Industria    Automoción

Seat destinará 5.000 millones a I+D para fabricar en Martorell coches eléctricos

La compañía invertirá para electrificar su gama de automóviles y transformar sus instalaciones en Martorell, Barcelona y Componentes.

08 JUL. 2020
6 minutos
El presidente de Seat, Carsten Isensee, ha presentado este nuevo plan de inversión.
El presidente de Seat, Carsten Isensee, ha presentado este nuevo plan de inversión.

Seat invertirá 5.000 millones de euros entre 2020 y 2025 en nuevos proyectos de I+D, en concreto para el desarrollo de vehículos en el Centro Técnico de Seat, en particular para electrificar la gama, así como en equipos e instalaciones en las plantas de Martorell, Barcelona y Componentes.

Con esta inversión, aseguran en un comunicado, Seat “se está preparando para desarrollar nuevos modelos y asumir la producción de nuevos proyectos para asegurar el empleo e impulsar el futuro de la compañía“.

Carsten Isensee, presidente de Seat, ha subrayado que este plan de inversión es su forma de “afrontar el futuro con determinación y optimismo para ser una compañía más fuerte, innovadora y eficiente. Nuestra intención es que Martorell fabrique automóviles eléctricos a partir de 2025, cuando el mercado del vehículo eléctrico haya crecido”.

El presidente de Seat ha señalado que su objetivo también es “impulsar la transformación del sector de la automoción en España“, pero ha incidido en que para “garantizar el futuro de la industria del automóvil en España, necesitamos la colaboración de la Administración central, autonómica y local. No podemos hacerlo solos“. En este sentido, ha destacado, “el plan presentado por el Gobierno español va en la línea correcta para seguir desarrollando el sector del automóvil”.

Para Carsten Isensee, “Seat es, y lo será aún más en el futuro, una compañía con dos marcas bien definidas dentro de su estructura: Seat y Cupra, dos caras de la misma moneda. Seat le proporciona a Cupra el volumen que necesita para crecer en términos de producción, I+D y recursos humanos; y Cupra le permite a Seat mover su centro de gravedad hacia vehículos más emocionales con un posicionamiento más alto”.

Isensee ha añadido que “los sindicatos y la dirección de la compañía comparten la misma visión, y estamos trabajando de la mano en la futura estrategia de la compañía y sus marcas”.

Optimismo moderado

Además, Isensee también ha hecho balance de los primeros seis meses del año, un periodo marcado por el coronavirus y ha reconocido que “la primera mitad del año ha sido posiblemente una de las más exigentes en la historia de SEAT. Esperábamos que 2020 y 2021 fueran años difíciles, y ahora debemos añadir el grave impacto del COVID-19 en la industria del automóvil”.

En cualquier caso, Isensee ha expresado un moderado optimismo sobre el progreso del negocio en los próximos meses: “En las últimas semanas hemos comenzado a observar una ligera mejora desde que reanudamos la actividad. Confiamos en una recuperación, al menos parcialmente, durante la segunda mitad de 2020”.

Desde el punto de vista industrial, la planta de Seat en Martorell ha recuperado casi por completo el ritmo de producción previo al coronavirus y, a día de hoy, ya fabrica alrededor de 1.900 vehículos, y las plantas de Barcelona y Componentes están cerca de regresar a los volúmenes previos al coronavirus.

Además, SEAT:CODE, su centro de desarrollo de software, tendrá una nueva oficina en el corazón de la Rambla de Barcelona, ​​con un equipo de más de 150 desarrolladores de software dedicados a liderar la transformación digital de la compañía y crear aplicaciones y soluciones digitales para impulsar Seat y Cupra, además de definir soluciones digitales para el Grupo Volkswagen. Seat ya ha incorporado 20 personas a SEAT:CODE y contratará a 100 profesionales más en los próximos meses.