Agro    Alimentación

Motif Ingredients, una factoría de proteínas vegetales

Bioingeniería para generar proteínas sustitutivas de la leche, los huevos y la carne para las empresas alimentarias

20 MAY. 2019
2 minutos
Esta startup proporciona proteínas alternativas e ingredientes de última generación a empresas alimentarias. / Motif Ingredientes

Un cambio global hacia una dieta vegana es vital para salvar al mundo del hambre, la escasez de combustible y los peores impactos del cambio climático”. Ya en 2010 un informe de la ONU lanzaba esta advertencia, porque la sostenibilidad y la nutrición accesible están entre los principales desafíos que acechan hoy en día a la industria alimentaria. De poco sirve que los productos se elaboren con procesos ecológicos si hay que transportarlos desde el otro lado del mundo. Hay que fomentar los productos de proximidad.

Con esta premisa nace Motif Ingredientes, una startup estadounidese que se dedica a proporcionar proteínas alternativas y otros ingredientes de última generación a empresas alimentarias de todo el mundo. Esta firma surge en el puerto de Boston, de la mano de la plataforma Gingko Bioworks, dedicada a la ingeniería biológica.

La industria alimentaria ha detectado que la población cada vez reclama más productos veganos, elaborados sin sacrificio animal, sin embargo, las empresas tienen todavía dificultades para encontrar esos nutrientes que mantengan el sabor, el perfil nutricional y la integridad de las piezas de animales a las que buscan sustituir.

Con el empleo de la biotecnología, desde esta startup se pretende generar docenas de proteínas sustitutivas de la leche, los huevos y la carne. Además, gracias a un proceso de fermentación –mediante el uso de levaduras y bacterias obtenidas genéticamente, y con un proceso similar al de la elaboración de cerveza– se podrán desarrollar nuevos ingredientes, apuntan desde la compañía.

De esta manera se da un paso adelante en la producción de alimentos sostenibles. Las proteínas vegetales de Motif Ingredientes servirán para que las empresas locales puedan innovar en productos alimentarios empleando las proteínas previamente “fabricadas” en Boston.