TIC    SMARTPHONES

Huawei lo apuesta todo a la fotografía con sus nuevos smartphones

La firma china presenta su nueva gama de móviles: los P30, que permiten hacer fotos totalmente nítidas... a oscuras y con capacidades que incluso superan a las cámaras profesionales

26 MAR. 2019 - París (Francia)
7 minutos

En la era de los selfies, los influencers e Instagram, la fotografía es la nueva gran arma de las compañías de telefónos móviles. Bien lo sabe Huawei, que hoy en París ha reunido a 3.000 personas en una impresionante miscelánea compuesta por periodistas, clientes, instagrammers, youtubers, bloggers y toda clase de perfiles sociales que acumulan decenas de millones de seguidores en redes sociales para enseñar al mundo su último lanzamiento: la gama P30.

Esta nueva familia de terminales viene a sustituir a los P20 que se presentaron hace un año en la misma ciudad. Los nuevos miembros son P30 y P30 Pro, en orden creciente de precio y prestaciones. Lo que todos tienen en común es que ambos abren una nueva era en la fotografía que viaja en nuestros bolsillos. Si hasta la fecha, en las presentaciones de la compañía china lo habitual era comparar los atributos de sus ‘smartphones’ con los de Apple y Samsung, hoy en París ha ido un paso más allá: las comparativas han llegado a una marca tan prestigiosa de fotografía como Canon. Y es que la ISO (el término fotográfico para referirse a la capacidad que tiene el sensor de una cámara para captar la luz) de una Canon 5G es de 1024000 y la de un iPhone Xs Max de 6.400… la del P30 llega a 204800 (más del doble) y la del P30 Pro a 409600. Los cálculos son claros y la apuesta también: Huawei quiere hacer la calidad fotográfica su gran baza comercial.

¿En qué se traduce esto? Las fotos a oscuras (a oscuras de verdad) son ahora una realidad para la nueva generación de Huawei sin necesidad de trípodes para estabilizar ni de ser un profesional de la fotografía. La fuerte inversión de la compañía china en potenciar la cámara (las cámaras, en realidad, porque el P30 tiene tres sensores y el P30 Pro cuatro de hasta 40 megapíxeles y la cámara delantera, la de los 'selfies', llega hasta los 32) permiten hacer fotos a contraluz completamente nítidas, dar más luz de la que uno mismo ve con sus ojos sin flash, utilizar un zoom de diez aumentos e incluso reflejar el efecto “sedoso” de la caída del agua sin necesidad de estabilizadores.

 

 

 

Además, como novedad inaugura un modo dual para que se pueda ver en pantalla pero también grabar en tiempo real lo que se ve por la cámara trasera y por la cámara delantera. La utilidad está inspirada en el uso que se puede hacer de cámaras de acción como las Go Pro, para que a través del móvil los usuarios puedan grabarse, por ejemplo, practicando deportes: viendo así las sensaciones de usuario y lo que este observa mientras tanto con sus ojos.

Móvil como llave y otras tecnologías

Una de las novedades de los terminales de Huawei es que si ya gastábamos el teléfono para todo... ahora también puede ser la llave del coche. Al menos, la de los 7 modelos de Audi con lo que han trabajado para permitir que su móvil funcione como la herramienta que abre las puertas del coche. Aprovechando la tecnología de comunicación de campo cercano (NFC), los usuarios simplemente sostienen su teléfono inteligente  cerca del tirador de la puerta del conductor para bloquear y desbloquear su automóvil. También es posible arrancar el motor colocando el dispositivo en la phone box del coche, que también está equipada con una antena NFC.

La presencia cada vez mayor de la biometría en los terminales móviles también se confirma. Así, el P30 Pro incorpora un sensor de huellas debajo de la pantalla, para permitir la autenticación del usuario tanto para acceder al terminal como para utilizar aplicaciones de terceros.

El terminal también apuesta por la carga inversa que ya presentó en la generación anterior de móviles y en la superficie trasera del teléfono se puede colocar cualquier objetio para hacer un trasvase de batería. Baterías, por cierto, que siguen ampliando sus capacidades para soportar un nivel de procesamiento cada vez mayor.