Profesionales    #SomosMujeresTech

Así serán los nuevos líderes empresariales: colaborativos, digitales y con templanza

Cinco directivas de tecnológicas españolas destacan cómo se ha acelerado la digitalización durante la pandemia y describen el nuevo de rol del líder empresarial: más colaborativos, más resiliente, más ágil y con más templanza

24 JUN. 2020
7 minutos

En la nueva realidad, tras los efectos de la crisis sanitaria, social y económica generada por la pandemia de la Covid-19, la digitalización será una constante no solo en nuestro trabajo, sino también en nuestras relaciones sociales y en la educación. Esta es una de las lecciones que se pueden extraer de los últimos meses y que han destacado las cinco directivas que han participado en el webinar Liderazgo femenino en la nueva normalidad, organizado por Innovadores y H+K.

¿Ha habido un liderazgo femenino? “Ni el talento ni el liderazgo tiene género, pero es cierto que tenemos un entrenamiento previo en temas de conciliación, por ejemplo. Y a partir de ahora se va a premiar más el talento que el ‘presencialismo’”, lo que puede beneficiar a las mujeres, subraya en su intervención María José Talavera, directora general de VMware Iberia.  

“No es una guerra de sexos. En la complementariedad está el éxito empresarial”, apunta Patricia Urbez, head of Public Sector en Fujitsu Spain, que destaca valores femeninos como “un mayor compromiso social y un liderazgo colaborativo, en horizontal, apoyando la participación e impulsando sesiones de consenso y cocreación. Nos basamos más en el potestas que en el auctoritas”.

Para Rita Estévez, presidenta y CEO de Experian España y Portugal, se ha demostrado que lo realmente eficiente es contar con "un equipo diverso, no solo de género o de edad, sino también de experiencia". Para Estévez, el rol del líder va a cambiar después de esta crisis porque "se va a exigir ser más digital, ser capaz de delegar y reunir un equipo fuerte para movilizarlo en tiempos de crisis y de incertidumbre. Con un toque más humano, social y medioambientalmente responsable".

Así, también resalta de cualidades ligadas al liderazgo femenino, como el aspecto colaborativo y la capacidad de “templanza”, “constancia” y “resiliencia” en medio de una tormenta o una crisis. Los mese de pandemia han supuesto una importante crisis en la que ha habido que “focalizar en las personas”, “pensar en el corto plazo primero, para después, tras el control, poder planificar”.

En definitiva, Patricia Núñez, directora de Canal de Lenovo Iberia cree que lo que ha pasado en los últimos meses “va a provocar un cambio general en busca de un liderazgo efectivo”, en el que se tenga compaginar “trabajar con cabeza y también con corazón, siendo muy empático con nuestros empleados y nuestros clientes, pero al mismo tiempo siendo racional para proteger el rendimiento de las empresas”.

Núñez cree que todo se ha transformado: “Hemos tenido que adaptar la forma de trabajar, porque ya no hay solo blanco y negro, sino también grises a los que hay que adaptarse de forma muy ágil. Y en eso tenemos terreno ganado las mujeres”.

Y en este punto, la capacidad de comunicación ha desempeñado un papel esencial. “La mujer es capaz de transmitir confianza y empatizar”, señala Adriana Díaz, consultora en comunicación tecnológica en H+K España, entre las medidas para atraer a tu público objetivo y aportar un punto de vista más innovador en la comunicación.

Acelerar la digitalización

Más allá de la capacidad de liderazgo y de cómo ejércelo, en los últimos meses se ha producido una aceleración de la implementación de la tecnología en nuestro día a día. “Más que cambios profundos, hemos visto como se han acelerado los ritmos y las prioridades de las empresas y los clientes”, apunta Núñez, de Lenovo..

En este sentido, Rita Estévez, de Experian, asgura gracias al teletrabajo se han incrementado los niveles de productividad, “se han derribado temores y barreras que limitaban el uso más extendido del trabajo en remoto. La Covid-19 ha sido un catalizador, se ha avanzado más en estos tres meses que en los últimos tres años en este sentido”

De hecho, “en la nueva realidad”, mejor que el concepto de ‘nueva normalidad’, “el trabajo será flexible gracias a espacios digitalizados en la nube, que permitirán trabajar desde cualquier lugar, y a los entornos híbridos de trabajo, que deben ser colaborativos entre el mundo digital y el físico”, explica en su intervención Patricia Urbez.

Este cambio de modelo supone, además, una “ampliación de la superficie posible de ataques de seguridad”, incide Talavera de VMware. Los ciberdelincuentes pueden aprovechar ahora la existencia de nuevas debilidades al incrementarse el tiempo de trabajo en remoto. Por ello, la experta recomienda una “aproximación a la seguridad de las empresas en horizontal, de extremo a extremo, del centro de dato al dispositivo; desde el desarrollo de la aplicación hasta su uso final”.