Industria    ALIMENTACIÓN

Este sensor valenciano analiza la calidad de alimentos envasados

Sus creadores aseguran que con su uso se reduce el riesgo de intoxicación, a través del control y la monitorización permanente de la hermeticidad de los recipientes

25 SEP. 2019
3 minutos

El Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas), con el apoyo de la Agencia Valenciana de la Innovació (AVI), ha desarrollado un nuevo sensor que promete ser más avanzado y económico que los existentes, y que detecta la presencia de oxígeno y reduce el riesgo de intoxicación en los alimentos envasados. SafetySenseO2, que es el nombre del proyecto, permitirá percibir posibles fallos en el envasado de productos alimenticios durante todo su ciclo de vida, incluidas las fases de transporte y mantenimiento.

Sus creadores aseguran que con su uso se reduce el riesgo de intoxicación, a través del control y la monitorización permanente de la hermeticidad de dichos recipientes, según fuentes de AVI, que indican que el nuevo sensor controla e informa al consumidor de la calidad de los alimentos envasados.

La presencia de oxígeno en el interior de los envases es una de las principales causas de degradación de los alimentos envasados, ya que propicia el crecimiento de microorganismos aerobios y el enranciamiento oxidativo de los lípidos, al tiempo que destruye vitaminas liposolubles como las A y E. En la actualidad, existen otros mecanismos para determinar la presencia de oxígeno en forma de pastilla o etiqueta, pero son difíciles de manejar de incorporar al envase y su aceptación por parte del consumidor es menor.

En cambio, la solución que ha concebido Aimplas permitirá detectar en línea fallos en el envasado de una forma no destructiva y económica (en esta fase se realizan ensayos analíticos sobre unas muestras que se destruyen) pero el control se extiende al transporte y almacenamiento, e incluso al lineal del supermercado. De hecho, el sensor de oxígeno proporcionará en todo momento información al consumidor sobre la calidad y seguridad del alimento, evitando así posibles intoxicaciones alimentarias.

Aimplas está trabajando en el diseño del sensor de oxígeno impreso capaz de detectar la presencia de este elemento en el interior del envase mediante un cambio colorimétrico perceptible al ojo humano. El centro tecnológico contará, durante la fase de desarrollo, con el Instituto Interuniversitario de Investigación de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico (IDM), para la optimización del sensor colorimétrico de oxígeno, y con el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) para la validación del indicador integrado en el envase.