Entre Bits y Chips    Presentacíon

Samsung lo intenta, pero la competencia le sigue muy de cerca

La familia Galaxy S20 estrena procesadores, cámaras de hasta 108 megapíxeles de resolución, refresco de pantalla de 120 hercios... Pero la competencia ya ha anunciado lo mismo o lo hará en breve. La sorpresa ha sido la esperada: el segundo terminal plegable.

11 FEB. 2020 - Londres
16 minutos

La compañía coreana ha presentado los nuevos Galaxy, tres modelos 'normales' -S20, S20+ y S20 Ultra- y un nuevo plegable, el Galaxy Fold 2, conocido también como Z Flip, que tiene formato de concha. Con estos terminales, que montan los últimos procesadores de la propia Samsug (o de Qualcomm en Estados Unidos) y cámaras renovadas, Samsung tiene que hacer frente a la competencia de siempre -un Apple de nuevo en ascenso y un Huawei un tanto tocado- y a la nueva, encarnada por fabricantes chinos como Xiaomi.

El panorama que dibujaba Celestino García, hasta hace unas semanas vicepresidente corporativo de Samsung Iberia, en la presentación de los nuevos terminales de la gama A (clase media) era de éxito sin paliativos. Samsung, sin llegar a decirlo, parecía ser la compañía que había sacado mejor partido de los problemas de Huawei.

Pero la realidad, incluso la que se basa en meros datos, no se muestra unívoca, y sigue respondiendo más que a las cifras al refrán que dice que todo es del color del cristal con que se mira. Si acudimos a los datos de la analista Canalys, en España quien realmente se ha aprovechado ha sido Xiaomi, que con un crecimiento del 66% en el último trimestre de 2019 respecto al mismo trimestre de 2018, se ha alzado con el segundo puesto tras Samsung, que habría aumentado el 11%. Apple, por su parte, con el ascenso del 8%, recupera el tercer puesto haciéndose con el 20% del mercado. Y Huawei quedaría en cuartro lugar tras caer el 10%.

La dinámica en la mayoría de los países europeos refleja un leve crecimiento de Samsung en el último trimestre del 2019, un crecimiento irregular de Apple (45% en Francia, pero 5% en Alemania, 8% en España...) y un despegue espectacular de Xiaomi (salvo en Alemania), con un Huawei que ya comienza a dar señales de agotamiento.

Éste es el escenario en el que se enmarca la presentación en sociedad de la nueva familia Galaxy S20, con la que Samsung se juega de nuevo el trono de marca número uno y esta vez parece que más frente a Xiaomi o incluso a Apple que frente a Huawei.

El momento de la familia Galaxy S

Los tres componentes de la nueva familia Galaxy S20.Samsung tiene dos familias premium: la Note y la S, la primera se caracteriza por utilizar el puntero S Pen y está dirigida a un público más profesional, mientras la segunda es la que estrenará la nueva generación de procesadores de la casa: gama alta con la última generación de componentes, retoques de diseño y unos precios acordes.

El diseño de la nueva familia se caracteriza por tres principios: si funciona, no lo cambies mucho, agrupar las cámaras en un rectángulo resaltado y destacado en la parte superior izquierda de la trasera y una pantalla menos 3D que las de los modelos anteriores.

Los S20, porque son tres, el S20, el S20+ y el S20 Ultra, son una continuación poco rupturista de los S10. Tampoco por los colores. Hay tres opciones en los S20 (azul, gris y rosa) y S20+ (gris, azul y negro) y dos en el Ultra (gris y negro). Si el color que te gusta es el negro, aquí tienes una noticia no muy buena: es un auténtico imán de huellas, aunque también es posible que el equipo que pudimos tocar no tuviera el acabado final.

En cuanto a la disposición de las cámaras (tres en el S20 y cuatro en los otros dos modelos), han optado por la solución iPhone, es decir, agruparlas en un rectángulo resaltado. Y por lo que respecta a la pantalla, a falta de poder compararla mejor, da la sensación de que no desciende tanto hacia los laterales como en los S10. Desde luego, es mucho más contenida que la del Huawei Mate 30 Pro, que sí se "derrama". Por cierto, una pantalla 2,5 D en lugar de 3D puede ser más cómoda de manejar.

Ya que estamos hablando de la pantalla, en los tres casos utiliza la misma tecnología y resolución: Dynamic AMOLED, Quad HD+ y HDR10+. En todos ellos, la cámara delantera se asoma por un agujero bastante reducido y el escáner de huellas está colocado bajo la pantalla. La diferencia es el tamaño: 6,2 pulgadas, 6,7 y 6,9 respectivamente, y en la densidad: 563 puntos por pulgada, 525 y 511.

Samsung acostumbra a trabajar con dos tipos de procesadores para sus móviles en función de los mercados de destino. Así, para Estados Unidos opta por utilizar chipsets de Qualcomm, en este caso el Snapdragon 865, mientras que para el resto, monta sus propios procesadores. La familia S20 estrena el Exynos 990, que se presentó a mediados de octubre del año pasado y que permitía adivinar algunas de las características que podían tener los nuevos modelos.

