Profesionales    Regulación

Reforma del ‘copyright’: los derechos de autor llegan al mundo virtual

El Parlamento europeo acuerda que los gigantes como YouTube, Google o Facebook paguen a artistas y periodistas. En el documento aprobado esta semana finalmente han quedado fuera memes y GIF, que podrán compartirse libremente

15 FEB. 2019
5 minutos
El eurodiputado alemán del Partido Popular Europeo, Axel Voss, responsable de la negociación en el Parlamento.

Creativos y editores de noticias podrán negociar con los gigantes de internet, según las nuevas normas europeas sobre derechos de autor, que también garantizan la libertad de expresión. El acuerdo alcanzado esta semana entre los negociadores del Parlamento Europeo y el Consejo busca "extender la protección de los derechos de autor al entorno virtual". YouTube, Facebook y Google News son algunos de los operadores que se verán directamente afectados por esta legislación. Tras este acuerdo de la Cámara europea, el Consejo, la comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento y el pleno deberán aprobar este texto pactado.

El acuerdo tiene como objetivo facilitar que los titulares de derechos, en especial los músicos, intérpretes y guionistas, así como los editores de noticias, negocien acuerdos más ventajosos de remuneración por el uso de sus obras en plataformas de internet. Los legisladores se esforzaron para asegurar que internet siga siendo un espacio para la libertad de expresión.

Así, se podrán seguir compartiendo fragmentos de artículos, y también GIF y memes, informan desde el Parlamento. La subida a la red de obras protegidas con objeto de citar, criticar, revisar, caricaturizar, parodiar o imitar queda protegida, lo que garantiza que los memes y GIF seguirán disponibles y se podrán compartir en línea.

De hecho, según el acuerdo, compartir fragmentos de artículos de noticias no generará derechos al medio que produjo la pieza. Sin embargo, el acuerdo incluye disposiciones para evitar que los agregadores de noticias abusen de esta prerrogativa. Así, el "fragmento" podrá seguir apareciendo en Google News, por ejemplo, o compartirse en Facebook, siempre que sea "muy breve".

El texto especifica que las contribuciones a enciclopedias online sin objeto comercial, como Wikipedia, o a plataformas de software de código abierto, como GitHub, quedan exentas. Las empresas emergentes, por su parte, estarán sujetas a requisitos menos estrictos que las grandes compañías.

Negociación

Los autores e intérpretes podrán reclamar una remuneración adicional al distribuidor que explota sus derechos cuando el acuerdo original les reporte unos ingresos desproporcionadamente bajos en comparación con los beneficios que obtiene el distribuidor.

En la actualidad, las grandes plataformas de internet tienen pocos incentivos para firmar acuerdos justos con los titulares de derechos por el uso de los mismos, al no ser considerados responsables del contenido subido a la red por sus usuarios. Sólo están obligados a eliminar contenido que infringe la legislación de derechos de autor cuando el titular de los derechos lo solicita. Pero este proceso resulta complicado y no garantiza a los titulares una remuneración justa.

"Responsabilizar a las empresas sobre el contenido aumentará las posibilidades de los titulares de derechos (en particular, músicos, intérpretes y guionistas, así como editores de noticias y periodistas) de asegurar acuerdos de licencia justos, obteniendo así una remuneración más justa por la explotación de sus obras en el entorno digital", explican desde el Parlamento.

En este sentido, Axel Voss (PPE, Alemania), ponente parlamentario del texto, destaca que el texto acordado contiene numerosas disposiciones para garantizar que internet siga siendo un espacio para la libre expresión. "Estas cláusulas no eran estrictamente necesarias, porque la directiva no crea nuevos derechos para los autores. Sin embargo, hemos atendido las preocupaciones planteadas y decidido asegurar doblemente la libertad de expresión".