Estas son las mejores plantas 4.0 de este año, según el Foro Económico Mundial

El programa Lighthouse reconoce su trabajo en adoptar tecnologías de vanguardia para mejorar sus procesos de fabricación y distribución. Por el momento, solo 16 plantas cuentan con este reconicimiento

22 ENE. 2019
6 minutos
El Foro Económico Mundial actualiza este programa con siete miembros nuevos.

Siete nuevas fábricas 4.0 se unen a la prestigiosa lista, con tan solo nueve ‘miembros’ hasta ahora, elaborada por el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) para reconocer su trabajo en adoptar e integrar con éxito diferentes tecnologías de vanguardia de la Cuarta Revolución Industrial.

Hace apenas seis meses que el WEF lanzó el programa Lighthouse para reconocer a las plantas industriales que mejor están adoptando las tecnologías del futuro y, de este modo y con su ejemplo, animar al resto. Una de las particularidades de este programa es que todos sus miembros aceptan compartir conocimientos con otros fabricantes.

Planta de Regensburg (Alemania) de BMW Group

Alrededor de 320.000 vehículos salieron de esta fábrica en 2018. Al usar la plataforma personalizada de internet de las cosas de BMW ha podido recortar el tiempo de implementación de nuevas aplicaciones en un 80%, lo que ha supuesto una reducción “significativa” de los costes de logística y de los problemas de calidad.

Compresores comerciales de Danfoss (Tianjin, China)

Esta planta fabrica compresores para neveras, aires acondicionado y otros productos. Con su sistema de trazabilidad digital, sus sensores inteligentes para facilitar la inspección visual y su sistema de monitorización automático ha conseguido mejorar el control de calidad, así como la productividad laboral en un 30%. De este modo, han disminuido las quejas de los clientes en un 57% en dos años.

Plata de Foxconn en Shenzhen (China)

Esta fábrica, que se especializa en componentes para smartphones y otros equipos electrónicos, cuenta con tecnología de inteligencia artificial y aprendizaje automático para automatizar los procesos de trabajo tanto en producción como en mantenimiento. Gracias a la monitorización en tiempo real se ha podido incrementar la eficiencia del centro en un 30%.

Fábrica de Rold en Cerro Maggiore (Italia)

Es la única pyme que aparece en este programa. Es un negocio, con 240 empleados, enfocado en fabricar mecanismos de bloqueo para lavadoras y lavavajillas. Su uso de las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial se centra en los relojes inteligentes y pizarras digitales para la creación rápida de prototipos. Esto les ha ayudado a mejorar su facturación entre un 7% y un 8%.

La planta de Sandvik Coromant em Gimo (Suecia)

Este productor de herramientas y soluciones de corte ha creado un hilo digital para aumentar la productividad de sus procesos de trabajo. Este desarrollo permite, por ejemplo, cambiar los patrones de diseño de forma automático, incluso durante los turnos la productividad laboral. Un ejemplo es su 'cambio sin contacto', que permite que los patrones de diseño se cambien automáticamente, incluso durante los turnos controlados en remoto.

Planta de gas de Saudi Aramco en Uthmaniyah (Arabia Saudí)

Se trata de una planta de procesamiento de gas del gigante en la que se han implementado soluciones de analítica avanzada e inteligencia artificial, así como se utilizan drones para la inspección de tuberías y maquinaria (lo que ha reducido los tiempos de inspección en un 90%). Asimismo, los trabajadores de esta fábrica usan cascos digitales que les ayudan a reducir el tiempo que necesitan para realizar inspecciones y reparaciones.

La planta de Tata Steel en IJmuiden (Países Bajos)

Con 9.000 empleados en plantilla, esta firma apuesta por poner a sus trabajadores “en primer lugar” y para ello ha creado una ‘academia’ de análisis avanzando para ayudarles a encontrar soluciones que mejoren la calidad y la fiabilidad de los procesos de producción.

El objetivo del programa

El reto de este programa es poner el foco sobre estas plantas para que “en lugar de permanecer dentro de los muros de las fábricas”, estos particulares ‘faros’ constituyan “un amplio sistema de innovación con empresas, gobiernos y sociedad civil”, destaca Helena Leurent, responsable de Shaping the Future of Production System Initiative en el WEF.

“La tecnología, implementada sabiamente en nuestro sistema de fabricación y producción, puede crear un mundo mejor y más limpio. Por ello, esperamos que esta red pueda ser una fuente de inspiración para ayudar a salir del estancamiento y ofrecer el máximo beneficio positivo para la sociedad “, puntualiza Leurent.