Industria    Investigación

Flotas de barcos autónomos para revolucionar el transporte

Este medio de transporte sería una revolución para ciudades como Ámsterdam, Venecia o Bangkok, donde se convertirían en los futuros taxis acuáticos autónomos para transportar tanto personas como mercancias

30 MAY. 2018
3 minutos

Una flota de embarcaciones autónomas de gran maniobrabilidad y con un control preciso. Es una de las últimas investigaciones del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL) del MIT, que puede servir como modelo para unos futuros taxis acuáticos autónomos, sin conductor, que transporten tanto personas como mercancías de un lugar a otro. Es el próximo futuro para ciudades como Venecia, Ámsterdam o Bangkok con canales navegables.

Estos barcos cuentan con unos cascos rectangulares, de cuatro por dos metros, y están equipados con sensores, microcontroladores, GPS y otros accesorios, como sensores ambientales para monitorizar las aguas para obtener información sobre la salud urbana y humana. Además, podrían programarse para autoensamblarse en puentes flotantes, escenarios de conciertos, plataformas para mercados de alimentos y otras estructuras en una cuestión de horas, señalaron los investigadores a la prensa durante su presentación. 

Además, estas flotas de embarcaciones, que están fabricadas con hardware y materiales de bajo coste, también se pueden imprimir en 3D, lo que agilizaría y facilitaría la fabricación en masa de estos modelos de transporte.

Uno de los objetivos es aliviar la congestión en ciudades con canales navegables, ya que estas embarcaciones sin conductor podrían circular por la noche, sin depender de una jornada laboral, para realizar el transporte de mercancias, por ejemplo. 

"Imagínense cambiar algunos de los servicios de transporte que normalmente se llevan a cabo durante el día por carretera (entregas, gestión de basura, gestión de desechos), utilizando una flota de embarcaciones autónomas y por la vía acuática", lo que también reduciría la congestión del tráfico por carretera, señala la directora de CSAIL, Daniela Rus.

Este trabajo se ha realizado como parte del proyecto Roboat, una colaboración entre el MIT Senseable City Lab y el Instituto de Ámsterdam para Advanced Metropolitan Solutions (AMS). En 2016, como parte del proyecto, los investigadores probaron un prototipo que navegaba por los canales de la ciudad, avanzando, retrocediendo y navegando lateralmente a lo largo de un recorrido programado previamente.