Salud    Neurotecnología

La neurorrehabilitación llega a casa del paciente de la mano de Bitbrain

La española desarrolla un nuevo dispositivo neurotecnológico para que el paciente pueda hacer sus propias terapias motoras y cognitivas

26 SEP. 2018
8 minutos

Cada año se producen medio millón de lesiones de médula espinal en el mundo y más de cinco millones de personas quedan permanentemente discapacitadas después de un accidente cardiovascular. Son cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que han empujado a la española Bitbrain a desarrollar un dispositivo que va a revolucionar la neurorrehabilitación al permitir al paciente hacer estas terapias en su casa.

El Minimal EEG-Central es un dispositivo “cómodo y fácil de usar en cualquier sitio sin renunciar a la fiabilidad”. Tras tres años de investigación en el marco del proyecto internacional MoreGrasp, la compañía ha desarrollado esta neurotecnología que supone “un paso de gigante en el avance de las terapias de neurorrehabilitación motora o cognitiva”.

Con este nuevo equipo de monitorización cerebral “se consigue, por primera vez en el mundo, trasladar al hogar del paciente muchos tipos de terapia en clínica, a día de hoy, restringidas al entorno hospitalario, reduciendo considerablemente los costes e integrándose de una forma natural en su vida cotidiana”.

El dispositivo es una neurotecnología de lectura de la actividad cerebral basada en sensores secos que no necesitan aplicar sustancias conductoras para su correcto funcionamiento. Con una estética tecnológica alejada de los típicos instrumentos médicos, se conecta a tecnologías móviles o tabletas para la supervisión de los profesionales médicos.

Además, el diseño y la ergonomía de este nuevo dispositivo “evitan el rechazo físico y psicológico que generaban, hasta ahora, los tradicionales gorros de EEG o los invasivos implantes”. Para Bitbrain, esto es “un factor decisivo en el desarrollo de las terapias de estos pacientes que en muchos casos se sienten estigmatizados”.

Se coloca con un simple gesto sobre nuestra cabeza y, tras un breve ajuste de los sensores, proporciona una lectura fiable de la actividad cerebral de la corteza sensorimotora, clave en la neurorrehabilitación de muchas patologías motoras como la lesión medular o el infarto cerebral, o en la neurorrehabilitación cognitiva de muchas patologías mentales como la depresión o la demencia. Esta facilidad de uso permite al propio paciente o a un familiar, en el caso de personas con problemas de movilidad, colocar el dispositivo en tan solo unos minutos sin necesidad de experiencia previa ni la asistencia de personal sanitario.

Patrik Fritzer es una de las personas con lesión medular que ha usado esta neurotecnología: "Me gusta el diseño, es increíble. Usarlo es muy sencillo, incluso puedo ponérmelo diariamente con la ayuda de mi cuidador. Es muy cómodo y no ejerce presión, evitando el dolor incluso durante períodos de tiempo prolongados. Lo mejor de todo es que puedo usarlo para controlar el movimiento de mi mano otra vez".

Hasta la fecha, la gran mayoría de tecnologías fiables de medición de la actividad cerebral son tipo gorro de ducha y necesitan aplicar geles conductores para su funcionamiento. Además, tienen un tiempo de puesta a punto demasiado largo para ser prácticos y su estética supone un gran estigma emocional resultando, además, incómodas para el paciente y de muy difícil manipulación por personal no técnico.

En este sentido, el neurocientífico Ander Ramos, director del Laboratorio de Neurotecnología de Tecnalia y de Neuroprotésica de la Universidad de Tubingen en Alemania, señala la importancia de este dispositivo en contextos médicos: “Esta novedosa y cómoda neurotecnología es un tremendo avance para integrar estos dispositivos en la vida cotidiana del paciente, abriendo por primera vez la puerta a trasladar muchas terapias de neurorehabilitación a casa. Este sistema supone un avance muy importante para la neuroteconología en general y la rehabilitación en particular.”

Proyecto europeo MoreGrasp Este dispositivo surge tras la participación de Bitbrain en este proyecto europeo, que, desde 2015, ha trabajado para desarrollar una neuroprótesis de rehabilitación motora de miembro superior para lesionados medulares, capaz de ser usada en casa con la asistencia de familiares o personal no técnico. Esta neuroprótesis está permitiendo que tetrapléjicos, utilizando únicamente su pensamiento, puedan realizar movimientos cotidianos con las manos tales como agarrar un vaso para beber agua o lavarse los dientes, incrementando así su autonomía y calidad de vida.
Aplicaciones en otras industrias La automoción, la educación o el entretenimiento podrían empezar a trabajar con el nuevo equipo de Bitbrain para desarrollar aplicaciones relacionadas con la mejora de los procesos formativos o aumentar la interacción con los sistemas de realidad virtual o videojuegos. Por ejemplo, Nissan este año ha presentado la tecnología Brain-to-Vehicle (B2V), que conecta el cerebro del conductor al vehículo, con el objetivo de, más que sustituir al conductor con un piloto automático, tener acceso a sus intenciones entre 0,2 y 0,8 segundos antes de que las ejecute para así anticiparse y conseguir una conducción personalizada, más cómoda y segura.