Agro    ALIMENTACIÓN

Sensores humanoides para la caracterización del aceite de oliva

Este proyecto busca integrar dentro de la almazara un sistema inteligente que emule las labores del maestro artesano, desde el punto de vista de los sentidos de la vista, el gusto y el olfato

17 MAY. 2019
3 minutos
El objetivo desarrollar sensorística que pueda integrase en la elaboración de aceites de oliva virgen / Nazar Hrabovyi / Unsplash

La empresa Integración Sensorial y Robótica S.L., nacida en el seno de la Universidad de Jaén, ha presentado el proyecto 'Sensores humanoides para la caracterización del aceite de oliva'. El objetivo es el estudio y desarrollo de sensorística que pueda ser integrada en el proceso de elaboración de aceites de oliva virgen para poder mejorarlo desde el punto de vista de la calidad y de la cantidad del sistema.

El investigador de la UJA Diego Manuel Martínez, director técnico de Integración Sensorial y Robótica S.L., ha explicado que su idea es "integrar, dentro de lo que es la almazara, un sistema inteligente que emule las labores del maestro, desde el punto de vista de los sentidos de la vista, el gusto y el olfato".

Para ello, están tratando de adaptar esa sensorística "que de forma natural está en la persona a sistemas tecnológicos avanzados basados en electrónica, comunicaciones y procesamiento en la nube", ha añadido Martínez, que ha presentado el proyecto junto a los investigadores y miembros de esta empresa Javier Gámez y Javiera Paz Navarro.

El proyecto contempla el desarrollo de sistemas sensoriales humanoides, por un lado, relacionados con los sistemas de visión por computador (que puedan ser instalados en la línea de extracción de la planta para evaluar las condiciones del fruto en la entrada).

Y por otro, sensores basados en narices artificiales que puedan evaluar la calidad o percepción sensorial que un panel de cata puede determinar en un laboratorio, pero en este caso en línea de proceso utilizando una nariz electrónica artificial, y en tercer lugar el desarrollo de lengua electrónica.

"La idea no es que estos sensores trabajen de forma aislada, sino que todos estén introducidos dentro de un ecosistema global y que estén conectados a la nube, de manera que podamos supervisar todo el proceso desde su comienzo hasta la finalización en bodega", ha explicado Diego M. Martínez.