I + D    Startups

Escaparate de ideas desde Oslo: de carnes artificiales a plantas fotovoltaicas flotantes

Startups de base científica, biotecnológica, energética o nativas digitales, referentes en el ecosistema emprendedor nórdico

01 OCT. 2019 - Oslo (Noruega)
3 minutos
Uno de los proyectos de HoloCare, un centro de innovación noruego.

La Oslo Innovation Week se ha convertido en los últimos años en un referente dentro del ecosistema emprendedor noruego, no sólo por la calidad de sus ponentes y la variedad de iniciativas en busca de una innovación social y sostenible, sino también por la nutrida representación de startups de distintas latitudes nórdicas que allí se dan cita.

No en vano, durante esta semana centrada en la innovación, Oslo sirve de pasarela para que compañías de base científica, biotecnológica, energética (uno de los pilares del país) o nativas digitales muestren al mundo sus propuestas. Las siguientes cuatro startups, las que más impacto nos causaron durante nuestra visita a la capital vikinga, son solo una viva muestra de este plantel de lujo con que Noruega se abre al siglo XXI.

Realidad mixta en salud

HoloCare es un centro de innovación noruego, de colaboración público-privada, especializado en llevar la realidad mixta de gafas como las HoloLens de Microsoft al ámbito clínico. Entre sus proyectos actuales, ayudar a los cirujanos a planificar operaciones.

Energía limpia en el mar

Ocean Sun es una startup que está desplegando plantas fotovoltaicas flotantes en el océano, para así evitar usar suelo que puede emplearse para la agricultura. Además, sus plantas también incorporan turbinas que permiten generar energía hidroeléctrica en la noche.

Comida hecha de aire

La finlandesa Solar Foods trabaja en el desarrollo de comida hecha literalmente de aire. Se trata de una célula de proteína que se genera al combinar agua, CO2 y energía y que, tras fermentar, puede usarse para crear carnes artificiales o alimentos basados en la harina.

Biocidas ecológicos

Inhibio es una startup noruega que se ha especializado en la creación de diferentes sustancias biocidas que previenen o reducen la formación de biopelículas, casi sin matar las bacterias. Entre sus ventajas: estas sustancias son más ecológicas que las alternativas actuales.