Salud    MEDICINA

Esta startup española permite ‘ahorrar sangre’ planificando mejor las transfusiones

RheoDx revoluciona el ecosistema de las transfusiones al permitir al facultativo determinar la cantidad exacta de bolsas que requiere cada enfermedad en solo cinco minutos

21 JUN. 2019 - Barcelona
5 minutos
El equipo que ha desarrollado RheoDx. / INNOVADORES

RheoDx ha desarrollado un dispositivo médico portátil y económico que mejora el diagnóstico y seguimiento de las enfermedades relacionadas con las células sanguíneas. Y lo consigue a partir de una sola gota de sangre y cinco minutos de espera. El proyecto nació de la mano de dos investigadores y dos emprendedores en 2017, a raíz de unas investigaciones realizadas en la facultad de Física de la Universidad de Barcelona (UB) y el Centre de Recerca Matemàtica (CRM). Se creó la tecnología, se patentó, se dio a conocer en diferentes publicaciones médicas y el programa The Collider, impulsado por Mobile World Capital Barcelona, lo escogió como uno de los proyectos a desarrollar en su edición de hace dos años. 

Oliver Balcells, economista; Joan Grasas, ingeniero de telecomunicaciones; Samantha López, bióloga; y Aurora Hernández-Machado, doctora y catedrática de Física de la Materia Condensada de la UB, han desarrollado el dispositivo médico que de momento ahorrará tiempo y sobrecostes al sistema sanitario, mejorando la calidad de vida del paciente y creando un futuro más esperanzador en zonas geográficas desfavorecidas. La plataforma no se detendrá aquí. Sus creadores indican que los próximos pasos están enfocados a que sea capaz de detectar anemias, infecciones como la malaria y cánceres líquidos. A través de una ronda de crowdfunding propiciada por Capital Cell, este año han conseguido una inversión de 350.000 euros, complementada con 250.000 euros de financiación pública.

"En el mundo se realizan más de 100 millones de transfusiones anuales. Hay estudios que demuestran que alrededor del 20% de estas son innecesarias y la razón es que simplemente no se tiene en cuenta la métrica, la cantidad de sangre que se necesita en cada transfusión", asegura Balcells. Al médico les es imposible determinar con exactitud la cantidad de bolsas de sangre que necesita un paciente con una enfermedad hematológica que requiere de transfusiones recurrentes. 

"Por lo tanto, siempre tiende a solicitar más cantidad de la necesaria. Esto comporta un gasto superfluo en todo el proceso, desde la cantidad de bolsas que se requieren, el espacio y cuidado durante su almacenaje, así como el personal que se dedica a las diferentes tareas, y también mejora la calidad asistencial del paciente, ya que evita riesgos asociados al exceso de sangre transferida, que van desde un simple dolor de cabeza a un infarto", indica Oliver Balcells. 

El test consigue esta precisión a través de la medición de la viscosidad de la sangre a diferentes niveles de "Se ha demostrado que el tamaño de los glóbulos rojos, su morfología y sus propiedades físicas afectan directamente a la viscosidad. La observación y el estudio de estas diferencias nos ha permitido establecer unos patrones que nos permiten identificar determinadas enfermedades con precisión", asegura el responsable de RheoDx. 

El dispositivo se encuentra en periodo de validación preclínica, en colaboración con el Hospital Clínic de Barcelona y del Hospital Germans Trias i Pujol, más conocido como Can Ruti, un hospital universitario ubicado en Badalona. Los primeros destinos del test ultrarrápido serán las consultas de hematólogos y las áreas hospitalarias relacionadas con las transfusiones. El siguiente paso será trasladar el test RheoDx al domicilio del propio paciente. Para Balcells, «esto supondrá una gran ventaja para las personas con enfermedades hematológicas. El test, además de rápido, económico y portátil es sencillo de practicar». A principios de 2021, la nueva tecnología estará ya en los hospitales.