Industria    TREN

Tejidos inteligentes para detectar el estrés de los viajeros de tren

Eurecat apuesta por una mayor personalización en el acabado de los tranvías, metros o trenes, lo que podrá reducir los gastos de construcción y mantenimiento”.

20 ABR. 2018
3 minutos
Tejidos inteligentes para aumentar la ergonomía de los interiores de los nuevos trenes. / INNOVADORES

Barras que detectarán el estrés de los viajeros que van de pie en un tren y asientos con calefacción gracias a los tejidos inteligentes. Estas son algunas de las innovaciones que permite la electrónica impresa en los trenes y que ha presentado el centro tecnológico Eurecat en la feria World Metro & Light Rail que se celebra en Bilbao.

Estos tejidos inteligentes aplicados en el sector ferroviario permiten integrar circuitos en cualquier superficie, lo que aumentará la ergonomía y el confort en el interior de los nuevos modelos de tren que empiecen a circular antes de cinco años, explica Laia Garriga, responsable de negocio del sector ferroviario de Eurocat. 

Según Garriga, la electrónica impresa “abre el abanico de posibilidades de nuevas funcionalidades en el interior de los vehículos ferroviarios, que mejorarán enormemente la experiencia de viaje”. Así, los circuitos integrados permitirán eliminar la parte mecánica de las botoneras de los lavabos, hecho que “mejorará la higiene de los sanitarios evitando el contacto director del usuario”.

Esta tecnología, además, aporta nuevas funcionalidades de sensórica  para conocer en todo momento el estado de los viajeros para poder actuar en consecuencia. “Los vehículos podrán incorporar barras que detectarán cuánta gente viaja de pie en todo momento y cuál es su nivel de estrés”, explica Garriga.

Guillem Quintana, director de Desarrollo de Negocio Industrial de Eurecat, señala que esta tecnología “favorece la fabricación de series cortas de material rodante y permite una mayor personalización en el acabado de los nuevos tranvías, metros o trenes”, hecho que “cambia el paradigma del sector desde el punto de vista de la industria, que podrá reducir los gastos de construcción y mantenimiento”.

Quintana explica que la flexibilidad que aporta la electrónica impresa “coloca al usuario en el eje central de las decisiones sobre cómo deben ser los nuevos interiores de vehículos, y ello permite que las empresas fabricantes de material ferroviario se adapten mejor a las necesidades de los operadores, de los viajeros o del personal de mantenimiento”.