Comercio    Informe

Robots, realidad aumentada y sensores irrumpen en la tienda del futuro

En el 'New Retail' el humano y la máquina trabajan en armonía para crear una mejor experiencia para el cliente, según un informe de The Valley gracias a la implementación de soluciones con inteligencia artificial, robótica, big data o internet de las cosas

01 OCT. 2018
4 minutos
El informe de The Valley da las pistas al sector retail para adaptarse a los nuevos clientes. / INNOVADORES

Desde robots de almacenamiento o pantallas de realidad aumentada hasta balizas, que a través de Wi-Fi recopilan datos sobre el comportamiento del comprador. Son algunas de las nuevas tecnologías que van a hacer posible La tienda del futuro, según un informe de The Valley. Es lo que se denomina New Retail, una estrategia de recopilación de datos y el engagement con los clientes para conseguir que "el humano y la máquina están trabajando en armonía para crear una mejor experiencia para el cliente".

Los retos de este New Retail son "solucionar las preocupaciones del cliente, atender solicitudes especiales o desarrollar estrategias comerciales" Para lograrlo, por ejemplo, los análisis de ubicación y marketing de proximidad se combinan con internet de las cosas y la detección de teléfonos inteligentes para rastrear compradores en toda la tienda. Estas tecnologías se complementan con las implementaciones en robótica, inteligencia artificial e incluso en realidad aumentada o virtual.

"El cliente cada día es más selecto y está más concienciado con un futuro más ecológico y eficiente". Para obtener buenos resultados, en este aspecto, se requieren interfaces digitales optimizadas y una fabricación bajo demanda, lo que significa que "la personalización a medida es el nuevo objetivo de las empresas".

En la tienda del futuro los cajeros desaparecen en favor de los pagos automáticos a través del móvil, los robots atienden al cliente y cintas transportadoras con artículos ya forman parte del paisaje de algunos establecimientos. Por ello, este informe puntualiza que los negocios offline "solo sobrevivirán si logran integrarse con los canales digitales y ofrecer experiencias que internet no puede reproducir".

En este sentido, desde The Valley destacan que las marcas están descubriendo que la mejor forma de utilizar la inteligencia artificial no es reemplazar a las personas, sino ayudarles en aquellas tareas que pueden automatizarse, como enviar números de seguimiento, actualizaciones, análisis de datos, conversiones... El objetivo es "liberar al capital humano de realizar tareas complejas".

Este informe recuerda que la entrada de la tecnología en el sector del retail llegó de la mano de los software de gestión para poder ayudar a los comercios a planifiicar sus plantillas, el almacenamiento en stock, el pago con cupones. Una tecnología que se adaptó para la entrada de los pagos móviles.

Los probadores inteligentes Permiten al comprador escanear las etiquetas de las prendas en el mismo probador y contactar con el personal de la tienda directamente desde el espejo para solicitar diferentes tallas o colores. También sugieren prendas adicionales para completar el look del cliente. Son soluciones que buscan ayudar a los clientes a combinar las experiencias digitales y de compra online con el mundo físico.