Especial    Agricultura

Entidades Asociativas Prioritarias ganan en dimensión innovadora

En España, hay unas 3.300 cooperativas, con un millón de socios y 100.000 empleos directos, que concentran el 60% del valor de la producción agraria y ganadera actualmente

20 AGO. 2018
12 minutos

Desde el Ministerio de Agricultura se lleva trabajando en desterrar la atomización secular de nuestro tejido cooperativo agroalimentario y las propias cooperativas han recogido el guante para integrarse y modernizarse al acogerse a la figura de las Entidades Asociativas Prioritarias (EAPs) de ámbito supra autonómico. Ha sido el revulsivo para impulsar la innovación, entre otras ventajas para sus socios.

“Creíamos que había que hacer un gran esfuerzo por la dinamización de las grandes cooperativas, ponernos al nivel de nuestro entorno centroeuropeo con más integración y salir del modelo de pequeñas cooperativas, muy independientes entre ellas”, afirma Beatriz Agudo, directora del Departamento I+D+i de EA group, una de las diez EAPs que funcionan ya en España y el mayor grupo cooperativo de ovino de carne de Europa.

En España, se cuentan aproximadamente unas 3.300 cooperativas, con un millón de socios y 100.000 empleos directos, que concentran el 60% del valor de la producción agraria y ganadera actualmente. “Ya hay un modelo de funcionamiento de éxito que es la cooperativa de segundo grado, que permite integrar a cooperativas más pequeñas en una estructura que le haga la industrialización y la comercialización de sus productos”, declara Rafael Sánchez de Puerta, subdirector de la cooperativa Dcoop, la EAP que se erige como primer operador mundial de aceite de oliva y aceituna de mesa.

Dcoop exporta estos emblemáticos productos agroalimentarios españoles, junto con vino y leche de cabra, a 72 países de los cinco continentes.

El origen

Fueron el pistoletazo de salida de las EAPs la Ley de fomento de la integración de cooperativas y de otras entidades asociativas de carácter agroalimentario (2013), que contenía también el Plan estatal de integración asociativa, y el Real Decreto de 2014, que establece los requisitos para su reconocimiento por parte del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y también el procedimiento para su inscripción en el registro nacional ad hoc.

Son unos niveles muy exigentes para calificarse como tal. Por ejemplo, se requieren para ello tener unos volúmenes mínimos de facturación, en función de los productos agrícolas, ganaderos, otras categorías y por conjunto de lo que comercializa la EAP. Los expertos del sector subrayan que el Ministerio de Agricultura haya aprovechado fondos propios y de FEADER, en el marco del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020, para potenciar esta integración.

El resultado de ser una EAP supone un acicate para una mayor comercialización, una mayor capacidad de inversión en recursos humanos, en marca, en packaging, en potenciar la industria agroalimentaria, en internacionalización y en I+D+i. “Dcoop tiene una participación de 4,5 millones de euros en proyectos vivos de innovación. Destaco entre ellos, la integración de todo el proceso entre agricultor, cooperativas de primer grado y segundo grado, en técnicas de campo, cuaderno de explotación, trazabilidad o control de calidad de producto terminado, además del proyecto de Internet de las Cosas para gestionar mejor toda la información que generamos”, declara Sánchez de Puerta.

Estructuras perfectas para aplicar la innovación

Una EAP es una estructura cooperativa con más volumen y es importante por dos motivos de cara a aplicar la innovación. Lo explica Beatriz Agudo: “Es una estructura técnica que conoce muy bien al productor, en nuestro caso el ganadero, ya que trabaja con él a diario y conoce muy bien sus necesidades en cuanto a qué aspectos hay que mejorar y cómo implantar las mejoras. Por otro lado, constituirte en EAP aporta un volumen económico y financiero para abordar los proyectos de I+D, generar consorcios con centros de investigación e incluso con otras empresas”. Hacer I+D en solitario es inviable. “En el caso de EA group, las cantidades económicas invertidas en investigación y desarrollo están en torno a 700.000 euros al año y todo el trabajo se certifica como I+D”, revela Beatriz Agudo, responsable de este departamento en esta EAP, pero también Pyme innovadora dedicada al ovino de carne y leche.

