Industria    AERONÁUTICA

Más allá del dron: volar a 3.000 metros sin piloto

La española Aertec ha desarrollado un sistema capaz de aterrizar y despegar de forma autónoma y que viaja hasta 12 horas

16 OCT. 2018
6 minutos
Pruebas de aterrizaje y despegue autónomo del TARSIS 75 en la playa de Mazagón (Huelva). / INNOVADORES

Los drones se han convertido en elementos más o menos habituales en nuestro cielo. Si hace cinco años parecían productos de alta ingeniería, ahora se comercializan a precios asequibles en cualquier tienda de electrodomésticos para tareas tan poco sofisticadas como tomarse fotos o vídeos y subirlos después a las redes sociales. Sin embargo, estos vehículos no tripulados tienen un freno: como si de coches teledirigidos se tratase, no pueden ir más allá de dónde alcance nuestra vista para controlarlos. ¿Qué sucede entonces si queremos utilizar las ventajas de que no haya ninguna persona en el interior de un avión para tareas más complejas y alejadas de la zona de control como la gestión del tráfico, los seguimientos policiales o el control de incendios?

La empresa malagueña Aertec tiene parte de la solución gracias a uno de sus últimos desarrollos: una serie de sistemas aéreos remotamente tripulados (GRPAS) que cargan entre 25 y 75 kilos, capaces de volar entre siete y 12 horas seguidas a más de 150 kilómetros de distancia y a 3.000 metros de altura y que, además, pueden despegar y aterrizar de forma totalmente autónoma.

"La legislación es el principal freno para estos desarrollos"

"Hace una década ya detectamos una oportunidad de mercado entre los drones comunes, que tienen capacidades de vuelo y carga limitadas y están equipados con sensores muy simples, y los aviones que vemos en las películas capaces de cargar con armamento y recorrer largas distancias", explica Pedro Pablo Sánchez, responsable de innovación en esta empresa especializada en sistemas aeroespaciales y de defensa. 

Antes de desarrollar estos vehículos, denominados Tarsis, Aertec llevaba ya años siendo proveedor preferente del gigante de la aviación Airbus en servicios de ingeniería y en proyectos y programas de gestión de servicios en el sector de la defensa. Aunque no especifican trabajos concretos, han sido partners de innovación de la compañía  en España, Reino Unido y Alemania. Y este trabajo conjunto les ha permitido acumular un know how que les ha llevado desarrollar su gama de aviones no tripulados Tarsis 25 y Tarsis 75, que presentan como los únicos sistemas de estas características desarrollados en España o por una empresa española. 

Los Tarsis están fabricados con fibra de carbono, lo que reduce su peso. Su utilización se circunscribe a aplicaciones militares y de defensa, pero también sirven para usos civiles como el control del estado de incendios. En zonas controladas, no solo pueden realizar de forma completamente autónoma el vuelo, sino también el aterrizaje y el despegue, tanto siendo catapultados como saliendo de pista. Y además, de cualquier pista: este mismo año han probado su capacidad para hacerlo en la playa de Mazagón (Huelva) y meses antes realizaron una evaluación operativa para el Ministerio de Defensa. Sánchez rechaza dar nombres de los clientes que ya usan este sistema por motivos de confidencialidad, pero fuera de nuestras fronteras está siendo comercializado por la  Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana .

"La legislación es el principal freno para estos desarrollos", lamenta el responsable de Aertec. La ley impide que estos sistemas de vuelo no tripulado trabajen por la noche, lo cual obliga a renunciar en su potencial ayuda en casos como el del control nocturno de incendios. "Cuando se hace de noche, la información de cómo evoluciona un fuego se pierde y este tipo de instrumentos son ideales para esas funciones".

Inspecciones de tendido eléctrico, de vías de tren o cartografía son otros de sus usos. "Los Tarsis son un punto intermedio entre la información de los satélites y las de los drones o pequeños aviones", explica el responsable de innovación, sobre  estos dispositivos que ha diseñado la empresa andaluza por completo -desde el hardware hasta el software- y que además pueden adaptar a las necesidades de cada cliente.

Control de pasajeros y aviones La fabricación es solo una de las vías de negocio de Aertec, que ha distribuido sus productos en más de 130 aeropuertos internacionales y que también cuenta con una cartera de servicios  especializada en sistemas de gestión y monitorización de flujos de pasajeros y aeronaves.