Actualidad    Informe

España, por debajo de la media europea en innovación

Ocupa el puesto 16 en el 'ranking' de la Comisión. Aunque aprueba en talento, suspende en inversión

22 JUN. 2018
6 minutos

España ocupa un discreto 16º lugar en la clasificación que se deduce del cuadro de indicadores de la innovación en Europa, publicado hoy por la Comisión Europea en base a 27 parámetros. Esa posición significa para España estar por debajo de la media de la UE y recibir la calificación de país 'moderadamente innovador'. No obstante, los datos subrayan por fin una notable mejora respecto a 2010, año que señala un estancamiento, con caídas en 2015 y 2015, prolongado hasta 2016.

Europa anda, globalmente, casi a la par con Estados Unidos, según el estudio, pero por detrás de Corea del Sur, Canadá, Australia y Japón, lo que lleva a concluir a la CE que "los resultados obtenidos por la UE en materia de innovación continúan mejorando, aunque son necesarios más esfuerzos para garantizar la competitividad de Europa a escala mundial". China aparece bastante por detrás, aunque acercándose, y, curiosamente, Rusia va por detrás de Brasil y Sudáfrica.

En cuanto a España, el informe subraya que los recursos humanos y el ambiente favorable a la innovación son los puntos más fuertes, mientras que las inversiones corporativas y las relaciones entre diversas entidades implicadas son los más débiles.

Señala buenos datos en cuanto a educación (doctorados, población con estudios medios), publicaciones científicas y penetración de banda ancha. En el capítulo de propiedad intelectual, España está bien posicionada en el uso de marcas comerciales, regular en diseños registrados y bastante flojita en solicitudes de patentes.

El índice de creación de empresas con 10 empleados o más está en la misma media de la UE (1,5%) pero, detalle relevante, mientras en la UE hay 19,7 empresas en el top de gastos en I+D por cada 10 millones de habitantes, la relación en España es de 4,7 empresas por cada 10 millones de habitantes. Y, por supuesto, el porcentaje del PIB dedicado a I+D (público y privado) es el 1,19%, siendo el objetivo UE el 2%.

Según la clasificación que hace la CE, el grupo de 'líderes de la innovación' lo componen Suecia, Dinamarca, Finlandia, Holanda, Reino Unido y Luxemburgo, que desplaza a Alemania, descendida al grupo de 'fuertemente innovadores', donde también están Bélgica, Irlanda, Austria, Francia y Eslovenia que, pese a formar parte de este grupo, ya se sitúa por debajo de la media UE.

Por término medio, los resultados europeos en materia de innovación han mejorado un 5,8 % desde 2010. En los últimos ocho años mejoraron en 18 países y empeoraron en 10. Los gastos públicos en I+D como porcentaje del PIB siguen estando por debajo de su nivel de 2010.

La comisaria de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes, El?bieta Bie?kowska, hace una valoración que puede considerarse optimista del asunto: «El cuadro de indicadores de 2018 muestra una vez más que en Europa abunda el talento y espíritu emprendedor, si bien debemos mejorar para transformar esta excelencia en éxito».

En cambio, Carlos Moedas, comisario de Investigación, Ciencia e Innovación, es más ácido: «La presente edición del cuadro de indicadores pone de manifiesto una vez más que, pese a que Europa es fuerte en el terreno científico, sus resultados en cuanto a la innovación dejan que desear». Sus esperanzas están en que las «propuestas para Horizonte Europa, el próximo programa de investigación e innovación de la UE, acelerarán la innovación en toda la cadena de valor y apoyarán la identificación y la extensión de las innovaciones revolucionarias». 

La Comisión Europea subraya en su análisis que aproximadamente dos tercios del crecimiento económico registrado en Europa en las últimas décadas han sido consecuencia de la innovación y, con solo un 7 % de la población mundial, representa un 20 % del total de inversión en I+D del planeta.