Técnicamente estos proyectos pueden ser complejos, pero al final hay que traducirlos en algo sencillo para el día a día de los agricultores y ganaderos. Ahí radica otra ventaja de una EAP. “Son las estructuras perfectas para hacer esa labor. Entre el resultado de un proyecto y que se aplique a la postre, hay un trabajo que hacer para se traduzca en un producto o servicio innovador”, aclara Beatriz.

EA group: Líneas de I+D+i en ganadería

Casi 1.600 socios ganaderos de EA group se distribuyen entre Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha. Cuentan con más de 800.000 ovejas reproductoras y venden al año unos 450.000 animales vivos y 220.000 en canal o en diferentes presentaciones. EA group tiene varias líneas de I+D+i de cara a la producción. Una de mejora genética, otra de sanidad, “orientada a las principales enfermedades en ganado en extensivo, como el pedero, problemas respiratorios. Trabajamos también en investigar antiparasitarios”, cuenta la directora de I+D+i de esta EAP. Pero también se enfocan en otra tercera línea, enfocada a la gestión de pastos por satélite. Se emplea la imagen satelital para saber la cantidad y la calidad del pasto que hay en cada de una de las cercas de una finca, totalmente digitalizada. “Se basa en optimizar la cantidad de suplemento en la alimentación del ganado que se le aporta en verano y que es el mayor coste que soporta una ganadería”, detalla. Ahora están trabajando en sensorización de las ovejas, con dispositivos de geolocalización y dispositivos de temperatura que llevan los animales para acercarse con precisión a su comportamiento y así tomar mejor las decisiones.

Para la exportación de carne en fresco, EA group investiga en conservación del producto como atmósferas protectoras y el superchilling, que consiste en enfriarla uno o dos grados por debajo de la temperatura de congelación.

Premio a la innovación

Cooperativas Agro-alimentarias ha otorgado el último Premio a la Innovación a una EAP: el Grupo AN, que emprende "proyectos de I+D+i en siembra de cereales, en variedades resistentes a la roya y la sequía, en tecnologías de infrarrojos de cara a una mejor calidad de las granjas avícolas y en nuevas técnicas de maduración de frutas y hortalizas", indica Alfredo Arbeloa, director general de la EAP, cooperativa de segundo grado que se dedica fundamentalmente a central de ventas en cereales, avicultura, frutas y hortalizas y porcino, pero también a central de compras de todos los suministros necesarios para sus agricultores.

Innovar no es fácil, ni rápido, ni barato y no siempre se consigue el objetivo. “Con una EAP se gana en volumen productivo y comercializado, por lo que se tienen más recursos para innovación”, concluye Arbeloa. La dispersión geográfica es otra ventaja. Por ejemplo se pueden realizar en ensayos de variedades de cereales en distintas condiciones edafoclimáticas. El ámbito de actuación del Grupo AN incumbe a 9 Comunidades Autónomas.

¿Cuántas EAPs hay en España? Hasta el momento son diez las reconocidas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación desde que se publicara la normativa que las puso en marcha hace cinco años: EA group, Dcoop, Grupo AN, Indulleida, Ibérico de Comercialización, Oviaragón, Consorcio de Promoción del Ovino, COVAP, Cobadú y Unió Coportació Alimentària. Todas agrupan a 310 cooperativas de base que operan en 15 Comunidades Autónomas y a 130.000 socios. Sufacturación en conjunto: 2.800 millones.

Esta actividad está financiada en el marco de la línea de actividades de demostración e información en las EAP, dentro del Programa Nacional de Desarrollo Rural