TIC    B2B Accelarate

Servidores a medida de la ‘nueva’ privacidad

La protección de datos obliga a tratarlos de forma local, los data center ‘mini’ son la apuesta de Lenovo

22 MAY. 2019 - Orlando (EEUU)
5 minutos
Espacio de exposición de la conferencia Lenovo Accelerate. / INNOVADORES

Que la computación en el extremo (edge) es el futuro es un mantra que se repite en el sector tecnológico. Consultoras como Gartner estiman que en 2025 un 75% de la computación se realizará en el dispositivo y por eso las firmas de almacenamiento de datos (incluso, las que hasta ahora eran ajenas, como Lenovo) han visto una oportunidad y una necesidad de negocio. 

Necesidad, porque, como sucede tantas veces con la innovación, la regulación no viaja al mismo ritmo. Hablamos mucho del 5G y de su baja latencia, de cómo será el habilitador decisivo para la conducción autónoma. O de cómo gracias a la inteligencia artificial y las técnicas más sofisticadas de reconocimiento de imagen, será posible entrar y salir de las tiendas sin tener que registrar aquellos productos que nos llevamos.

Pero, ¿qué problema hay? Que para procesar todos esos actos de los usuarios (por ejemplo, qué producto están cogiendo de la balda de un supermercado) la información no siempre puede enviarse a la nube para ser analizada y regresar después al punto de la acción. "La regulación es restrictiva sobre la privacidad de los usuarios, los datos tienen que ser locales", explica Vinay Solanki, líder de lde IoT de Lenovo en Asia-Pacífico.

Lo que sucede es que para garantizar la privacidad, una empresa no puede enviar, por ejemplo las imágenes de un niño pequeño que esté en una tienda, a la nube para procesarlas en un servidor que esté ubicado, en nuestro caso, fuera de la UE y añadir así la información de los productos que ha cogido a su ‘cesta’. Los datos no pueden salir de la tienda, la fábrica o el coche.

Esto inhabilita, por tanto, aun cuando el 5G llegue, la utilización de los servidores en la nube para procesar todo este tipo de información. Poner enormes centros de datos dentro de un comercio tampoco parece una opción. "Pesan demasiado, necesitan mucho espacio y muchos recursos", explica Tod DeSaix, Senior Product Manager del segmento IoT.

Y ahí es donde surge la apuesta de Lenovo: un servidor con una gran capacidad de computación, pero que ocupa más o menos el mismo espacio que un folio A3. Es el ThinkSystem SE350 Edge Server, un pequeño aparto, que parece un rack aislado de un data center al uso, y que se puede colocar en cualquier espacio, que soporta temperaturas de hasta 50 grados, que tiene sensor de movimiento por si alguien intenta llevárselo y que está encriptado y con capacidad de ‘autodestrucción’ ante cualquier riesgo.

"Uno de nuestros principales retos es gestionar el movimiento de los datos desde el edge hasta el centro de datos", reconoce Garret Dugger, Senior Product Manager en Lenovo. Y para eso, cumplir la ley, garantizar una baja latencia y resiliencia, y responder a la creciente explosión de los datos son sus líneas rojas.

La fuerza del ‘edge’ "El extremo golpeará a la nube", dice convencido Kirk Skaugen, presidente de Lenovo Data Center Group. Situaciones como la toma de decisiones para evitar un accidente durante una conducción autónoma no pueden depender de la que la información ‘suba’ a la nube y baje, por mínima que sea la latencia. Los servidores pequeños y embebidos son la apuesta de la firma.