Opinión    ÉTICA

Ética a Sophia

Juan Ignacio Rouyet
06 NOV. 2019
4 minutos

Tenemos un robot peregrinando por el mundo. Se llama Sophia y en su discurrir por el mundo nos quiere mostrar sus habilidades discursivas. Es un robot humanoide, quizá una robot (¿son como los ángeles, sin sexo?) basada en inteligencia artificial (IA) que deambula de país en país, de continente en continente, ofreciendo entrevistas y respondiendo, como puede y como sabe, a las preguntas de sus interlocutores. Podemos decir que es una maravillosa máquina parlante. Puede que no la primera.

En 1845 Joseph Faber presentó en Filadelfia a Euphonia, a la que denominó maravillosa máquina parlante. Consistía en una cabeza femenina de maniquí, dispuesta en un bastidor de madera. Mediante un conjunto de teclado y pedales, accionados por el propio Faber, se hacía pasar aire por una serie de lengüetas que reproducían la voz humana a través de la cabeza del maniquí. Era capaz de hablar en cualquier idioma europeo y de cantar el himno “Dios salve a la Reina”. Al igual que Sophia, respondía a las preguntas de su público como buenamente podía; si bien, en este caso, como buenamente podía Faber.

No podemos decir que Sophia y Euphonia sean lo mismo. Euphonia no estaba basada en IA, sino más bien en inteligencia natural. Sin embargo, Sophia y Euphonia tienen algo en común; algo que caracteriza a toda IA. Sabemos que cuando Euphonia respondía, en realidad era Faber quien respondía. Si la respuesta era acertada, el mérito era de Faber; si era una locura, peligraba más bien el propio Faber. En el caso de Sophia, ¿sabemos en realidad quién responde?

El sistema de reconocimiento de voz de Sophia está basado en tecnología de Alphabet, matriz de Google, su sistema de procesamiento verbal en CereProc, y su sistema de IA está diseñado por Hanson Robotics. Todo esto es correcto, pero no hemos respondido a la pregunta, ¿sabemos en realidad quien responde? La ética se fundamenta en la respuesta a esta pregunta.

Si hablamos de aplicar principios éticos a la IA, debemos poder responder a esta pregunta. Porque la ética se justifica por la existencia de un ser responsable, que actúa en un sentido u otro. La ética de Euphonia es la ética de Faber; ¿de quién es la ética de Sophia? La ética en la IA no es solo una cuestión tecnológica. Si hablamos de ética, hablamos de responsabilidad; y detrás de una IA ética hay un ser humano responsable.

Juan Ignacio Rouyet es presidente de We The Humans