Salud    LABORATORIO

Así consigue personalizar Henkel el champú: con ‘química digital’

¿Es una industria química que usa tecnología digital para revolucionar el automóvil, la belleza personal y la aviación? ¿O una tecnológica digital que usa la química? Lo averiguamos en su Lighthouse de Düsseldorf

14 JUN. 2018 - Düsseldorf (Alemania)
8 minutos
Lucile Bonnin, responsable del área de innovación de Henkel Beauty Care, durante la presentación. / INNOVADORES

Tintes de cabello, perfumes, lacas, detergentes, suavizantes, pegamentos… y 141 años de historia de innovación más que anquilosar, han catapultado a Henkel a abordar las nuevas tecnologías, internet de las cosas, las redes sociales, la Industria 4.0 y el big data. Tan espectaculares están siendo los resultados de sus innovaciones que más de uno se pregunta si es una industria química que ha adoptado las nuevas tecnologías o una tecnológica que se sirve de la química para innovar en la industria y el retail.

Henkel inició hace dos años una aceleración de la estrategia digital, capitaneada desde marzo del año pasado por Rahmyn Kress, que implementará hasta más allá del 2020. Convertir todo el grupo en un ecosistema innovador y avanzar en la transformación digital a través de la colaboración con sus socios, colaboradores, una amplia red de mentores y las universidades son los objetivos de la unidad operativa Henkelx.

Entrar en la Lighthouse de Düsseldorf es zambullirse en internet de las cosas. Un auditorio futurista que abre sus puertas al ecosistema del cabello, al SalonLab, el salón de belleza de la realidad aumentada. Tres piezas fundamentales, conectadas entre sí, para personalizar un champú: primero, un dispositivo dotado de sensores que analiza el cabello en diversos tramos -dos si es corto, tres si se trata de una melena- y envía los resultados a una tableta, donde un programa de análisis de datos da como resultado una combinación de elementos con los componentes más adecuados para reparar o resaltar nuestro cabello.

El salón de belleza personalizado ya ha tomado forma

El customizador, una columna de diseño sobrio y minimalista, acabada en una circunferencia vacía completa, elabora la mezcla que lleva el nombre y el código único del cliente para próximas ocasiones. El salón de belleza personalizado ya ha tomado forma y, según Nils Daecke, CVP Digital Marketing Internacional de Beauty Care, "a finales de este año lo veremos implementado en grandes ciudades del mundo y, el próximo, ya estará generalizado".

Se trata de la última innovación de Beauty Care, premiada en el CES Innovation Awards Program de Las Vegas de este año, una de las tres divisiones de Henkel, a la que dedica el 18% de su negocio. Laundry & Home Care, con el 33%, y Adhesive Techologies, con el 47%, completan los tres ámbitos a los que sirve la multinacional, que dedica un 40% de la facturación anual a I+D.

Henkel, con sede en Düsseldorf, emplea a 53.000 personas en el mundo, de 120 nacionalidades diferentes, de los que 2.500 están dedicados exclusivamente a la investigación y la innovación.

El big data, miles de datos recopilados que sirven a Henkel para ubicar los elementos y el personal en una factoría para que la producción sea más eficiente y el entorno más seguro. "Ayudamos a nuestros socios y clientes a mejorar su cadena productiva y, muchas veces, a solucionar un problema que ni ellos conocen. No solo los acompañamos; a menudo, los conducimos", asegura Michel Merget, director de cadena de suministro y operaciones de la multinacional. Actualmente sirven a 130.000 industrias y negocios, y poseen 22 centros de I+D.

La investigación en nuevos materiales que servirán de base para la nueva industria de la impresión en 3D, junto con los más impactantes adhesivos que desarrollan, forman la base más amplia de innovación de la compañía. Henkel investiga en sus laboratorios nuevos materiales hechos a medida según las necesidades de sus clientes, a quienes ofrece servicios integrales y conocimientos de equipos para impulsar la impresión en 3D.

Soluciones de alto impacto en industrias como la automovilística y la aeronáutica

La unidad de negocio Adhesive Technologies aúna esfuerzos realizando alianzas estratégicas para esta nueva tecnología, la guinda que coronará la Industria 4.0. Acrílicos fotopolimerizables, siliconas, epoxi, adhesivos de poliuretano y un sinfín de nuevos materiales destinados a proporcionar soluciones de alto impacto en todo tipo de industrias y especialmente en la automovilística y la aeronáutica.

También se trabaja en el coche del futuro, "del que por más que sea autónomo, lo más importante de él serán las baterías. En ellas está la gran innovación", alerta Michel Todd, director de innovación global del área de Adhesivos de Henkel. Explica que los automóviles tendrán integrados alrededor de 200 sensores que enviarán información a un ordenador central sobre cualquiera de sus elementos esenciales. "El coche del futuro alojará alrededor de 6 kilómetros de cables eléctricos que conectarán todos estos sensores. Los transmisores serán ya pasado y el mundo de las cuatro ruedas cambiará". Henkel también está ahí.

La aceleración de la estrategia digital no olvida el consumidor y las redes sociales. Acuerdos y patrocinios con reconocidos influencers, sincronización de anuncios en TV y móviles, contacto directo e instantáneo con el cliente, aplicaciones móviles que utilizan la realidad aumentada.. big data para incrementar su presencia en el mundo online y estimular las ventas. Sin duda el ADN innovador nunca ha abandonado a Henkel.

Un adhesivo que engancha Fabricante de Loctite, producto del que se han vendido más de 3.000 millones de unidades desde el inicio de su fabricación, la alemana Henkel ha desarrollado ahora los nuevos adhesivos industriales ABS destinados a la producción de piezas en impresión 3D, que enganchan capa por capa cualquier tipo de material, con una fiabilidad máxima.