I + D    Alimentación

Nanocápsulas de proteínas para pizza y caramelos ‘made in Spain’

La tecnología de la navarra Nucaps, con cuatro patentes, encapsula por primera vez con compuestos vegetales. Ya trabaja con El Caserío, Ferrero Rocher y Cinfa

15 JUL. 2019
8 minutos
Ana Brotons, directora técnica, y Mariano Oto, CEO de Nucaps. / INNOVADORES

Comer no es suficiente. Ni siquiera comer sano, ahora la alimentación debe ser funcional. El yogur o el pan tienen que aportar un plus a nuestro organismo introduciendo desde antioxidantes o vitaminas hasta anticancerígenos. Así lo exige el mercado; pero la manipulación de estos ingredientes activos, su incorporación en los alimentos y su liberación controlada es muy compleja.  

La nanotecnología ha abierto una vía de trabajo; aunque aún tiene sus inconvenientes. Si se usan polímeros para encapsular las sustancias, puede haber efectos secundarios. Las grasas no son una mejor alternativa, además de que disparan el precio. La solución viene de una joven empresa navarra. Nucaps ha logrado por primera vez en el mundo fabricar nanocápsulas únicamente con proteínas. ¿De dónde las obtiene? De la leche, el maíz o la soja. Todo natural y sin incrementar los costes. Cuatro patentes internacionales lo corroboran. También los clientes: con Ferrero Rocher están ideando cómo reutilizar las cáscaras de la avellana; con Cinfa, desarrollando fármacos avanzados; con El Caserío, caramelos funcionales; y con grupo alemán líder en alimentación, pizzas enriquecidas con hierro. 

Nucaps nació a raíz de un proyecto de la Universidad de Navarra, el Centro Nacional de Tecnología Alimentaria (CNTA) y la empresa farmacéutica Idifarma. El consorcio pretendía suministrar sustancias por vía oral y de manera natural. Tras años de investigación, dirigida por el doctor Juan Manuel Irache, se logró generar nanocápsulas con proteínas alimentarias de forma natural. Y de ahí nació esta startup "pionera en nanotecnología orgánica". 

Su primer año de vida estuvo dedicado a trasladar a escala industrial la tecnología validada en laboratorio. Hoy, ya es capaz de obtener kilos de su producto a "un precio razonable". "Estamos democratizando el acceso a los ingredientes saludables", apunta el CEO de Nucaps, Mariano Oto, a INNOVADORES. Y es que la maquinaria que se necesita para su producción es estándar. "Nuestros clientes ya tienen esas máquinas, por eso el coste de fabricación es tan bajo", comenta. "Hicimos el escalado basándonos en lo que había en el mercado". 

Técnica pionera

La "genialidad" de la idea viene de su naturalidad. "No utilizamos ni aditivos ni tóxicos ni conservantes; solo agua, proteínas, principios activos y disolventes naturales", explica. El proceso consiste en la formación de matrices con el ingrediente en su núcleo. En el caso de nanocápsulas, pueden ser vitaminas, antioxidantes, aromas, aceites o extractos. En el de las biocápsulas, bacterias (L-Casei, L-Plantarum...). Mientras que el revestimiento protector está formado por una proteína (zeína, caseína, soja...). 

¿El resultado? Un polvo seco de fácil manejo, que puede incorporarse en cualquier píldora, alimento, bebida o suplemento para su mejora funcional. Según los ensayos científicos, este producto aumenta la biodisponibilidad de las sustancias hasta 30 veces con respecto a la sustancia administrada de forma libre. Por otra parte, la encapsulación produce una cinética de separación más lenta y con niveles sostenidos durante largos períodos de tiempo, mejorando la dosificación y la adherencia. 

El producto está diseñado para «ser estable en condiciones ácidas (es decir, el pH gástrico) y disolverse por un  aumento de pH medio (cuando llega al lumen del instestino)». Proporciona así una forma de protección de la carga contra la degradación debida al ambiente gástrico. "Una vez que las partículas alcanzan el intestino, pueden liberar la carga activa asegurando la entrega en dosis controladas". Además, las nanocápsulas permiten enmascarar sabores y olores indeseables, por ejemplo, el olor a ‘pescado’ de productos lácteos enriquecidos con omega 3. 

Para el gran grupo alemán de alimentación (que no pueden citar por confidencialidad), Nucaps está encapsulando hierro, que tiene mal sabor y se oxida rápido, con proteínas vegetales. ¿Otros proyectos? Cápsulas que "transportan aromas para que la comida huela mejor una vez cocinada". Enzimas naturales que atacan a la E. coli, pero que son difíciles de transportar o la encapsulación de los polifenoles del azafrán, que "son muy inestables y huelen muy mal", para una compañía francesa. 

Sustancias orgánicas y sostenibles Las nanocápsulas de Nucaps se fabrican solo a partir de proteínas alimentarias como seguras (GRAS). "Los enfoques de algunas empresas son la sobredosificación, añadir estabilizantes, enmascarantes, productos modificados genéticamente o aditivos; pero son técnicas caras, y muchas veces no resuelven los problemas", señalan. "Otros han tratado de encapsular sustancias bioactivas, pero los materiales encapsulantes no son adecuados debido a su alto precio, baja eficacia o por no ser clasificados para uso alimentario". Sus cápsulas, sin embargo, no incluyen aditivos, conservantes ni sustancias sintéticas. Son orgánicos, biodegradables y sostenibles.