Actualidad    EVENTOS

Un sistema para reciclar plásticos en fuel oil gana la X edición del Startup Programme España

La final de la X edición del Startup Programme, organizado por Junior Achievement, reconoce la labor de 13 startups impulsadas por alumnos de centros de educación superior, de entre las cuales destacaron Biofy (tecnología para convertir el plástico en fuel oil), Fundeen (crowdfunding para proyectos de energías renovables) y Blotick (blockchain para la gestión de tickets).

Alberto Iglesias Fraga
04 MAY. 2018 - MADRID
9 minutos
El equipo de Biofy, ganadores del X Startup Programme / FUNDACIÓN JUNIOR ACHIEVEMENT

Pablo Picasso decía que "la inspiración existe, pero ha de encontrarte trabajando". Una verdad como un templo pero a la que convendría añadir un apéndice, una nota al margen, cuando hablamos de innovación: "también puede encontrarte estudiando". 

No en vano, Mark Zuckerberg creó Facebook mientras estudiaba en Harvard, mientras que Google (originariamente conocida como BackRub) se gestó en los muros de Stanford. Ejemplos llegados de fuera de nuestras fronteras que la Fundación Junior Achievement lleva diez años fomentando en nuestro país por medio de la competición Startup Programme.

Se trata de una iniciativa europea en la que emprendimiento, innovación y trabajo en equipo aúnan sus bondades para dar vida a interesantes propuestas de negocio en ámbitos tan diversos como la integración social, la sostenibilidad medioambiental, la música y el arte y, por supuesto, plataformas digitales y servicios online. Para armar sus inspiradoras empresas, los jóvenes -estudiantes de universidades españolas, tanto públicas como privadas- cuentan con la mentoría de profesionales del sector que se prestan voluntarios para ello, así como de apoyo de empresas colaboradoras entre las que encontramos a Visa, PwC, Ascri, Ayuntamiento de Madrid, Parque Científico de Madrid o la Fundación Rafael del Pino.

¿El premio a tanto trabajo, de alrededor de un año de duración? Competir en la final europea de esta iniciativa contra equipos llegados de otros países vecinos y acceder a programas de apoyo por parte de las entidades colaboradoras (como un espacio físico de trabajo en el PCM o trabajar con los hubs de innovación de las diferentes empresas). Y, por supuesto, la satisfacción del trabajo bien hecho.

Aterrizando en la edición de 2018 del Startup Programme, un total de 13 startups gestadas en entornos universitarios se han presentado a estos galardones, de entre las cuales el jurado (en el cual estaba representado INNOVADORES) ha elegido a tres mejores proyectos: Biofy, Fundeen y Blotick. Pese al enorme nivel mostrado por todas las propuestas que dificultó notablemente la labor de selección, finalmente será el grupo de Biofy el que representará a España en la cita europea de estos premios.

¿En qué consisten cada una de estas tres startups destacadas? ¿Por qué deberíamos tener un ojo puesto en lo que estos jóvenes pueden depararnos en un futuro próximo? Las claves, a continuación...

Biofy

Llegados de la Universidad de Malaga nos encontramos a Biofy, una startup creada por un equipo multidisciplinar (los ingenieros Fernando Matías Canale y Daniel Gil-Félez Velazco, las expertas en marketing Melanie Carril Caccia y Victoria Rubio Sanchez, y el responsable de ventas Marcelo Alejandro Hornillos Paez). Su propuesta, la ganadora del Startup Programme, consiste en una tecnología capaz de transformar esiduos plásticos, LDPE y HDPE, en fuel oil ligero (menos del 0.1% de Azufre), ahorrando 2,5 toneladas de CO2 equivalente por cada tonelada de plástico tratado.

Aliados ya con entidades como Gas Natural Fenosa e Innoenergy (CleanTech Camp), Biofy propone de este modo un combustible respetuoso con las normas europeas de contaminación, que al mismo tiempo elimina residuos plásticos que suelen acabar en los vertederos y, además, con un precio estable en contraposición a las enormes oscilaciones del petróleo originado en países con alta inestabilidad política.

Biofy ya ha realizado pruebas de concepto de su combustible con éxito, el cual iría orientado en una primera fase a clientes industriales (especialmente grandes hornos, como cementeras y metalurgias) y petroquímicas; para luego extenderse a asociaciones agrícolas e incluso barcos mercantes.

Fundeen

La segunda finalista ha sido Fundeen, un proyecto ideado por  J. Ignacio Bautista y Adrián Bautista (Universidad Alfonso X El Sabio) en el marco del programa de incubación Yuzz del Banco Santander. Constituida como empresa en julio de 2017, Fundeen es una plataforma de crowdfunding que permite a particulares invertir en proyectos de energías renovables, hasta ahora reservado a grandes compañías eléctricas y fondos de inversión.

Proponen, de este modo, una inversión ética y sostenible en instalaciones fotovoltaicas y eólicas de hasta 10 MW, cada una de ellas capaz de abastecer a 7.000 hogares. La rentabilidad media prometida para cada uno de estos proyectos supera el 7% anual mediante aportaciones desde 500 euros. La rentabilidad de Fundeen vendría, a su vez, del cobro de una comisión del 4,2% del volumen financiado y un 8% del EBITDA positivo de los proyectos promovidos.

En definitiva, se trata de llevar el modelo de éxito del ya extendido crowdfunding inmobiliario, como es el caso de ‘Fundrise’ o su homólogo en España, ‘Housers’, a la inversión en energías renovables. Por el momento, Fundeen sigue avanzando con su desarrollo a la espera de obtener la autorización de la CNMV para operar como Plataforma de Financiación Participativa.

Blotick

En tercer lugar, el jurado del X Startup Programme ha destacado la labor de Alejandro Aparicio Blasco, Hugo Garcés Gómez, Enrique Gómez Limia y Gabriel de Muguerza Peña; todos ellos alumnos de la Universidad Pontificia de Comillas. Este numeroso grupo ha ideado Blotick, una infraestructura segura y transparente basada en blockchain que pretende acabar con los tickets y garantías de papel, facilitando su gestión y adquisición informatizada en puntos de venta físicos.

Blotick, afirman sus creadores, quiere acabar con el dolor de cabeza generado debido a la pérdida, deterioro y almacenamiento de tickets de papel de objetos tan cotidianos como nuestros electrodomésticos. De esta forma, se sustituiría el ticket de papel por el ticket inteligente, el cual permite al consumidor ejercitar de forma más sencilla sus derechos en casos de devolución u otros servicios postventa.

Existen muchas aplicaciones que se desprenden del producto: tiendas de segunda mano podrían utilizar la plataforma para certificar que la procedencia de los productos que van a ser vendidos en su comercio es legal o que se trata de productos auténticos. Estos jóvenes también están pensando desarrollar -a futuro- productos de financiación y seguros al instante, pagos con dinero tokenizado o programas de fidelización a medida.