Comercio    Consumo

El 'social shopping' irrumpe en el gran consumo

El consumidor hiperconectado está dispuesto a compartir o intercambiar información de bienes o servicios, busca satisfacción en sus experiencias de compra y exige un diálogo abierto y rápido con las marcas y las empresas

22 ABR. 2018 - Barcelona
9 minutos
Lineales con los productos más innovadores en Alimentaria 2018. / INNOVADORES

Las nuevas tecnologías han propiciado la aparición de un nuevo modelo de consumidor y de un mercado disruptivo. Es un consumidor hiperconectado, que prefiere moverse en la omnicanalidad, que está bien informado y que se muestra partidario de efectuar una compra que redunde en una vida más saludable y sobre todo respetuosa con el entorno y el medio ambiente.

Este consumidor está dispuesto a compartir o intercambiar información de bienes o servicios, busca satisfacción en sus experiencias de compra y exige un diálogo abierto y rápido con las marcas y las empresas. Atraerlo es el propósito de la nueva estrategia lanzada por AECOC, la Asociación de Empresas del Gran Consumo, una entidad que engloba más de 28.000 empresas de diversos sectores y que persigue posicionarse como referente en materia de innovación en este ámbito.

AECOC Innovation Hub, la nueva plataforma de la asociación, presente en la feria Alimentaria que esta semana tuvo lugar en Barcelona, ha identificado cinco grandes tendencias que van a marcar el futuro más inmediato del sector del gran consumo: las analíticas avanzadas basadas en el big data, el uso creciente de dispositivos interconectados (internet de las cosas - IoT), la permanente e inmediata vinculación con el cliente, el comercio de nueva generación y una nueva dimensión del mercado que surge de la economía colaborativa.

El consumidor es más exigente, está más informado y es solidario y responsable

Los cambios acelerados a los que nos tienen acostumbrados las nuevas tecnologías han reducido el tiempo que transcurre entre innovaciones. Frente a este entorno tecnológico tan cambiante, AECOC Innovation Hub facilita a las empresas información detallada y rigurosa sobre las tendencias, la gestión de las nuevas tecnologías y los impactos previstos de éstas sobre el mercado.

“Ello les permitirá posicionar la innovación como elemento clave para la competitividad, ayudándolas a sistematizar su innovación y tomar decisiones”, explica Albert Anglarill, gerente de Innovación y Desarrollo de Proyectos de AECOC. Él nos recuerda la espectacular previsión de los expertos: 25 billones de dispositivos conectados para 2021, de los que 7,5 billones se incorporaran ese último año.  

El nuevo consumidor ya está ahora más conectado y lo estará mucho más en el futuro. Es más exigente, está más informado y es solidario y responsable, pero también resulta más inaccesible a las empresas porqué se escapa de las estrategias de atracción utilizadas hasta ahora. Según datos de AECOC, la mitad de los consumidores españoles ya consulta actualmente todo tipo de información a cerca de un producto antes de comprarlo cuando se encuentra frente al lineal. Y si tiene alguna duda, la expresa al instante y desea recibir respuesta de manera inmediata. Es un consumidor accesible solo cuando él decide y lo considera oportuno. Para las empresas, el desarrollo de la multicanalidad y de una comunicación fluida e inmediata no parece ser una opción.

Las cifras de la irrupción de este nuevo consumidor no dejan lugar a la duda. A nivel mundial, un 94% de los consumidores realiza búsquedas online antes de comprar un producto; un 46% comprueba como son los productos físicamente en una tienda antes de comprarlos online; un 55% efectúa una búsqueda en diferentes webs para informarse acerca de las opiniones de otros consumidores; un 87% confía en las recomendaciones de la gente más cercana antes de hacer una compra; un 82% consulta sus teléfonos mientras decide que producto comprar frente a un lineal. En España, un 60% de los consumidores eligen comprar online porque no existe horario comercial en la red.

“Hay que diferenciarse de la competencia, combinar todos los canales de venta y crear experiencias de compra que hagan sentirse único al cliente”, incide Anglarill, que destaca que “el estudio Tendencias e Innovaciones en el sector de Distribución y Gran Consumo, el primero realizado por EAECOC Innovation Hub, indica que el 22% de los directivos ya considera hoy en día que las tecnologías que respaldan el producto y el servicio se están convirtiendo en un nuevo modelo de negocio”.

El uso de big data ofrece a las compañías reestructurar su modelo según las necesidades del consumidor

En España, la utilización del big data ha crecido un 30% en el último año y está previsto que las compras de servicios relacionados con este negocio crezcan un 11,9% hasta 2020. El análisis de datos permite a las empresas predecir comportamientos del consumidor para limitar riesgos y costes. “Su utilización ofrece a las compañías la capacidad de reestructurar su modelo empresarial acorde con las necesidades de los consumidores”, asegura Anglarill.

A través de datos como la geolocalización, actividad física, horario de trabajo, información demográfica o de hábitos de consumo es posible identificar patrones de comportamiento individualizado de los consumidores. El análisis de los datos hace posible adaptar el surtido, controlar los stocks y los desperdicios de cada punto de venta.

Si a ello sumamos la realidad virtual –que permitirá realizar la compra desde cualquier lugar, haciendo sentir al consumidor una experiencia real desde el mundo virtual-, la impresión 3D –podrá imprimir, por ejemplo, los platos preparados que desee en el mismo supermercado- y la robótica –que le asistirá en todo el proceso-, el nuevo modelo de comercio ya está servido. De hecho, los clientes del supermercado Sánchez Romero de Madrid, ubicado en el centro comercial Zielo Shopping de Pozuelo, ya pueden utilizar los servicios del robot Romerito desde noviembre del año pasado.

 “Es importante la opinión del cliente sobre los productos, los servicios o la experiencia de compra, y las empresas quieren que se sienta valorado y escuchado. Por este motivo, es muy importante establecer una relación bidireccional entre empresas y consumidores, hasta el punto que se le permitirá personalizar los productos o los servicios a su propio gusto”, asegura Anglarill. Internet de las cosas y el entorno sensorizado que proporciona, sumado a la interactuación que aporta la economía colaborativa, ofrecen la tecnología y la complicidad social que amplificaran la nueva generación del comercio basada en la nueva generación de comercio, el social shopping.