Especial    I+D

Una ‘red social’ europea para buscar socios tecnológicos

La red europea EEN ofrece a las pymes una plataforma para buscar y ofrecer servicios y empresas con los que realizar proyectos innovadores o internacionalizarse, en España cuenta con aliados como Redit

08 MAY. 2019
11 minutos
Además de la plataforma, Seimed organiza 'brokerage events' para poner en contacto a las pymes. / INNOVADORES

Una empresa especializada en la ingeniería y el desarrollo de materiales avanzados está buscando socio tecnológico para abrir nuevos mercados europeos en los que poder implementar proyectos con su tecnología. Dar el salto a Europa para una pyme puede resultar complicado si se parte de cero. Para llenar este vacío ‘de amistad’ entre las pymes europeas hace algo más de 10 años la UE creó la Enterprise Europe Network (EEN), una especie de 'red social' en la que las empresas o bien pueden encontrar a futuros socios tecnológicos o bien pueden postularse como tal para otras firmas, con un objetivo: participar y desarrollar nuevos proyectos innovadores en Europa para formar consorcios empresariales de I+D. Una de las entidades clave en nuestro país para abrir esa puerta es la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valenciana (Redit), que participa en Seimed, el nodo regional del Mediterráneo de la EEN.

En el caso de esta empresa, ha conseguido participar en varios iniciativas europeas y ha llegado a colaborar con una firma irlandesa del sector construcción en el desarrollo de hormigones de alto rendimiento con determinadas características en cuanto a peso y costes. Además, también ha hecho 'match' con una empresa holandesa, otra noruega y otra francesa, con las que está concretando futuros soluciones de colaboración.

Casos de éxito

¿Y esta especie de 'red social' tecnológica cómo funciona? EEN ha desarrollado una herramienta que trabaja con una base de datos con los planes tecnológicos y comerciales activos y en previsión, en la que todos los 'nodos', tanto de la UE como de los países fuera de Europa, comparten oportunidades de colaboración, ofertas y demandas tecnológicas. "Conectamos a todas las empresas, en nuestro caso más de 12.000 en Redit, con socios potenciales de todo el mundo, tanto para participar en proyectos europeos como para establecer otros tipos de colaboración tecnológica, siempre de la mano y con apoyo de nuestros centros tecnológicos", señala Elena Cortés, responsable del área técnica de Redit.

Así, se han servido de esta particular plataforma empresas con todo tipo de objetivos. Por ejemplo, el instituto del plástico y el embalaje Aimplas ha podido localizar a la empresa sueca RE8, con la que completa el consorcio del proyecto europeo Naturtruck, para fabricar piezas a partir de fuentes renovables con un coste muy competitivo para el sector de la automoción. Aimplas buscaba a sus socios a través de la base de datos de la EEN y para ello organizó un evento empresarial en Holanda, donde se inició el contacto y la primera reunión con la firma sueca. 

La firma castellonense Arumani Ibérica buscaba un socio en Suiza y a raíz de una "oferta" lanzada en esta plataforma no solo lo ha encontrado, sino que ha podido lanzar su internacionalización al hallar otros partners en Portugal, Italia, Polonia y Ucrania. Otro caso de éxito es el de la alicantina Forest Chemical Group, que ha aprovechado la red de EEN para difundir sus ofertas comerciales y tecnológicas en el mercado internacional, con el fin de distribuir su tecnología patentada para el desarrollo de adhesivos para los sectores de packaging, textil, y automación.

En definitiva, se trata de poner al servicio del tejido empresarial un conocimiento en red a través de la EEN, que nació en 2008 para aglutinar los servicios que la UE ofrece a las pymes para su internacionalización, innovación, transferencias tecnológica y programas de I+D. "Es una ventanilla única, una marca europea dedicada a la especialización de las pymes", concreta Rafael Escamilla, responsable de Programas y Servicios Europeos del Ivace, ente de la Generalitat Valenciana y uno de los coordinadores de Seimed. "Somos 3.000 expertos de 600 organizaciones, entre agencias de desarrollo, cámaras de comercio, universidad y centros tecnológicos de más 60 países. Es decir, no solo participa la UE, sino también EEUU, Japón, México, Chile, Israel, Camerún..." 

Cada uno de los 'nodos' que conforman esta red internacional tiene que estar próximo al tejido empresarial de cada región y ser capaz de conectarles con todos los agentes para poder ayudarles en este paso hacia la transferencia tecnológica. En el caso de la región mediterránea, que engloba la Comunidad Valenciana y Murcia, este papel lo desempeña Seimed.

Tras una primera década de trabajo, el balance es que se ha convertido en un servicio "eficiente", a pesar de eliminar los enlaces que entonces existían en la UE para las transferencias tecnológicas. "El reto ha sido aunar en una única ventanilla los nodos de pura internacionalización y exportación con los nodos más tecnológicos", destaca Escamilla. Por ejemplo, los servicios que ofrece Seimed, a través de la red europea, se han incrementado en estos años para convertirse en auténticos brokers financieros para las pymes, así como en agentes que ayudan el escalado industrial de las startups, más allá del rol de facilitador y asesor.

"Cada vez nos acercamos más a la pyme, podemos detectar sus necesidades para ofrecerle, de forma más personalizada, una interacción fluida con cualquiera de los socios de la red", subraya Elena Cortés. En definitiva, saber quién puede aportarle más a su estrategia o su proyecto, dando igual en qué país se encuentre. Una prueba de esta filosofía es el primer lema que tuvo esta red europea: No wrong door ('No hay puerta errónea'), porque cualquier empresa puede acceder a cualquier punto desde cualquier 'nodo' de esta red y no se iba a equivocar al llamar a una puerta. 

'Client journey'

En este sentido, la responsable técnica de Redit incide en el papel que juega Seimed en el viaje de transformación y evolución de cada pyme o startup: el 'nodo' de la región mediterránea tiene un rol planificador y multiplicador. "En un futuro se quiere personalizar al máximo el servicio de Seimed para, entre todo el consorcio, poder detectar qué necesita cada empresa y cómo podemos apoyarle para acceder a nuevos mercados". Escamilla matiza que son como un «prescriptor» que ayuda a trazar estrategias. 

Y el papel de la red europea es esencial para cubrir y complementar aquellos espacios que desde los entes regionales no se puedan cubrir en el "viaje" hacia la innovación y la internacionalización que quiere recorrer cada empresa, puntualiza Cortés. "Es lo que llamamos client journey", sobre todo, en lo que concierne a la búsqueda de socios tecnológicos, la apertura de nuevos mercados y los procesos de innovación. En este punto, Cortes y Escamilla resaltan los eventos que organizan los 'nodos' regionales. «Son brokerage events, además de encuentros bilaterales en ferias internacionales sectoriales, como puede ser Cevisama, para iniciar contactos que evolución en futuros acuerdos de colaboración».