Actualidad    ORACLE OPENWORLD 2018

Larry Ellison (Oracle) abre la senda de la segunda generación cloud con ataques continuos a Amazon

Oracle anuncia la segunda generación de su propuesta cloud con una "reinvención de la infraestructura y software" para proteger mejor la información de los usuarios, "en riesgo en los modelos clásicos" tanto de cara al proveedor del servicio como al resto de clientes que comparten el sistema

23 OCT. 2018 - San Francisco (EEUU)
7 minutos
Larry Ellison, presidente y CTO de Oracle, durante el OpenWorld 2018 / ALBERTO IGLESIAS

San Francisco está estos días menos soleado de lo habitual, pero eso no le resta brillo al Oracle OpenWorld, la cita de referencia de la multinacional roja que congrega a 60.000 personas en este polo de la innovación llamado Silicon Valley. Un evento de referencia, que en INNOVADORES cubrimos en exclusiva por segundo año consecutivo, por varios motivos.

Primero, porque esta firma está detrás de la inmensa mayoría de bases de datos que usamos en nuestro día a día. Segundo, porque las declaraciones de Larry Ellison (fundador y actual presidente-CTO) nunca dejan a nadie indiferente, especialmente a sus competidores. Y tercero, porque es muy relevante observar la evolución de esta compañía anclada en su modelo de licencias de BBDD hacia nuevos entornos donde predominan la nube o la inteligencia artificial.

En ese sentido, Ellison ha anunciado la llegada de la segunda generación de su propuesta cloud, en la que cobra una importancia magistral la redefinición de los fundamentos del hardware y el software que está detrás de este paradigma. ¿La razón que esgrime el directivo? La seguridad y la privacidad.

"En la primera generación cloud se utilizaban chips comunes de Intel, con varios clientes compartiendo una máquina y con la posibilidad de acceder al código de control del sistema cloud. Si un cliente es inteligente, puede entrar en la consola de control, moverse entre los distintos entornos y manipular todos los parámetros", ha explicado Larry Ellison, con dardo incluido a sus rivales: "Amazon Web Services puede ver tus datos. El resto de clientes puede ver tus datos. Y cualquiera puede robarlos; es un problema clásico con los modelos en la nube".

La propuesta de Oracle pasa por separar las redes y establecer consolas de control cloud dedicadas, con las que nadie (ni tan siquiera el propio proveedor) puede acceder a lo que sucede en el interior de cada máquina. Y, en el otro polo, ninguno de los clientes puede acceder al código de control de Oracle. "Nosotros no confiamos en vosotros (los clientes), bueno, no confíamos en todos vosotros", resume un Ellison que estaba hoy más bromista de lo habitual. "Así podemos asegurar seguridad de extremo a extremo, desde el perímetro hasta el corazón de la infraestructura".

"Ciberdefensas estilo Star Wars", como la ha definido el propio directivo -ataviado como siempre con su camiseta negra, vaqueros y americana-, incluye también mejoras en la encriptación de la información, herramientas de machine learning para la monitorización de la infraestructura cloud, gestión de accesos y protección en el extremo antes ataques DDoS, DNS o WAF. "Barreras impenetrables que protegen los sistemas del exterior y también de cualquier otro usuario de la propia nube", sentenció Ellison.

Todo ello con el sustento detrás de una arquitectura unificada y segura para todos los sistemas cloud, la cual se basa a su vez en una nueva infraestructura dedicada de sus máquinas Exadata y en la base de datos autónoma que Oracle anunció el pasado año en esta misma cita. "Hace poco leía un artículo que decía que 'OK, Oracle ha hecho una base de datos autónoma, pero Amazon está haciendo una semiautónoma'. Con las BBDD pasa lo mismo que con los coches semiautónomos: te subes, conduces y mueres", lanzó en un nuevo dardo Larry Ellison. "Amazon está unos diez años por detrás nuestra en bases de datos. Ni siquiera pueden hacer transacciones y reporting con una misma BBDD. Básicamente lo que han hecho ha sido coger un MySQL, cambiarle el nombre y hacer que no sea de código abierto".

Carrera contrarreloj
El empeño de Oracle por la nube (y sus constantes ataques a Amazon Web Services) cobran todo el sentido del mundo si uno atiende a dos fenómenos en paralelo. Por un lado, su cuota de mercado sigue siendo residual frente a los tres grandes players del sector (AWS, Microsoft y Google), incluso siendo superada por IBM o Salesforce. Por otro lado, Oracle está en pleno proceso de transformación de un muy lucrativo negocio basado en las licencias (con márgenes de beneficios que superaban fácilmente el 50%) a un modelo de cloud donde el volumen se antoja fundamental. Una reconversión que no está siendo sencilla y que la propia compañía ha camuflado en sus dos últimas cuentas de resultados (combinando los datos de diferentes unidades de negocio de modo que es imposible conocer el número de clientes cloud de la firma en comparación con los clientes tradicionales).