos

Aprender de los “hackers amigos” para comprender cómo se piratean las votaciones en un sistema democrático. Con este objetivo en mente, Alex Padilla, secretario de Estado de California (EEUU), participa junto al colectivo Def Con y el grupo Voting Village en un seguimiento de las vulnerabilidades del sistema de elección norteamericano. Según dice, es necesario proteger las bases de datos de registro de votantes, los sitios web de informes de la noche electoral y cuentas de redes sociales de los gobiernos.

Una de las conclusiones es que los funcionarios electorales “deben examinar, probar, adaptar y actualizar constantemente las medidas de seguridad” y para ello Padilla subraya que la visión de los hackers “puede ayudarnos a estar un paso por delante de aquellos que buscan socavar nuestra democracia”.

El reto es garantizar que la información que consumen los votantes es “precisa”, porque los servicios de inteligencia, advierte, “nos dicen que las luces de advertencia están parpadeando en rojo porque nuestros adversarios se están volviendo más sofisticados”.

“Es importante buscar y comprender las vulnerabilidades de cualquier sistema de votación, desde hackers hasta funcionarios electorales, debemos estar alerta” porque las amenazas están en constante evolución, apunta Padilla, al tiempo que insta al Congreso a “invertir más para garantizar nuestras elecciones”.

En su opinión, la clave de esta batalla son los recursos: “Las administraciones electorales en EEUU han sido históricamente insuficientemente financiadas y con poco personal”, lamenta el secretario de Estado de California.

Vulnerabilidades graves

En los últimos dos años el colectivo Def Con ha identificado hasta cuatro vulnerabilidades consideradas graves en los procesos electorales de EEUU:

1. Inseguridad en la cadena de suministro. No hay procesos de seguridad fiables en la cadena de suministro de piezas, como los chips de las máquinas de votación en EEUU. “Pueden piratearse clases enteras de máquinas de forma remota, todo al mismo tiempo”, alertan.

2. Ataques remotos a pesar de la protección. En este tipo de jornadas, el colectivo realiza demostraciones de estas vulnerabilidades, pirateando máquinas de manera remota.

3. Se puede piratear más rápido que lo que se tarda en votar. Def Con también demuestra que si se tarda en votar una media de seis minutos, se pueden piratear en solo dos las máquinas en al menos 15 estados.

4. Los hackeos no siempre se solucionan. Este colectivo denuncia que, incluso, cuando los clientes se enteran de fallos graves en las máquinas, estos pueden quedarse sin reparar. “Revelar vulnerabilidad, por tanto, no parece ser suficiente para que se solucionen”, advierten desde Def Con.

Por ello, el grupo Voting Village reclama aumentar el acceso al conocimiento sobre la seguridad electoral para “proteger mejor la democracia estadounidense y el sistema electoral”.

Políticos y hackers “Tenemos la responsabilidad de aprender de los piratas informáticos, especialmente de aquellos que desean ayudar. Le debemos a nuestro país hacer todo lo posible para proteger nuestras elecciones. Nada menos que nuestra democracia está en juego”, puntualiza Alex Padilla.