TIC    TELECOMUNICACIONES

Paul Scanlan (Huawei): “El 5G va únicamente de dinero, no de latencia o velocidad”

El CTO de Huawei Carrier Business apela a los incentivos económicos para alentar el salto del 4G al 5G durante una conferencia en Oslo, al mismo tiempo que lanza dardos velados al gobierno de Estados Unidos por su "decepcionante" actitud respecto a la firma china

25 SEP. 2019 - Oslo (Noruega)
5 minutos
Paul Scanlan, CTO de Huawei, en Oslo Business Forum / A.I.

Como regla general, las empresas suelen hacer referencia a las ventajas de sus productos o servicios de cara al usuario final, para la sociedad o para el mundo como entidad en sí misma. Pero, al final, lo único que entiende el tejido productivo es de dinero. Ya sea de reducir costes o de generar aún más beneficios para sus acaudalados bolsillos.

El discurso en torno al 5G no es una excepción a esta regla. Tanto los operadores como la mayoría de proveedores de tecnologías (ya sea en el polo de los terminales o en las alturas de las antenas y estaciones base) suelen repetir el mantra de una mayor capacidad, una menor latencia y el sinfín de nuevas experiencias y casos de uso en que esta generación de telecomunicaciones móviles va a tener un protagonismo inusitado. Pero, de nuevo, el catalizador de estas redes no es nada de todo eso: es el puro capitalismo.

"El 5G no tiene nada que ver con la latencia o la velocidad. El 5G va únicamente del dinero porque, seamos sinceros, es mucho más barato que el 4G", explicó Paul Scanlan, CTO de Huawei Carrier Business Unit, en una conferencia durante el Oslo Business Forum / Oslo Innovation Week. "El 4G tiene un límite muy claro que, conforme aumente la demanda, obliga a poner aún más antenas que suponen un gran coste. Y, además, sus costes operativos son infinitamente mayores que en el 5G".

Para justificar esta premisa, el directivo de Huawei recordó que el 30% de los costes operativos de los operadores de telecomunicaciones móviles está relacionado con el consumo energético de sus antenas. "Con 5G reducimos ese gasto entre 10 y 25 veces. Ahí es donde hay ahorro económico para las empresas", añadió Scanlan. Si a ello le añadimos que las estaciones base de esta generación por llegar tienen un mayor alcance con el mismo despliegue, se convierten "en la única opción para hacer llegar cobertura a las zonas rurales"... y ganar dinero por el camino.

Pero no sólo eso: hay algunos detalles inesperados en los que la tecnología 5G también ayuda a los necesitados bolsillos de las 'telco'. Por ejemplo, el hecho de que equipos como los Massive MiMO apenas pesen 40 kilogramos, "justo el límite que se permite en la Unión Europea para subir a una torre sin necesidad de una grúa. Imaginen lo que cuesta contratar una grúa y el dinero que se ahorran los operdores con ello", reconoce el directivo de Huawei.

Dardos a Estados Unidos

La firma china, una de las más ambiciosas en este nuevo campo de batalla en sus inicios, está enfrentando ahora la incertidumbre surgida tras los extraños movimientos geopolíticos de Donald Trump que han tomado a Huawei como particular rehén. 

Al respecto, Paul Scanlan ha lanzado varios dardos velados contra las prohibiciones de Donald Trump en torno a los productos de Huawei. "Muchos gobiernos de todo el mundo nos adoran... otros no tanto", comenzó diciendo el ejecutivo, para sentenciar: "La colaboración y la inclusión son mucho mejores que lo que está ocurriendo ahora mismo en el mundo... que es claramente decepcionante".