Salud    ESTUDIO

El sector biotecnológico pasa de representar el 10,3% a solo el 7,8% del PIB en un año

El sector biotecnológico en España acumula tres años de pérdida de relevancia en la economía española y, además, en 2016 registró caídas tanto en el número de empresas como de empleos asociados a esta industria

Alberto Iglesias Fraga
10 JUL. 2018
4 minutos
Jordi Martí, presidente de ASEBIO.

No corren buenos tiempos para el sector biotecnológico en España, al menos a tenor de los datos facilitados por su propia patronal -ASEBIO- en colaboración con CEPREDE. En un informe publicado ayer mismo, las cifras referentes al ejercicio 2016 demuestran una notoria pérdida de peso relativo en la economía española, un dramático descenso en el número de empresas del sector y la única nota positiva del aumento en la inversión en I+D.

Vayamos punto a punto. La aportación total del sector biotecnológico a la economía, tanto de forma directa como inducida, se queda en el 7,8% del PIB, según los datos conocidos esta semana. En comparación, el mismo informe del pasado curso señalaba que esta industria, en su máxima expresión, suponía en torno al 10,308% de la riqueza patria. De esta forma, estamos ya ante tres años consecutivos de descenso en la relación biotecnología/PIB (en el documento de 2016 era de un 10,35%), si bien la caída de este año es la más destacada que recordábamos desde los tiempos de la crisis económica.

Tampoco corren buenos tiempos si nos atenemos al número de empresas que operan en este sector. Las compañías relacionadas con la biotecnología en España ha descendido en más de 200 empresas en tan solo un año, pasando de 2.981 a 2.767 en 2016. Por áreas de actividad, en las biotech, el 66,8% se dedican a la salud humana y el 23,5% a la alimentación. Misma caída se registra si hablamos únicamente de las empresas puramente 'biotech', en tanto que se se contabilizaron 651 compañías con dedicación principal a la biotecnología, con una leve contracción respecto a los 654 del año anterior.

Y si cae el número de empresas, también lo hace el empleo asociado. Hablando solo de las empresas con dedicación exclusiva a la biotecnología, en 2014 esta industria generó 177.973 puestos de trabajo, en 2015 esta cifra cayó hasta los 130.453 empleados sobre una base ajustada y, sin artilugios metodológicos, habría ascendido a 182.156 empleos. Este año, en cambio, hablamos únicamente de 108.000 empleos, tanto directos como indirectos.

¿La nota positiva? La inversión en I+D del total del sector fue de 617 millones de euros, el 6,6% más, un dato que demuestra una vez más el compromiso del sector privado con la investigación, el desarrollo y la innovación. En la misma línea, en 2016 se publicaron 856 patentes en el sector, lo que representa un ascenso del 5%, de las cuales el 66% corresponde a solicitudes, y el resto a concesiones.