Profesionales    I+D

Accenture se descentraliza y crece fuera de Madrid para captar talento

Abre un centro de tecnologías avanzadas en Alicante que ha logrado, entre otras cosas, que Meliá dispare la puntuación de un hotel tras entrenar a sus responsables de limpieza con realidad virtual

03 JUL. 2019
8 minutos
El presidente de Accenture para España, Portugal e Israel, Juan Pedro Moreno. / M. H.

Formación, conexiones y buen tiempo. Son tres de las claves por las que Accenture ha escogido Alicante para implantar su nuevo centro de tecnologías avanzadas, ATC. El presidente de la compañía para España, Portugal e Israel, Juan Pedro Moreno, destaca esas razones para presentar a la prensa el espacio donde trabajarán en el desarrollo de inteligencia artificial, blockchain y realidad extendida.

“No hemos venido de manera casual ni porque haga buen tiempo ni porque se coma buen arroz, aunque son grandes cualidades”, explica Moreno. En la elección de Alicante pesan otros factores. “Pensamos que reúne las condiciones ideales para el negocio que queremos hacer”, asegura. Entre ellas, que “permite una muy buena conectividad con el resto de Europa y España”. Si con la capital enlaza a través de la alta velocidad; con el continente, “se puede viajar de manera más barata que en Madrid”.

Y el negocio que se hará en este ATC no está dedicado solo a las empresas locales: “Estos centros de negocio cubren el mundo entero, así que nuestros clientes europeos quieren ver sus proyectos y sus centros”. De hecho, durante las demostraciones en vivo de las diferentes tecnologías que ya están investigando sus trabajadores, una muestra el uso de inteligencia artificial para controlar una minería en Estados Unidos. “Todos nuestros ATC están conectados”, destacan los responsables.

La otra pata en la que apoyarse para construir el proyecto es que, “además de turismo, Alicante tiene universidades y escuelas estupendas alineadas a lo que necesitamos”. Moreno recalca la importancia de alimentarse del talento que surge de estas instituciones para poder crecer. Y piensan implicarse en ese crecimiento: “Las metemos en nuestro ecosistema”.

Por ello tienen acuerdos con la Universidad Miguel Hernández de Elche y avanza que lo tendrán con la de Alicante como ya los tiene también con varios centros de Formación Profesional. Con ellos “se educará talento para las capacidades que necesitamos y así alimentar un centro que aspira a tener mil personas trabajando. Y que así encuentren los jóvenes trabajo bien remunerado en su propia ciudad”.

Esta última no es una declaración anecdótica o para simplemente presumir de creación de empleo. Tras la visita, los responsables de la compañía destacan la voluntad de la multinacional de diversificar su localización. De esta forma pretenden reducir la tasa de rotación de sus empleados que solía estar entre el 10 y el 12%. Con un aumento reciente al 20%, sabían que se trataba de un problema que atajar.

Nuevas implantaciones como las de Alicante fomentan los puestos de trabajo fijos de los que Moreno recalca que están orgullosos de crear. Y también, apuntan, de esa forma se ayuda a mantener el talento que se ha formado dentro de la casa. Los responsables señalan que en ciudades como Madrid y Barcelona, la competencia por el mercado laboral es muy alta en estos momentos. Con la línea de ATC ya abiertos y que piensan ir implantando en otras ciudades españolas consiguen ofrecer una alternativa. De hecho, comentan que en las dos grandes capitales muchos talentos también provienen de fuera, con lo que estos centros pueden ofrecerles ese trabajo más cerca de su origen.

Meliá usa la realidad virtual para enseñar a limpiar

Entre los nuevos avances presentados en el centro de Alicante está el uso de realidad extendida. Uno de los aspectos que Mercedes Oblanca, directora del área de Tecnología, resalta es que con ella se acerca su uso a quienes no están habituados a trabajar con ella. El ejemplo más claro viene mediante la cadena hotelera Meliá. En una prueba piloto que han desarrollado en Madrid han enseñado a las personas encargadas de la limpieza cómo hacer su trabajo mediante este sistema creado por Accenture.

En él se delimita una zona despejada en la que se sitúan un par de postes que escanean el espacio. Una vez marcado, el usuario se pone las gafas de realidad virtual para manejarse en un entorno que reproduce el que el cliente busca. En este caso, es una habitación de hotel donde se le van indicando las diferentes tareas. La idea es que así se prepara por anticipado al entorno que luego abordará en el día a día.

El gran logro es que con esta prueba piloto han conseguido que los trabajadores implicados rindan más. Las primeras encuestas hechas por parte de la cadena a los empleados mostraron que estaban muy satisfechos con esa aplicación. Y eso ya sería de por sí destacable, comentan en Accenture, pero es que además han conseguido otra mejora. Los clientes que han estado acudiendo durante el tiempo de la prueba piloto a este hotel en Madrid han mejorado significativamente su valoración. Las encuestas de satisfacción, habituales en los hoteles, les sirven para evaluar la opinión de los clientes. Un aspecto clave cuando en el mercado se valora ya más la puntuación obtenida en sitios como Booking o Tripadvisor que el número de estrellas.

Gracias al sistema de realidad extendida que han creado, la satisfacción se extendió de los trabajadores a los clientes. Y con eso, recalcan desde Accenture, el hotel pasó de estar en la lista interna de hoteles del grupo de la décimo séptima posición a la primera. Un salto conseguido en apenas un trimestre. Ahora, el objetivo de Meliá es empezar a aplicarlo en otros hoteles de su cadena. Y para Accenture, conseguir que otras empresas se animen a aplicar soluciones tecnológicas en campos en los que no están habituados a tratarlo.