I + D    Aeroespacial

Los ‘jardineros espaciales’ españoles logran billete para las misiones chinas

Podrán trabajar en construir futuros vehículos de exploración espacial o proyectos de astrobiología, entre otros, gracias al Green Moon Project 

17 SEP. 2019
5 minutos

Hace tan solo unos meses China sorprendía alunizando por primera vez en la cara oculta de la Luna. Con esta misión, el gigante asiático se consolidaba en la actual carrera espacial. Y ahora, gracias al acuerdo entre Green Moon Project y el Centro de Exploración Espacial del Ministerio de Educación de la Universidad de Chongqing en China, los científicos e ingenieros españoles podrán participar en las futuras misiones espaciales de China.

Los campos en los que se trabajará conjuntamente serán investigación en astrobiología y ecosistema terrestre; desarrollo de la tecnología de la ciencia espacial; la exploración del espacio profundo, así como la ingeniería y la técnica para diseñar y construir los futuros vehículos de exploración espacial para inspeccionar.

“China es una gran potencia con una clara visión de futuro en materia aeroespacial; un futuro de colaboración espacial con ellos puede ser muy positivo para todos”, comenta José María Ortega Hernández, ingeniero Aeronáutico y Mecánico, responsable de Green Moon Project y coordinador principal de esta colaboración.  Así, este mes de septiembre se firmó una declaración de intenciones para articular toda esta colaboración internacional en materia astrobiológica y aeroespacial.

Este programa surgió hace tres años de la curiosidad de unos malagueños que querían ver cómo iba a ser la germinación de una semilla y posterior crecimiento del tallo de la planta bajo los efectos de la gravedad lunar. “El equipo de Green Moon Project esperaba que a igual intervalo temporal, la planta en la Luna creciese mucho más rápido que en la Tierra debido a que la gravedad allí es seis veces menor que la terrestre. Esto era lo que queríamos experimentar”, explica Ortega Hernández.

Por ello, se presentaron a la competición organizada por Team Indus dentro de la Google Lunar X Prize con su propia cápsula, un germinador lunar robótico. Era un equipo multidisciplinar de clara componente astrobiológica integrado por dos ingenieros y un biólogo, que fue seleccionado como único equipo español que llegó a la clasificación internacional de 15 proyectos finalistas en Bangalore (India) en marzo de 2017. Desde entonces, este proyecto ha evolucionado y hoy es una plataforma integrada por múltiples investigadores españoles capaces de dar una respuesta consistente en materia astrobiológica y espacial. 

Este acuerdo ”simboliza el primer paso para establecer una asociación entre los equipos multidisciplinares de científicos e ingenieros chinos y españoles para la futura exploración espacial y el desarrollo de ecosistemas espaciales", destaca el investigador español.

El pasado mes de enero saltó al mundo la noticia de que China había conseguido plantar la primera planta en la Luna y debido a la similitud con la cápsula que Green Moon Project había desarrollado y presentado en India y que también lograba germinar una planta en la superficie lunar, el líder del proyecto, José María Ortega Hernández, se puso en contacto con el equipo chino. Desde entonces se han ido sucediendo múltiples conversaciones hasta que este fue invitado a la Universidad de Chongqing (China). Allí pudo conocer la cápsula que realizó el experimento de la mini biosfera lunar, así como las instalaciones donde fue construida y a los investigadores responsables de ello. Se produjo un primer intercambio de información científica y tecnológica entre ambas partes.