Las `fintech` presentan su propuesta para desregular el sector

La AEFI insiste en la necesidad de crear un 'sandbox' o campo de pruebas regulatorio para que las empresas españolas accedan con más facilidades al sector

Nerea Castro
08 MAR. 2018
4 minutos
La CNMV tendrá que determinar las condiciones del 'sandbox' que se aplique a las fintech. / CNMV

Las fintech quieren su propio campo de pruebas par testear sus productos sin las fuertes regulaciones que afrontan las grandes entidades bancarias. Es una demanda que ha abanderado AEFI, la Asociación Española de Fintech e Insurtech, desde su constitución y que este 2018 promete sonar más fuerte que nunca. Hace pocos meses que la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el organismo al que compete la regulación en esta área, se mostró proclive a crear un 'sandbox' (el término anglosajón con el que se conoce en el universo fintech a estos “campos de pruebas" donde las compañías financieras de corte tecnológico puedan operar mientras alcanzan los requisitos de obtención de una licencia ordinaria de forma gradual). Y ahora, para animar el debate, la AEFI ha presentado la que sería su propia propuesta para de sandbox para los legisladores.

Para la implementación de un 'sandbox' regulatorio en España, AEFI sugiere la aprobación de un Real Decreto-Ley, la creación de uno o varios reglamentos de desarrollo y la atribución de facutades expresas a los reguladores y supervisores de cada ámbito para la concesión de licencias.

“Como primer paso, sería necesario la exención a las entidades que vayan a beneficiarse de una licencia 'sandbox' del cumplimiento de la normativa actual sobre sector bancario, asegurador y mercado de valores que pudiera afectarles. Dicha norma fijaría, además, los requisitos de entrada al Sandbox. Es decir que las entidades que se beneficien del banco de pruebas demuestren su naturaleza innovadora y así se incentive la competencia en el mercado, aportando con ello beneficios tangibles para los consumidores y usuarios”, señalan desde la entidad.

“Un entorno de pruebas controlado, ayudaría a aligerar la carga burocrática, incentivar la innovación y la competencia, a la vez que proporciona seguridad jurídica a las fintech y a sus clientes”, asegura el presidente de la institución, Rodrigo García de la Cruz.  Precisamente el “complejo sistema burocrático” es para él uno de los primeros obstáculos a los que se enfrentan las empresas que quieren trabajar en este sector que, según las cifras de la entidad, aglutina a más de 300 empresas en la actualidad.

Desde la entidad aseguran que la implantación de un sistema como el que ya poseen en Inglaterra supondría, entre otros beneficios, la reducción de costes y tiempo de lanzamiento al mercado de los productos financieros innovadores y pondría a España en el circuito internacional de inversiones en tecnología. Asimismo, destacan la oportunidad que supondría aprovechar este estadio de desregulación para que más empresas de más países pertenecientes a la Unión Europeo que no cuenten con un marco legislativo similar quieran implantarse en España.