Entre Bits y Chips    Inteligencia Artificial

¿Seguridad o privacidad? Mejor las dos juntas

La inteligencia artificial que desarrolla Sherpa en Bilbao promete preservar la privacidad de los datos en el adiestramiento de algoritmos que pueden proteger nuestra salud.

29 JUL. 2020 - Pamplona
7 minutos
Xabi Uribe-Etxebarria, CEO de Sherpa, durante la presentación de la nueva plataforma.

Sherpa lleva años trabajando con algoritmos, mejorando los sistemas de inteligencia artificial que subyacen en acciones tan comunes ahora mismo como pedir a un asistente digital que ponga tu música favorita o a un navegador que te dé las indicaciones para llegar a la gasolinera más cercana.

Xabi Uribe-Etxebarria, CEO y fundador de Sherpa, se ha ido cruzando en su trabajo con algunos de los protagonistas de la industria tecnológica mundial. De ellos, tres forman parte de la estructura de esta start-up con sede en Erandio (Vizcaya) John Sculley, quien salvó a Apple de su propio fundador y fue CEO también de Pepsi, Joanna Hoffman, de la que dicen que fue la mano derecha de Steve Jobs, fundador de Apple a quien echó de su propia empresa John Sculley, y Tom Gruber, padre de Siri.

Ellos no han sido los únicos que han visto en esta empresa un tremendo potencial en el desarrollo de una de las bases de la nueva revolución industrial, la Inteligencia Artificial. A lo largo del último lustro largo, Sherpa ha logrado levantar varias rondas de financiación, las últimas millonarias, los rumores dicen que Apple tuvo la intención de adquirirla, también que podía haber desarrollado un gran asistente digital para Telefónica, trabajó con Samsung y fue su asistente digital en los terminales que vendió en España, entre el Siri de Apple y Google Assistant antes de que la propia Samsung lanzara su S Voice y más tarde Bixby, ha hecho pilotos para la industria automovilista y ha sido reconocida como una de las principales empresas de inteligencia artificial del mundo en los listados de las principales publicaciones.

Lo que le falta a Sherpa, lo que se echa de menos es su salto, su paso a la madurez, que abandone el estatus de start-up, de promesa eterna para pasar a consolidarse como una empresa madura, con futuro pero también con presente.

Ése es el paso que anuncia hoy, desde un auditorio vacío como manda la prevención ante la Covid-19, pero a la vez conectado con todo el mundo. Precisamente, la Covid-19 ha sido la responsable de que esta presentación se haya trasladado desde el programado abril hasta ahora. Y no sólo por la imposibilidad de viajar y de reunirse, sino porque Sherpa puso su plataforma de Inteligencia Artificial al servicio de la lucha contra el virus con un sistema que permitía al Gobierno Vasco anticiparse a la necesidad de plazas de cuidados intensivos que iban a tener por zonas. 

Esa capacidad de predictividad y recomendación es, precisamente, una de las patas de la plataforma para desarrolladores que ha anunciado Sherpa. A lo largo de un encuentro con medios de prensa surgió en varias ocasiones el ejemplo de las recomendaciones que hace Netflix a sus usuarios. Pero "no, no estamos hablando para trabajar con Netflix, pero sí con alguna otra plataforma similar", comentó Xabi Uribe-Etxebarria. "Las editoriales, las televisiones, cadenas musicales... podrán destacar para cada usuario el contenido que más le interesa".

Otro de los modelos es el conversacional. Probablemente, es el más avanzado y se ofrece como una base sobre la que cualquier desarrollador o compañía podría construir su asistente digital personalizado. Es un terreno especialmente orientado hacia fabricantes de altavoces digitales, industria del automóvil, sector educativo (universidades, centros de formación...).

Pero, probablemente por el contexto de pandemia en el que estamos, el foco se desvió hacia la plataforma para la privacidad de los datos. Vivimos en un momento en el que la relación entre seguridad y privacidad se está tensando más que nunca. ¿Se deben retirar todas las barreras que trabajosamente se han ido estableciendo para proteger la privacidad de los datos en aras de la investigación médica, de la seguridad? Tom Gruber lo tiene claro: deben convivir y la Inteligencia Artificial de Sherpa lo permite.

Esta Privacy AI está basada en dos técnicas que permiten trabajar sin compartir datos personales: Federated Learning y Differential Privacy Framework. La primera consiste en realizar el trabajo con los datos en local y compartir únicamente los resultados, mientras la segunda únicamente comparte los patrones de grupos y no los datos de los individuos.

De esta manera, por ejemplo, se podría adiestrar los algoritmos de reconocimiento de enfermedades sin exponer los datos de los enfermos. 
Otra gran ventaja de esta plataforma es que puede trabajar con el 100% de los algoritmos usados en la industria frente a la limitación de otros sistemas que apenas pueden hacerlo con el 20%.

Éste parece ser el momento para demostrar que Sherpa no es una promesa eterna. En este camino para aterrizar las ideas en propuestas comerciales, Xabi Uribe-Etxebarria ha incorporado al equipo a Celestino García, Celes, hasta hace unos meses, vicepresidente corporativo de Samsung Iberia.