Agro    ALIMENTACIÓN

Este es el primer filete ‘carne cultivada’ (sin sacrificio animal)

La startup israelí Aleph Farms obtiene, a partir de células de vacas vivas, un bistec con la misma apariencia y textura que uno convencional

14 DIC. 2018
5 minutos
Los primeros filetes de ternera de Aleph Farms creados a partir de células cultivadas. / Aleph Farms

La ‘carne cultivada’ es imparable. Si esta industria emergente ya había conseguido crear hamburguesas y salchichas en el laboratorio, ahora acaba de alcanzar un hito aún mayor. La startup israelí Aleph Farms, una de las más avanzadas en la materia, ha creado el primer bistec de ternera sin sacrificio animal.

Es fino y se puede cocinar en un minuto. A simple vista (tal y como se ve en el vídeo publicado por la empresa), mantiene la apariencia, la forma y la textura que un filete convencional. ¿Y el olor y el sabor? Según sus creadores, también se han conseguido.

Este producto sirve como demostración de las posibilidades de la carne cultivada, que está produciendo una gran expectación por sus beneficios éticos y medioambientales. Incluso en España, la startup Biotech Foods está desarrollando su propia tecnología para conseguir esta carne a partir de células.

Ahora, Aleph Farms ha demostrado que es posible obtener una textura y estructura del tejido y el músculo de un bistec de ternera, además de la forma, “estableciendo un nuevo referente en la tecnología”, según afirma en comunicado de prensa.

Y todo ello sin tener que sacrificar ni un solo animal. Sin consumir tierra, agua, pienso, antibióticos o cualquier otro recurso habitual en la ganadería tal y como la conocíamos hasta ahora.

Este tipo de carne, como su nombre indica, crece a partir de unas pocas células de un animal vivo que, según Aleph Farms, “se extraen sin provocarle dolor”. Después, estas células se nutren y crecen en el laboratorio hasta producir una masa compleja que replica el tejido muscular del animal.

“Estamos moldeando el futuro de la industria cárnica, literalmente”, dice el cofundador y CEO, Didier Toubia. “Hacer una hamburguesa o una salchicha con células cultivadas fuera del animal es suficientemente desafiante, pero imagine lo difícil que es creado un filete con sus músculos completos”. “En Aleph Farms, esto no es ciencia ficción”.

El ‘alma’ del proyecto reconoce que el bistec aún es “relativamente” fino, aunque remarca que es “un gran salto” en el recorrido de la tecnología.

Una de las grandes barreras de la producción de 'carne cultivada' ha sido dar con los diferentes tipos de células capaces de interactuar entre sí para generar la misma estructura que se formaría dentro del animal. El reto, dice la startup israelí, es encontrar los nutrientes adecuados y la combinación que permita crecer a esa mezcla de células de forma eficiente. En su caso, Aleph Farms ha superado esos obstáculos gracias a una plataforma de bioingeniería desarrollada en colaboración con Technion, el Instituto Tecnológico de Israel.

Otro de los frenos de la popularización de la carne cultiva son sus costes. La startup está implementando una combinación de seis tecnologías “únicas” que permiten reducir el gasto de la producción como son los reactores o los sistemas para nutrir las células, indica en el comunicado de prensa.

En concreto, este filete ha tardado entre dos y tres semanas en crecer con un coste de 50 dólares, tal y como desveló Toubia a Business Insider. En esta entrevista, el CEO también explica que el olor y el sabor del bistec es igual que el de uno convencional. “Era un poco duro, como la carne. Vimos y sentimos las fibras cuando lo cortamos con un cuchillo”.