Entre Bits y Chips    Televisiones

¿Son 8K o no? LG versus Samsung (otra vez)

OLED, QLED, ULED, Nanocell, LED… 4K, UHD, 8K… Esta sopa de letras puede representar la guerra de las teles que tiene dos contendientes principales: LG y Samsung

6 minutos

Las comparaciones son odiosas. Y la última sesión de demostración de televisores de las dos marcas coreanas -LG y Samsung, para los despistados- lo ha dejado claro, al menos para una de ellas.

LG anunciaba que ponía a la venta sus teles Nanocell y OLED con resolución 8K y de paso volvía a abrir el debate entre LED y OLED con un añadido: "8K reales". Es la misma idea con la que trabajaron en la presentación de sus televisores en la IFA de Berlín en septiembre.

La premisa que plantea LG es que no basta con que un panel tenga muchos puntos (33 millones de píxeles: 7.680 x 4.320), sino que debe cumplir otras especificaciones, por ejemplo una modulación de contraste entre las líneas que definen esos puntos de más del 50%, como marca el Comité Internacional de Mediciones para Pantallas (ICDM).

Básicamente, un televisor 8K debe contar con un panel que cuente con esos 33 millones de píxeles, pero a la vez debe tener la potencia suficiente para mover 50 fotogramas por segundo y trabajar con una profundidad de color de 10 bits y alto rango dinámico. Además, no sirve de mucho tener esos 33 millones de puntos si hay que sacrificarlos para incrementar el ángulo de visión.

Todos (o casi) quieren OLED

Está claro que cada fabricante que la tenga va a defender su propia tecnología. Hisense lo hace con el ULED; Samsung con el QLED… Pero, en el caso del OLED, a pesar de que LG sea el suministrador exclusivo, se ha apuntado el resto de los fabricantes, de Sony a Philips. Por algo será. Es una tecnología que de entrada permite paneles muchísimo más finos, logra negros absolutos, es más eficiente energéticamente… hoy por hoy tiene casi todo a su favor. El precio es ese casi, su punto negativo.

Más allá de que no haya todavía contenido original en 8K, algo que resuelven bastante bien los sistemas de escalado de imagen desde Full HD o 4K a 8K, conviene tener en cuenta antes de meterse en el gasto que supone el salto a esta nueva hiperdefinición que el ojo humano es incapaz de apreciar la diferencia entre las 4K y las 8K a más de un metro de distancia a no ser que se trate de paneles muy, muy grandes. En un televisor de tamaño convencional que vayamos a ver a una distancia de dos o tres metros (lo normal en una casa), no notaremos la diferencia. En cambio, en el precio sí que lo haremos.

Televisor NanoCell con resolución 8K expuesto en el pabellón de LG en la feria IFA en Berlín este pasado mes de septiembre. Ya está a la venta en España. Tiene 75 pulgadas y cuesta 4.999 euros. El precio del OLED de 88 pulgadas superará los 20.000.

La comparación

LG enfrentó a un grupo de periodistas del sector ante cuatro paneles. No había más información. La imagen procedía de la misma fuente y todos los televisores estaban en Modo Estándar. No se trataba de adivinar cuál era cuál, sino de votar qué televisor se veía mejor. El resultado fue demoledor: las dos primeras opciones fueron un NanoCell (la tecnología LED avanzada de LG) y un OLED, ambos 4K y ambos de LG. Los televisores 8K de Samsung (el del año pasado y el de este año) quedaron en tercer y cuarto lugar. Ninguno de la decena de periodistas percibió como mejor una de las teles 8K.

A pesar de que el ojo humano no sea capaz de apreciar la ventaja de un televisor 8K a más de un metro de distancia, no quiere decir que la lógica del mercado nos acabe llevando hacia esa resolución. En la última feria IFA se pudieron ver paneles 8K no sólo de Samsung, sino de Toshiba, Sharp… y LG acaba de presentar su oferta en esta resolución. Serán dos modelos, un NanoCell de 75 pulgadas y un precio de 4.999 euros y un OLED de 88 pulgadas que superará los 20.000 euros.

LG está viviendo un momento dulce, sobre todo en España. En el caso de los televisores, es líder en tanto en unidades como en valor desde junio de 2018, con una cuota del 34% del mercado. El 10% de las teles vendidas en nuestro país son OLED, cifra que esperan que se duplique para el año que viene.