Industria    MOTOR

La española Ficosa diseña la nueva era de los retrovisores sin espejo para Audi

El nuevo modelo de Audi incorporará este sistema, compuesto por cámaras integradas en los laterales del chasis del automóvil y dos pantallas táctiles situadas en la parte interior de las puertas

28 SEP. 2018
3 minutos
Así serían los espejos virtuales que utilizará Audi. / INNOVADORES

La española Ficosa ha producido para Audi el primer retrovisor digital que saldrá al mercado en Europa y que permite sustituir los espejos tradicionales ofreciendo más seguridad y nuevas aplicaciones. Este retrovisor, conocido como Camara Monitoring System (CMS), estará en el mercado a finales de este año equipado en el modelo e-tron de Audi, según ha señalado Ficosa en un comunicado.

La compañía, que fabrica sistemas de visión, seguridad y comunicación avanzados para la automoción, ha desarrollado este sistema, compuesto por cámaras integradas en los laterales del chasis del automóvil y dos pantallas táctiles situadas en la parte interior de las puertas. Las cámaras transmiten la imagen con muy baja latencia a las dos pantallas táctiles de 7 pulgadas ubicadas en el interior vehículo y que hacen que los usuarios puedan ajustar manualmente estos sistemas de visión.

Esta solución permite también al conductor ampliar el campo de visión, eliminar el ángulo muerto y ofrece una mejor visión nocturna, entre otras ventajas. El sistema también incorpora además funciones avanzadas que harán posible que se advierta al conductor de la proximidad de otros vehículos antes de los adelantamientos.

El consejero delegado de Ficosa, Javier Pujol, ha destacado que la compañía será la primera en lanzar al mercado europeo este retrovisor digital. "Es un honor para Ficosa que Audi, uno de los fabricantes de automóviles más reconocidos del mundo, haya confiado en nuestra experiencia en visión para desarrollar y producir esta solución", ha apuntado.

El retrovisor digital ha sido desarrollado por la unidad de negocio de ADAS de Ficosa y se fabrica en el Centro Tecnológico de Viladecavalls (Barcelona, España) mientras que los soportes que sujetan las cámaras en el exterior del vehículo se han producido en la planta de Ficosa en Wolfenbüttel (Alemania).