El viaje a la innovación del nuevo buque Mayflower autónomo

Este barco completamente autónomo repetirá el recorrido que hace 400 años realizaron 130 peregrinos entre Gran Bretaña y sus colonias en territorio americano: recopilar datos y realizará investigaciones oceanográficas sobre problemas como los microplásticos en el mar

6 minutos

Hace 400 años, el 6 de septiembre de 1620, el Mayflower zarpó de Plymouth en Reino Unido, con 102 pasajeros y unos 30 miembros de la tripulación. Tras dos meses de viaje, los cristianos puritanos –conocidos como los peregrinos– llegaron a Massachusetts, en las colonias americanas, el 21 de diciembre de 1620. Para conmemorar esa travesía, una organización de investigación marítima sin ánimo de lucro ProMare, ha decidido repetir el viaje en un nuevo Mayflower (al que han llamado MAS, Mayflower Autonomous Ship ) que hará el mismo recorrido en dos semanas. Su única tripulación será sensores, algoritmos, gps, cámaras y radares. La tecnología tomará el timón en esta nueva aventura.

Con la ayuda de la inteligencia artificial que le aporta IBM, el nuevo buque recorrerá las 3.600 millas náuticas sin tripulación, de manera totalmente autónoma. Incluso está previsto que pueda realizar llamadas a la base vía satélite si lo considera necesario. Para conseguirlo previamente se han analizado los datos de cientos de buques que han realizado este recorrido para alimentar los algoritmos en Plymouth Sound.

El software de aprendizaje profundo de IBM ayudará a la embarcación a recopilar y analizar datos para evitar colisiones en el mar, según el director de tecnología de la compañía, el doctor Andy Stanford-Clark. Desde tierra, en Plymouth, un equipo vigilará la travesía por si hay una emergencia. Pero como se encontrará con zonas sin conectividad, el barco utilizará la sofisticada herramienta de toma de decisiones operativas (ODM ) de IBM, un sistema que también emplea la industria financiera para tomar decisiones comerciales complejas.

El nuevo Mayflower no es una réplica de la viaja nao. En este caso es un trimarán con un casco principal largo y delgado optimizado para la eficiencia de propulsión. Tiene dos cascos más pequeños que sirven para estabilizar la nave y proporcionan el área de superficie para los paneles solares. Porque, como su antecesor que se movía con la energía limpia del viento, el nuevo Mayflower también empleará energía verde: funcionará con energía solar y eólica. Eso si, cuenta con un generador diesel de emergencia de respaldo si es necesario.

Investigaciones sobre los microplásticos

El director del proyecto, Brett Phaneuf, creció en Nueva Inglaterra escuchando las viejas historias sobre los colonos. Ahora vive en Plymouth, Reino Unido, y quiere reconstruir esa aventura para que se recuerde otros 400 años. Por eso no se limita a construir una réplica del Mayflower.

Tiene un diseño futurista y un objetivo investigador: "El barco va a hacer investigación oceanográfica sobre el problema de los microplásticos, pero también es una plataforma de prueba para demostrar la fuerza de la inteligencia artificial en la navegación autónoma", asegura Phaneuf.

Cientos de sensores tomarán datos con los que la Universidad de Plymouth, que coordina la aventura, podrá investigar sobre meteorología, oceanografía, climatología, biología, contaminación y conservación marina.

El MAS se construye ahora en los astilleros Aluship Technology de Gdansk, en Polonia con el diseño de Whiskerstay Ltd (Naval Architects) y M Subs Ltd. En febrero de 2020 llegará al puerto de Plymouth para iniciar su aventura marítima, su travesía atlántica de dos semanas, en septiembre de 2020. 

Antecedentes En 2014, miembros del Concejo Municipal de Plymouth junto con empresariales locales empezaron a plantearse cuál sería la mejor forma de celebrar el 400 aniversario de la aventura de “los Padres Peregrinos” en el Mayflower original. Tras muchas discusiones y propuestas, se decidió construir este MAS (Barco Mayflower Autónomo por sus siglas en inglés) con el que quieren reencarnar el espíritu pionero de los peregrinos. Recuperar 400 años de historia marítima para conseguir información para los próximos 400 años de exploración e investigación.