Entrevistas    PERSONAJES ÚNICOS

El CEO de WeTransfer: “Cubrimos todo el espectro de inspiración, no solo el intercambio de archivos

Gordon Willoughby explica a INNOVADORES cómo ha diversificado el negocio, cuál es el éxito de su modelo y sus planes de futuro

11 ENE. 2019 - Madrid
7 minutos
Gordon Willoughby, CEO de WeTransfer. / Vicent Bosch

Hubo un tiempo en que intercambiar archivos digitales requería de un disquette, evolucionado posteriormente a los CD-ROM y DVD para, finalmente, aterrizar en las manidas memorias USB. Pero, en los tiempos en que dispositivos móviles copan nuestras vidas y en que internet es omnipresente, en el cielo y en la Tierra, los servicios para compartir documentos en la nube son los auténticos dioses.

En este particular Partenón, Zeus ha cambiado su griego nombre por el más anglosajón de WeTransfer: 42 millones de personas en todo el mundo usan esta plataforma cada mes, cuyos tentáculos van más allá de mover datos aquí y allá, puesto que también permite recolectar contenidos online o favorecer y dar a conocer el trabajo creativo de base digital. Áreas de negocio que tampoco arrojan cifras desdeñables: 4,4 millones de usuarios de Collect by WeTransfer, otros dos millones de lectores de WePresent, 25 millones de descargas de Paper y 100.000 equipos creativos trabajando con Paste. 

"No nos planteamos sacar WeTransfer a Bolsa por ahora", dice su CEO

Y, al frente de todo ese enjambre de soluciones de nuevo cuño está Gordon Willoughby. El máximo directivo de la startup se unió a WeTransfer en 2016, después de una dilatada trayectoria en Amazon. Unos pocos años en los que ha comandado la transformación y expansión de un mero almacén de documentos a un activo por defecto de nuestras vidas digitales.

En entrevista con INNOVADORES, Willoughby explica que "estos dos últimos años han sido un período fantástico de crecimiento para la compañía. Cuando llegué a la empresa, éramos una firma centrada solo en dos productos. Ahora tenemos seis productos en total, que cubren todo el espectro de inspiración y trabajo creativo de las personas, no solo el intercambio de archivos. En octubre de 2017 lanzamos WePresent para dar a conocer a artistas pocos conocidos y servir de punto de conexión al mundo editorial. También creamos Collect para recoger cualquier idea que veamos y guardarla para cuando tengamos tiempo de verla. Y lo último y más especial, la compra de dos apps que hicimos a FiftyThree: Paper, una app que nos permite plasmar rápidamente ideas mediante dibujos en el iPad, y Paste, que facilita hacer presentaciones colectivas que luego, claro, son compartidas por WeTransfer".

Esta plataforma holandesa también resulta única en su especie, cual unicornio en que parece haberse convertido, por su modelo de negocio dual y equilibrado: mientras sus rivales se debaten entre opciones gratuitas limitadas que solo sirven para captar adeptos a sus planes de pago, en WeTransfer consideran igual de relevantes ambos segmentos. "No podemos decir exactamente cuántos usuarios son gratuitos y de pago. Lo que sí puedo decir es que nuestra base de usuarios crece a doble dígito en todo el mundo y que los ingresos se dividen a partes iguales entre nuestro negocio de publicidad y los planes premium", detalla el ejecutivo.

"Esas publicidades, con su original y creativo formato, además se han convertido en un elemento distintivo de WeTransfer". Valga un dato para confirmar la lógica de esta apuesta: la startup es rentable desde 2013 y promete seguir mejorando al mismo ritmo sus opciones gratuitas y de pago.

Una evolución que, siguiendo con las dobles intenciones, va en un doble sentido: la expansión geográfica ("estamos enfocados en Europa y Estados Unidos pero también hay otros mercados que están yendo muy rápido como Brasil, India o Turquía") y las mejoras técnicas... que no siempre salen como Willoughby desearía: este pasado verano, una actualización de la app móvil supuso una auténtica crisis en WeTransfer por las malas críticas de los fans de la herramienta.

"Solemos tener calificaciones muy altas en las tiendas de aplicaciones, pero hay mucha gente acostumbrada a la forma tradicional de hacer las cosas y les costó asimilar el cambio. Espero que la gente se acostumbre y que, al mismo tiempo, continuemos con el desarrollo de la versión de Android", admite.

Todo el camino recorrido por WeTransfer es más notorio si cabe ya que se trata de una empresa privada, uno de los grandes nombres escondidos de la industria digital europea, que se resiste a los parqués. A pesar de los rumores que sitúan a la compañía en una OPV de cara al año 2021, Gordon Willoughby no quiere soltar prenda: "Hay tres formas en que podemos obtener financiación para seguir creciendo y expandiéndonos. La primera es una inversión financiera adicional. La segunda es una venta o asociación estratégica. Y la tercera es salir a Bolsa. Nosotros no cerramos ninguna puerta y por eso hemos puesto en marcha los procesos para asegurarnos de que, en caso de querer hacernos públicos, podamos hacerlo. Pero, hoy por hoy, no es una conversación que tengamos en la compañía".