Los 'héroes' de la Industria 4.0 exigen formación

"Ser una compañía de 104 años no es garantía de nada". El director de fabricación de Ford España, Dionisio Campos, reconoce que "nos enfrentamos a un proceso de cambio". Y advierte: "No existe una receta mágica para la Industria 4.0".

Innovadores
02 MAR. 2018
4 minutos

A su entender, la implementación de la tecnología en la manufactura nacional ya no es una opción, sino una "obligación" para todas las empresas que quieran sobrevivir a esta nueva era digital. "Si no la integramos, nos va a desplazar", advertía durante su participación en el Congreso de Tecnologías Emergentes para Ecosistemas 4.0. Campos es una de las 'rara avis' españolas que no sólo evangeliza sobre las bondades de la digitalización industrial, sino que sirve de referente para otras empresas. Pablo Oliete, socio fundador de FOM, llama a este perfil de profesionales "héroes" y defiende su "maridaje" con los "listos", los desarrolladores de tecnologías emergentes. Sólo así, señala, "la Industria 4.0 será expansiva en España".

Pero para que esta unión sea exitosa, antes quedan un par de tareas pendientes por solucionar. Por un lado, dice Oliete, hace falta dar visibilidad a los "listos". "En España tenemos una cantera muy buena, pero está muy tapada", expone. El problema es que estos perfiles "no son capaces de posicionarse socialmente en los mercados y darse a conocer a las empresas industriales". Esta incapacidad les obliga a salir de España en busca de oportunidades en otros países que sí ponen en valor a los desarrolladores tecnológicos. 

Al otro lado de la ecuación se encuentran los "héroes" de la Industria 4.0. Estas personas con la visión y la capacidad para emprender este tipo de proyectos de digitalización en la empresa tradicional española reclaman con urgencia formación. Durante esta cruzada, tienen que tomar decisiones arriesgadas y, para dar con las soluciones más eficientes y adaptadas a sus necesidades, necesitan información sobre todas las opciones del mercado. Estos directivos necesitan dominar entornos más complejos y abstractos, con oportunidades ilimitadas para quien sea capaz de dominarlos.

El director general de Confectionary Holding Group, Andrés Cortijos, es uno de estos héroes. Pudo haberse engañado y mirar hacia otro lado, pero optó por asumir el reto y reconocer que su empresa, con marcas como El Lobo, trabaja en "entornos de incertidumbre y altísima competitividad". Para trabajar en este escenario de complejidad, el directivo ha apostado por el Good Data. "El Big Data es muy genérico", apunta. Su compañía ha optado por definir cuáles son los datos preferentes para una efectiva toma de decisiones en cada nivel de la organización. "Muchas veces tendemos a diseñar sistemas de captura de datos sin haber priorizado el objetivo", destaca.