TIC    Educación

Cámaras con reconocimiento facial para controlar a los universitarios en China

Este programa piloto quiere evitar el absentismo, que los alumnos se duerman o estén con el móvil en clase

04 SEP. 2019
3 minutos
Estudiantes de la Universidad de Nanjing donde se implementa este programa piloto. / Universidad de Nanjing

Evitar el absentismo escolar y monitorizar el comportamiento de los estudiantes es el objetivo de un plan piloto que está realizando una universidad china, mediante el que cámaras equipadas con reconocimiento facial controlan a los estudiantes. El diario local Shine describe este programa implementado en varias clases de la facultad de Farmacia de la Universidad de Nanjing (este de China) que controlará si los estudiantes se quedan dormidos en clase o si juegan con el móvil.

El sistema de reconocimiento facial también se ha instalado en otras ubicaciones del campus, incluidas las puertas de la facultad, la biblioteca y el edificio del laboratorio. Según Xu Jianzhen, director de la biblioteca y del centro de información de la universidad, la medida tiene como objetivo reducir el absentismo escolar y el abandono temprano de los estudiantes, así como mejorar la disciplina en clase.

Aunque el nuevo sistema ha generado controversia entre los estudiantes, ya que estos sienten que es un ataque a su intimidad, la ley china está en su contra. Así, Xu explicó que la universidad consultó a la seguridad pública local y a los funcionarios sobre el tema antes de instalar el sistema y, como las aulas son espacios públicos, se considera que el sistema no invade la privacidad personal.

El funcionario explicó que, lejos de echarse atrás pese a las críticas, este sistema se instalará en todas las aulas en función de los comentarios del departamento de asuntos académicos de la universidad.

Tecnología para controlar

China es líder en la tecnología de la inteligencia artificial y ésta es cada vez más utilizada por los gobiernos e instituciones para garantizar la seguridad y el control de sus ciudadanos.

Millones de aparatos equipados con la última tecnología de reconocimiento facial controlan la seguridad en las calles, colocados sobre fachadas, semáforos o farolas, y en los establecimientos, para diversas acciones como el control del tráfico o la prevención de la delincuencia.

En los últimos años se han instalado en el país unos 170 millones de cámaras de videovigilancia y, según proyecciones gubernamentales, se instalarán unos 400 millones más en los tres próximos.