Cámara superlativa

El Exynos 990, con arquitectura de siete nanómetros, soporta, por ejemplo, sensores de cámara de fotos de hasta 108 millones de píxeles y también refrescos de pantalla de 120 hercios, además de lograr un rendimiento el 20% superior que el anterior Exynos por la CPU y otro 20% añadido por la unidad gráfica. Así que, desde el primer momento se pensó que esas dos características iban a estar presentes en la serie S20 (aunque entonces se podía pensar que se llamarían S11, ya que es la numeración que le corresponde).

Si bien se pueden configurar las pantallas a 120 hercios (con alguna limitación) tan sólo el S20 Ultra cuenta con un sensor de 108 MP, en concreto en su cámara principal, en el gran angular.

La cuádruple cámara del Ultra se compone de un ultra gran angular de 12 MP, con apertura f/2,2 y los píxeles de un tamaño de 1,4 micras (µm); el citado gran angular de 108 millones de píxeles, estabilización óptica, algo más luminoso que el anterior (f/1,8) y píxeles bastante pequeños (0,8 µm); un tele de cinco aumentos con sensor de 48 MP, autoestabilizado y con apertura de diafragma de f/3,5 y una cámara DepthVision para medir las distancias.

Tanto en el caso del gran angular como en el tele, emplea tecnología Pixel Binning. De esta forma, se combinan varios píxeles para conseguir uno más luminoso y lograr tomas en ambientes con poca luz o, directamente, nocturnos. Por ejemplo, empleando esta técnica en lugar de obtener imágenes de 108 millones de píxeles de un tamaño de 0,8 µm, logramos otra mucho más luminosa de 12 megapíxeles de un tamaño de 2,4 µm.

Los sensores de 108 MP y las pantallas con refresco de 120 hercios se van a ver en modelos de otras marcas, desde ZTE hasta Poco, la segunda marca de Xiaomi. Lo que es importante es acompañar la potencia de las cámaras con un software que permita hacer cosas diferentes, y en este campo Samsung ha hecho un buen trabajo.

Por ejemplo, hibridando el tele óptico con zoom digital y apoyo de inteligencia artificial logra aumentos de 30 x en los 20 y 20+ y de 100 x en el Ultra, aunque no hay estabilizador óptico de imagen que logre congelar el movimiento -trípode imprescindible-. También es posible capturar imágenes de 33 MP desde la grabación de vídeo en 8K y la función timelapse incluye también modo noche.

Las cámaras frontales del S20 y S20+ son de 10 MP, mientras que la del Ultra multiplica por cuatro ese número, pero con píxeles más pequeños, aunque también emplea tecnología pixel binning para lograr imágenes de diez millones de píxeles de tamaño mayor.

Son funciones, como la captura simultánea por las tres cámaras, que analizaremos en detalle cuando Samsung ceda terminales para probar.

Cámaras y batería diferentes

Al margen del tamaño de la pantalla -6,2 pulgadas, 6,7 y 6,9, respectivamente- las mayores diferencias entre los tres modelos de la familia S20 están en las cámaras -las del S20 y S20+ son iguales a excepción de que éste incorpora una cámara para medir la distancia (DepthVision)- y en la batería. Las de los tres modelos son grandes: 4.000, 4.500 y 5.000 miliamperios hora, respectivamente, suficiente para manternerlos trabajando más de una jornada entera. Son también compatibles con carga rápida, tanto por cable como a través de bases inalámbricas. En media hora de carga promete energía suficiente para un día y la carga total lleva una hora y cuarto.

Alojar una pantalla de ese tamaño y una batería de tal capacidad requiere un volumen amplio. El más grande de los tres, el Ultra, pesa 220 gramos y mide 166,9 milímetros de largo, por 76 de ancho y 8,8 de grueso. Vamos, que vas a notar si lo llevas o no en el bolsillo.

El 5G será una opción

Cuando en octubre del año pasado Samsung presentó su procesador Exynos 990 lo acompañó del Módem 5G Exynos 5123. Es decir, el chipset no lleva en sí conectividad 5G y la tiene que confiar a un módem externo. El 5123 es una evolución del 5100; es compatible con redes 5G sub 6 GHz, pero también con anteriores generaciones.

Las velocidades máximas de carga y descarga que anunciaron en su día y para las que los nuevos S20 5G estarán preparados eran superiores a los siete gigas por segundo de bajada y 422 de subida.

Los Galaxy S20 están en precompra para en España, a partir de 990 euros, pero se comenzarán a entregar a partir del 14 de marzo. Se podrá optar entre modelos 4G o 5G en los S20 y S20+, pero sólo habrá 5G en el caso de los S20 Ultra. Costará 1.500 euros, ya está en precompra y se comienza a comercializar este viernes.

El GAlaxy S20 costará 909 euros;: el S20+, 1.009 euros, mientras que el Ultra subirá hasta los 1.359.

Un regalo para tus oídos

Los nuevos auriculares inalámbricos Galaxy Buds+ serán gratis con el S20+ y el Ultra.Además de elegir entre 4G o 5G, se puede optar entre diversas configuraciones de memoria RAM y de almacenamiento. En el caso del S20, habrá modelos de ocho y de 12 gigas de RAM y 128 de almacenamiento; en el caso del S20+ se añade otra opción de 12 gigas de RAM y 512, mientras que en el Ultra, se puede elegir entre 12 / 128 y 16 / 512.

En los dos últimos, se incluirán gratis los nuevos auriculares inalámbricos Galaxy Buds +, que aportan como ventaja más importante sobre el modelo anterior la prologación de la vida de la batería hasta 11 horas de audio.